Ideal

Motociclismo | MotoGP

Marc Márquez y su récord de Montmeló

Marc Márquez, liderando la carrera por delante de Podrosa y Dovizioso. / Rafa Marrodán/Photocall3000

  • «El viernes por la noche no conseguí dormir pensando que diríais vosotros los periodistas si volvía a caerme en carrera», señaló

Te puede gustar más o menos, puede hasta no serte simpático, pero no puedes discutirle a Marc Márquez su carácter como piloto de carreras. En Montmeló el piloto español batió el récord de caídas en 24 horas. El sábado se fue al suelo en la curva 10 a las 10:01 nada más comenzar la FP3; repitió en la FP4 a las 13:38 en la 5 e hizo doblete en la Q2 a las 14:39 y 14:49 en otras dos curvas.

     Pero esta increíble secuencia de caídas no amilanó a Márquez, que salió al warm up del domingo por la mañana de nuevo en busca del límite de su moto. y se cayó de nuevo dos veces. La primera de forma casi cómica, cuando se tropezó con el arrancador de su moto cuando se iba a subir a ella, lo que le hizo rodar por el suelo del pit lane frente a todo el público que estaba en la grada y las cámaras de televisión. Pero es que sólo unos minutos después, a las 10:00, Marc tiró de nuevo su moto al suelo en la curva 14 .

     Toda esta increíble secuencia de caídas, además de implicar mucho trabajo para sus mecánicos, es una muestra del carácter de deportista que no se rinde jamás de Marc Márquez. Cualquier otro, después de cuatro caídas consecutivas del sábado habría dicho: "basta por este fin de semana," pero no él: Márquez no se rinde jamás.

     "Hacerme daño o no en una caída es algo que no me preocupa, no pienso en ello. Cuando esta mañana me he caído nada más salir del garaje e inmediatamente después en pista, me he dicho: ¿pero qué está pasando aquí?... me quiero ir a casa", bromeo Marc después de la carrera. "Estaba concentrado en mi mundo, pensando en que iba a probar el neumático duro atrás, que era uno de mis objetivos, y no he visto el arrancador. Me he caído y me he dicho, a ver si Dorna no lo ha grabado. Iba saliendo de boxes mirando todas las pantallas que había en la pista de reojo esperando la repetición" [Risas].

     Después, Márquez explicó cómo la noche anterior le había costado coger el sueño mientras en la cabeza le daba vueltas la idea de qué escribirían de él si se volvía a caer en carrera. "Ha habido algún otro fin de semana en el que he sufrido cuatro caídas, pero cinco creo que es el récord. Si contamos la media, salía una por cada 10 vueltas".

     "Psicológicamente, quieras o no, por muy duro que seas, afecta. Sobre todo el feeling, las sensaciones encima de la moto, volver a confiar, volver a salir y empujar, esto es lo que más me ha costado hoy. Pero al final, cuando digo que el equipo y el entorno ayuda, es en momentos como este. Cuando Santi Hernández me ha visto pensativo esta mañana y le he explicado cuál era mi preocupación, me ha dicho: ¿A ti te interesa eso? Tú eres Márquez, sal ahí y dale al gas como siempre haces.. Y es eso lo que he hecho".

     "Pensé que mi mayor rival hoy sería Pedrosa, pero cuando he visto a Dovi, he pensado: ¡Nos va a meter un churro en las últimas vueltas!"

     Sobre la carrera, Márquez explicó que. "al principio iba bastante bien. El neumático trasero caía, pero yo tenía la dificultad añadida de que destrozaba también el delantero, así que tenía que gestionar dos neumáticos, no sólo uno. El trasero lo tenía bastante controlado, pero en el momento que me ha bajado el delantero, he empezado a entrar cruzado en las curvas, y esto desgasta el neumático trasero".

     "Tenía muy claro que tenía que controlar a mi compañero de equipo. Era el objetivo este fin de semana, porque visto los entrenos, creía que sería el rival más difícil de cara a carrera, pero cuando iba detrás de Dovi, he pensado: ¡Nos va a meter un churro en las últimas vueltas! He intentado seguirle. El problema era que en la recta perdía creo que unas cuatro décimas, difíciles de recuperar en las curvas porque el límite lo marcaba el grip y no el pilotaje".