Ideal

El canal de Youtube que enseña a hacer armas "indetectables" y "de guerra" sigue abierto

Alejandro C.M. con una de sus armas en un vídeo de Youtube.
Alejandro C.M. con una de sus armas en un vídeo de Youtube. / IDEAL
  • La defensa del vecino de Marmolejo encarcelado por tenencia de armas prepara un recurso para intentar sacarlo de prisión tras ocho días ya privado de libertad

Hace ocho días que la Policía puso patas arriba la casa de Alejandro C.M., vecino de Marmolejo conocido por colgar en Youtube vídeos donde enseñaba a fabricar todo tipo de artilugios y armas artesanales. Según explicó la Policía en un comunicado con membrete del Ministerio del Interior, se intervino porque el detenido «enseñaba a fabricar armas a través de las redes sociales. Algunas de las armas eran diseñadas específicamente para que no pudieran ser detectadas en los sistemas de seguridad de aeropuertos y otras instalaciones». El auto judicial que lo mandó a prisión el jueves pasado le imputaba delitos de depósito y tenencia de armas «de guerra», que son las mismas que hacía en los vídeos. La nota de Interior vinculaba el operativo con la prevención del terrorismo yihadista. Sin embargo y pese a tan serios argumentos, cualquiera con un poco de maña, algunas herramientas y un presupuesto de menos de diez euros puede fabricar hoy mismo esas armas «indetectables» y «de guerra». Los vídeos siguen colgados en Internet. Están disponibles. Aún nadie los ha bloqueado a pesar de afectar a un asunto tan sensible como la seguridad.

En Facebook y Twitter

«Se está trabajando en ello», han asegurado fuentes cercanas al caso. Se han cursado las solicitudes pertinentes a la red social Youtube, que tiene su sede en la localidad de San Bruno, en California (Estados Unidos). «Allí se atienen a sus leyes y normas, y no es fácil», han asegurado las mismas fuentes. También siguen abiertos y accesibles los canales del mismo autor en otras redes sociales como Facebook (donde se puede ver un vídeo en árabe con el ‘catálogo’ de armas) o en Twitter. En realidad en estas dos redes sociales la actividad se limita a colgar enlaces a los vídeos de Youtube, donde está el negocio. Si se eliminan los vídeos de esta última red social, las otras quedarían vacías de contenido.

De hecho, expertos en el ámbito de las redes indican que con la ‘publicidad’ que han recibido sus canales en los últimos días tras las intervención policial, las visitas se pueden haber disparado. Y con las visitas, los ingresos de Alejandro C.M., que se gana la vida como ‘youtuber’ gracias a sus más de 600.000 suscriptores.

Se estima que tras pulsar el ‘enter’ y colgar alguno de sus vídeos necesitaba apenas quince minutos para alcanzar las 40.000 reproducciones (en prácticamente un lustro de actividad sus vídeos han sido vistos cien millones de veces). Son cifras de ‘estrella’ internacional en la red social.

Frente judicial

En otro frente, fuentes judiciales indican que la defensa de Alejandro C.M. prepara ya un recurso contra el auto de prisión dictado por el juzgado de Instrucción 3 de Andújar. Las fuentes consultadas indican que se podría alegar que la alarma social ha desaparecido y que no hay riesgo de fuga para solicitarlo. El documento podría presentarse en el juzgado de Andújar mañana o pasado.

Causó extrañeza que además de armas y sustancias que la Policía describió como «precursores de explosivos» –que según el entorno del detenido se pueden conseguir en cualquier droguería y que usaba en sus cvídeos– hubiera un plano de la valla de Melilla. «Un plano muy detallado», insisten las fuentes consultadas. Aún se está trabajando sobre este documento.

Las fuentes consultadas también han señalado que la Policía argumentó en su comunicado contra el detenido que «gran parte del material difundido por el arrestado en Internet estaba en idioma árabe e incluso uno de sus vídeos era protagonizado por un joven de origen magrebí», cuando no consta que usar un determinado idioma esté recigido en el Código Penal como delito. El chaval que los tradujo –hijo de unos magrebíes que se instalaron en el pueblo hace unos quince años y que regentan un bazar– está imputado y deberá declarar también en sede judicial.

En Marmolejo la atención sobre Alejandro C.M. y sus vídeos va disminuyendo con el paso de los días tras la sorpresa inicial.