Ideal

mUTUA MADRID OPEN

Nadal da un paso adelante para meterse en semifinales

Rafa Nadal, en el torneo de Madrid.
Rafa Nadal, en el torneo de Madrid. / AFP
  • El balear, más metido en pista que otros días, cuajó un partido muy serio para conseguir el billete a semifinales del Masters de Madrid

Tras barrer a Kyrgios en octavos de final, Nadal afirmó poder mejorar aún, jugar algo mejor, quizá dar el paso adelante que sí dio en la victoria contra el belga David Goffin. El balear, mucho más entonado que otros días, derrotó a Goffin por 7-6 (3) y 6-2 en dos horas de partido.

La sonora lluvia que por momentos cayó sobre el techo cerrado de la central no ahogó el tenis de Nadal, que una vez dejadas atrás las dificultades de Fognini y la desidia de Kyrgios, completó su mejor partido en lo que va de torneo. El belga no es una piedra fácil y por méritos propios se ha convertido en uno de los mejores jugadores de esa segunda clase que está por detrás de los intocables Djokovic, Murray, Federer o el propio Rafa.

No es Goffin jugador de muchos aspavientos, ni locuras sobre la pista, ni siquiera mostró rabia o alegría al salvar los cuatro primeros puntos de ‘break’ de los que dispuso el manacorense en el cuarto juego del encuentro. Sus mayores armas un juego sólido desde el fondo y un revés en el que cuando se monta es muy difícil bajarle. Con esas consiguió arrancarle una oportunidad de rotura a Rafa en el quinto juego, pero el balear, templado de nervios, lo salvó con una derecha invertida a la línea. No aprovechó Rafa otras dos pelotas de rotura en el sexto juego, y Goffin encontró dos líneas salvadoras para esquivar la pelota de set en el décimo juego.

Los saques resistían y aunque Rafa no sirvió tan bien como contra Kyrgios -ningún saque directo-, sí golpeó casi siempre desde dentro de la pista, condición indispensable para llevar la iniciativa. Sin roturas, el set se decidió en el ‘tie break’ tras salvar Rafa un crucial 0-30 con 5-5.

Ahí, en la muerte súbita salió a relucir la debilidad mental de la que hace gala Goffin en los momentos más importantes y que se aumenta cuando enfrente está el más fuerte en temas de cabeza. El belga cedió tres veces su saque en el desempate para dar a Rafa una ventaja de 6-3 y lo culminó con una doble falta que cerró el primer parcial. Un desenlace feo para un set colmado de tenis clásico de fondo.

A Goffin perder un set así le dejó tocado, y esa doble falta con la que cedió el primer set aún sangraba cuando comenzó el segundo. Tanto fue así que a los tres juegos Rafa ya tenía la rotura en el bolsillo y pie y medio en semifinales. La Manolo Santana ya parecía dar por hecho la victoria del manacorense, pero él no. Abajo en el marcador y con menos presión, Goffin resurgió por instantes, dispuso de cuatro bolas de rotura en el cuarto juego y a punto estuvo de remontar un 40-0 en el sexto.

Rafa, estoico y sólido cuando había que estarlo, y eufórico y efervescente cuando era necesario, salvó todos los problemas e hizo mella en la mente del belga para mandarle un mensaje. Goffin estuvo más cerca de la victoria que en Montecarlo, pero aún demasiado lejos. Una segunda rotura acabó por decantar el set por 6-2 tras un séptimo juego en el que hubo más tenis que en muchos partidos.

De ese juego saldrán varios de los mejores momentos de todo el torneo. “Ha sido un partido muy bueno, muy vistoso, los dos hemos estado a un nivel muy alto. Ha sido uno de esos partidos en los que te vas satisfecho a casa”, apuntó el balear en rueda de prensa. Con esta victoria, décimo tercera consecutiva esta temporada, Nadal supera a Roger Federer y se coloca primero en la carrera a Londres.

En semifinales espera Novak Djokovic en el que será el primer enfrentamiento entre ambos en 2017 y el número cincuenta de la mayor rivalidad -al menos en número de partidos- de la historia del tenis. El serbio llegará sin la necesidad de haber disputado los cuartos debido a la retirada de Kei Nishikori antes del comienzo del partido.

El japonés, que eliminó en la ronda anterior a David Ferrer, anunció minutos antes del comienzo de la jornada que no podría disputar los cuartos de final debido a una lesión en la muñeca. “Desafortunadamente no estoy al 100 % así que no quiero arriesgar. Me tomaré un par de días libres, aunque espero estar en Roma la semana que viene”, apuntó el medallista de bronce en Río. Este no es el primer infortunio que Nishikori sufre en Madrid.

En la final de 2014 ante Rafa Nadal, el japonés se retiró en el tercer set, por problemas en la espalda y calambres en las piernas. Nishikori es uno de los jugadores más proclives a los problemas físicos de todo el circuito. A lo largo de su carrera ATP se ha retirado por lesión de quince partidos -durante la disputa de los mismos-. En comparación, Djokovic se ha retirado once veces en mitad de un encuentro, Andy Murray en dos ocasiones, Nadal en siete partidos y Roger Federer nunca.

La sonora lluvia que por momentos cayó sobre el techo cerrado de la central no ahogó el tenis de Nadal, que una vez dejadas atrás las dificultades de Fognini y la desidia de Kyrgios, completó su mejor partido en lo que va de torneo. El belga no es una piedra fácil y por méritos propios se ha convertido en uno de los mejores jugadores de esa segunda clase que está por detrás de los intocables Djokovic, Murray, Federer o el propio Rafa.

No es Goffin jugador de muchos aspavientos, ni locuras sobre la pista, ni siquiera mostró rabia o alegría al salvar los cuatro primeros puntos de “break” de los que dispuso el manacorense en el cuarto juego del encuentro. Sus mayores armas un juego sólido desde el fondo y un revés en el que cuando se monta es muy difícil bajarle. Con esas consiguió arrancarle una oportunidad de rotura a Rafa en el quinto juego, pero el balear, templado de nervios, lo salvó con una derecha invertida a la línea. No aprovechó Rafa otras dos pelotas de rotura en el sexto juego, y Goffin encontró dos líneas salvadoras para esquivar la pelota de set en el décimo juego.

Los saques resistían y aunque Rafa no sirvió tan bien como contra Kyrgios -ningún saque directo-, sí golpeó casi siempre desde dentro de la pista, condición indispensable para llevar la iniciativa. Sin roturas, el set se decidió en el “tie break” tras salvar Rafa un crucial 0-30 con 5-5. Ahí, en la muerte súbita salió a relucir la debilidad mental de la que hace gala Goffin en los momentos más importantes y que se aumenta cuando enfrente está el más fuerte en temas de cabeza. El belga cedió tres veces su saque en el desempate para dar a Rafa una ventaja de 6-3 y lo culminó con una doble falta que cerró el primer parcial. Un desenlace feo para un set colmado de tenis clásico de fondo.

A Goffin perder un set así le dejó tocado, y esa doble falta con la que cedió el primer set aún sangraba cuando comenzó el segundo. Tanto fue así que a los tres juegos Rafa ya tenía la rotura en el bolsillo y pie y medio en semifinales. La Manolo Santana ya parecía dar por hecho la victoria del manacorense, pero él no. Abajo en el marcador y con menos presión, Goffin resurgió por instantes, dispuso de cuatro bolas de rotura en el cuarto juego y a punto estuvo de remontar un 40-0 en el sexto.

Rafa, estoico y sólido cuando había que estarlo, y eufórico y efervescente cuando era necesario, salvó todos los problemas e hizo mella en la mente del belga para mandarle un mensaje. Goffin estuvo más cerca de la victoria que en Montecarlo, pero aún demasiado lejos. Una segunda rotura acabó por decantar el set por 6-2 tras un séptimo juego en el que hubo más tenis que en muchos partidos. De ese juego saldrán varios de los mejores momentos de todo el torneo.

En semifinales espera Novak Djokovic en el que será el primer enfrentamiento entre ambos en 2017. El serbio llegará sin la necesidad de haber disputado los cuartos debido a la retirada de Kei Nishikori antes del comienzo del partido. El japonés, que eliminó en la ronda anterior a David Ferrer, anunció minutos antes del comienzo de la jornada que no podría disputar los cuartos de final debido a una lesión en la muñeca.

“Desafortunadamente no estoy al 100 % así que no quiero arriesgar. Me tomaré un par de días libres, aunque espero estar en Roma la semana que viene”, apuntó el medallista de bronce en Río. Este no es el primer infortunio que Nishikori sufre en Madrid. En la final de 2014 ante Rafa Nadal, el japonés se retiró en el tercer set, por problemas en la espalda y calambres en las piernas.

Nishikori es uno de los jugadores más proclives a los problemas físicos de todo el circuito. A lo largo de su carrera ATP se ha retirado por lesión de quince partidos -durante la disputa de los mismos-. En comparación, Djokovic se ha retirado en mitad de un encuentro once veces, Andy Murray en dos ocasiones, Nadal en siete partidos y Roger Federer nunca.