Ideal

Entrevista

«Cuando he visto a Dovizioso sabía que nos metería un churro»

Marc Márquez, en el podio.

Marc Márquez, en el podio. / Efe

  • Marc Márquez

  • piloto de MotoGP

Marc Márquez dio por bueno en Montmeló un segundo puesto que le reengancha en la pelea por el Mundial, tras un fin de semana con hasta cinco caídas. O seis.

Aclare antes de hablar de la carrera si la caída en el pit lane del warm up ha sido intencionada o sin querer.

(Risas). Hombre, ¿cómo va a ser de coña?

Nos podemos esperar cualquier cosa de usted...

No, no. Estaba concentrado en mi mundo, en si probaba el neumático duro de atrás y yo qué sé. No he visto el arrancador y me he caído. He pensado en a ver si Dorna no lo había grabado. He salido del box e iba mirando por las pantallas de reojo, todas, y venga, la repetición ahí puesta. (Risas).

¿Había pasado un fin de semana como éste?

Tan difícil no. Ha habido alguno en el que he tenido cuatro caídas, pero cinco creo que es el récord.

Seis, no reste la del pit lane.

Bueno, seis contando esa. Si contamos la media del sábado, sale cada diez vueltas una caída, más o menos, así que psicológicamente, por muy duro que seas, esto afecta, al feeling, a volver a confiar y a volver a salir y a empujar. Esto es lo que digo del equipo, que ayuda mucho, porque en estos momentos es cuando más se nota. Así es como he podido salir a la carrera pensando en atacar. Tenía el objetivo de atacar, no el de acabar la carrera y reencontrar el feeling. Me ha preguntado Santi (Hernández, su jefe de mecánicos) antes de salir que cuál era mi motivación para la carrera. Le he dicho: “Hostias, qué dirán si me caigo otra vez, qué escribirán...”. (Más risas). Y me ha dicho que si a mí me interesa eso. Le he dicho que sé que hay gente detrás, que hay patrocinadores, y él me ha dicho que yo soy Marc y que le dé. Eso es lo que he hecho y he cogido riesgos. Lo he hecho cuando Dovi tiraba. Hay que sacar el lado positivo y es que, si no me hubiese caído ayer, había muchos números para que me hubiera caído hoy. Esto me ha hecho gestionar la carrera, un pelín diferente, pero lo he intentado y he dado el cien por cien. Y luego se ha visto que me río de mí mismo, porque en el podio he dado otra voltereta.

Dovizioso ha dicho que era una carrera de no apretar al cien por cien...

He salido e iba bastante bien. El neumático trasero se caía, pero yo tenía la dificultad añadida de que destrozaba el delantero, así que tenía que gestionar dos neumáticos, no sólo uno. Cuando se me ha caído el delantero, he empezado a entrar cruzado en las curvas y esto desgasta el trasero. Tenía muy claro que tenía que controlar a Pedrosa. Era mi objetivo este fin de semana, porque creía que sería el más difícil en la carrera por lo que se había visto en los entrenamientos. Sin embargo, cuando he visto a Dovizioso, sabía que nos metería un churro en las últimas vueltas. He intentado seguirle, pero en la recta perdía cuatro décimas tranquilamente y era imposible recuperarlo en las curvas.

¿Qué dice del fiasco de las Yamaha oficiales?

Es muy raro, porque Folger ha rodado prácticamente toda la carrera detrás de mí y los oficiales no han podido. Esto es lo que te descuadra un poco, pero Holanda y Alemania serán dos circuitos diferentes y hay que intentar solucionar los dos problemas que tengo. No hace falta que lo explique porque se ve... Si me caigo cinco veces de delante será por algo.

Cuente la pasada a Lorenzo. Parecía Schwantz con Rainey en Hockenheim.

Ha molado, ¿eh? Me he dicho: “No la freno, no la freno, no la freno”. Me ha venido algún flash de la carrera del año pasado, cuando Iannone se llevó a Lorenzo. He dicho: “Ya verás, ya verás”. Pero he ido para dentro. (Risas). Ahí he dejado un poco de frenos para no poner en peligro que se me cerrase de delante, porque ya había tenido un susto con Petrucci en la salida. Al final la pasada queda ahí, marca de la casa.