Ideal

La 'fiebre amarilla' del Pokémon Go llega a Jaén

Un jienense sostiene su smartphone con el juego ante la Catedral de Jaén.
Un jienense sostiene su smartphone con el juego ante la Catedral de Jaén. / M. Á. C.
  • Nacen tres asociaciones dedicadas al juego de realidad aumentada con cientos de miembros ya en apenas unos días

«23:39 horas. Jaén. Mis compañeros de piso de 26 y 31 años salen a la calle a cazar Pokémon. Uno de ellos incluso se ha echado colonia. Todo normal». El simpático mensaje lo lanzó Sergio Rodríguez en las redes sociales hace dos noches y sus amigos encontrarían más o menos pokémon, pero casi con seguridad que se toparon con otros cazadores. Y es que la fiebre amarilla del Pokémon Go, el juego de Nintendo que no para de crecer y de batir récords a nivel mundial, ha llegado con fuerza a Jaén y son muchos los que se han subido al carro de Pikachu y compañía. Una revolución tecnológica y mucho más que un juego de móvil para unos, una 'frikada' incomprensible para otros.

Si ven a alguien mirando su móvil a cierta distancia mientras camina y enfoca, ya saben, es un 'player'; extraño, sí, como los 'selfies' en el comienzo de sus tiempos. El que lo prueba, aseguran, se engancha. Hace doce días que Samuel Heredia juega, aprovechando los 'vericuetos' de internet para descargarlo. Oficialmente se puede jugar en España desde hace la mitad. A nivel mundial las cifras marean: se ha viralizado haciendo de oro a Nintendo que ha duplicado su valor en Bolsa, supera a Twitter en usuarios en apenas dos semanas y a Facebook en el tiempo medio diario dedicado a su uso.

En menos de una semana en Jaén ya han surgido varias asociaciones: Team Valor (rojo), Team Mystic (azul), con más de un centenar de miembros ya en redes sociales, Team Instinct (amarillo) y una de Pokémon Go Jaén.

Samuel, estudiante de 27 años, está al frente del rojo y anteayer organizó la primera quedada, a la que acudieron una treintena de jienenses, de entre veinte y treinta y pocos años. Los hay de menos; y también alguno de más.

Pokémon Go se descarga fácilmente desde Google play store o App store, de forma gratuita (después algunos artículos del juego y otras mejoras no obligatorias sí cuestan dinero real) y la mecánica del juego es sencilla: tras elegir un avatar virtual y configurarlo a tu gusto hay que salir a la calle en busca de estas criaturas. En el dispositivo móvil (smartphone o tablet) aparece el mapa real de las calles por las que se camina, como si de un GPS se tratase, y en cualquier momento puede aparecer un pokémon que se debe capturar con una 'pokeball', una esfera que permite encerrar a una de estas criaturas en su interior. El mapa desaparece y entra en acción la realidad aumentada: con la cámara del aparato vemos delante nuestra el pokémon que acaba de aparecer y el fondo real. Según la destreza o el nivel de combate del pokémon la captura resulta más o menos ardua.

Los mejores sitios de caza

Por zonas, las mejores para cazar en la capital son «desde el parque de La Victoria hasta arriba». Destacan la zona de la Catedral y la judería. «Callejeando por el centro te encuentras muchos», asegura Samuel. Sobre todo, uno con aspecto de murciélago y nombre Zubat, «el que más sale en Jaén con mucha diferencia», concuerdan. En cambio, en el Bulevar, hasta ahora, la caza no les ha dado demasiados buenos resultados.

También incluye el juego 'pokeparadas', donde poder abastecerse el jugador de lo necesario para seguir avanzando en la aventura y que están en situados en bares y puntos clave de la ciudad y también en torno a medio centenar de gimnasios, donde es posible retarse y realizar batallas. Se pueden encontrar en la estatua de Juan Pablo II en el parque que lleva su nombre, en la Alameda, en la Salobreja o en la misma Catedral. En Jaén, el gran déficit es de pokémon de agua (se dividen por tipos: de fuego, tierra, hielo, etcétera). «Casi no hay. Solo en la piscina de Las Fuentezuelas puedes encontrar alguno», lamentan.

«No le estoy dedicando excesivo tiempo de momento, entre semana es complicado al estar en la oficina, ya que es un juego que te exige bastante movimiento. Aprovecharé las idas y venidas rutinarias de cada día para intentar ampliar mi abanico de capturas. Supongo que a lo sumo, no le dedicaré más de una hora al día, e imagino, que los fines de semana, ese tiempo crecerá exponencialmente...», admite Sergio Rodríguez. Hacerse con todos requiere de esfuerzo y tiempo. Y de mucha batería.