Ideal

MOTOCICLISMO

2017 ya está aquí

Jorge Lorenzo, en lo más alto del podio en el circuito de Cheste, junto a Márquez y Iannone.
Jorge Lorenzo, en lo más alto del podio en el circuito de Cheste, junto a Márquez y Iannone. / AFP
  • MotoGP estrena este martes en el circuito Ricardo Tormo sus novedades para la próxima temporada

El circuito Ricardo Tormo albergará este martes y el miércoles los dos primeros días de entrenamientos de 2017, dos tradicionales jornadas de trabajo en las que los equipos muestran sus novedades deportivas para el nuevo curso. Desde el punto de vista técnico, con nuevos prototipos, y deportivo, con los cambios de asientos de pilotos y la llegada de los que vienen de otras categorías. Una prueba en la que incluso se suben a sus nuevas monturas aquellos que mantienen contrato hasta final de año con quien han competido en 2016.

La nueva temporada que comienza este martes va a ver la llegada de cuatro pilotos de Moto2. El campeón Johann Zarco prefirió quedarse un año más en la clase intermedia para defender el título logrado en 2015 y para preparar su salto a MotoGP –«Ahora sí que me siento preparado»-; Jonas Folger compartirá con Zarco el box del Monster Yamaha Tech3, la escudería satélite de la marca japonesa; y Sam Lowes correrá con Aprilia como compañero de Aleix Espargaró, obligado a abandonar Suzuki para hacer hueco a Alex Rins, que tenía como objetivo llegar a la clase reina como campeón del mundo pero que a duras penas pudo terminar tercero en la general de este año, con un final de campeonato muy gris.

Además de estos cuatro novatos y de Espargaró hay muchas más novedades. Al lado de Rins va a estar Andrea Iannone, que es el que ha dejado el hueco para el cambio que más expectación ha levantado, el de Jorge Lorenzo a Ducati. «Hemos visto que Ducati es una moto más consistente, que puede optar al podio en todas las carreras y es una buena noticia que Andrea haya hecho una gran carrera y un buen ritmo», comentó el mallorquín sobre la que va a ser su nueva moto. «Es una moto que tiene sus puntos fuertes y sus cualidades, y otros que no lo serán tanto y que trataremos de mejorar o eliminar», añadió. Lorenzo, que por motivos contractuales no podrá hacer declaraciones sobre la Ducati en este test de dos días –ni lucir los colores de su nueva marca-, se reunió a mediodía de este lunes con Gigi Dall’Igna, ingeniero y máximo responsable de la casa italiana, para comentar los primeros detalles antes del estreno.

«Tengo curiosidad de saber qué piensa Jorge sobre nuestro motor», explicó Dall’Igna en Cheste en el día anterior al comienzo de la nueva aventura. «Nuestro mayor problema es hacer girar la moto en medio de la curva; es un problema de chasis», reconoció el ingeniero que confirmó que Casey Stoner estará en estas dos jornadas echando una mano a Lorenzo con su experiencia sobre la moto y su capacidad de entender el pilotaje de esta MotoGP observando a su antiguo rival desde la misma pista.

Otro que tampoco podrá lucir sus nuevos colores ni hacer declaraciones será Pol Espargaró, que en el día previo a probar la KTM estuvo ya en el box equipado con mono, botas, guantes y casco para tomar las medidas a la moto más nueva de la parrilla. Y, al igual que en Yamaha, será Bradley Smith su compañero de equipo. Junto a la de Lorenzo, la novedad más atractiva es la de Maverick Viñales en Yamaha, una dupla que debería de estar desde el principio para pelear por cada gran premio y por el título. Las otras dos novedades estarán en el box de Jorge Martínez Aspar, con el regreso de Álvaro Bautista y la vuelta al campeonato del checo Karel Abraham.

Y, además de todo esto, el Ricardo Tormo también será el escenario del debut de las nuevas motos. Desde Suzuki aclararon este lunes que no habrá moto nueva, si no evolución de la actual, mientras que Ducati cambiará la GP16 por la GP17. Honda, por su parte, ya estrenó en un test privado en Aragón la nueva versión de la moto campeona. «Hemos conseguido camuflar los problemas que hemos tenido, como se ha visto hoy con la aceleración», comentó Marc Márquez el domingo tras la carrera. «2017 empieza ya y tenemos mucho trabajo por hacer. Soy consciente de que no voy a salir el martes y en un abrir y cerrar de ojos se van a solucionar todos los problemas de aceleración», apuntó el catalán. Una sensación, la del trabajo por hacer, que comparten con Yamaha, a los que les ha costado once grandes premios volver a ganar después del triunfo de Valentino Rossi en Montmeló.

«Tenemos que trabajar mucho porque en la segunda parte de la temporada no teníamos la moto más competitiva», analizó al italiano tras terminar cuarto en Valencia. «Hemos sufrido un poco, sobre todo en las segundas partes de las carreras, así que habrá que intentar ser un poco más fuertes en las rectas, o sea, trabajar un poco en el motor. Podemos mejorar también en la electrónica para tratar de conservar un poco mejor los neumáticos en las últimas diez vueltas», comentó Rossi.