Ideal

gp de abu dabi

La batalla final

Rosberg y Hamilton.
Rosberg y Hamilton. / Efe
  • Hamilton y Rosberg afrontan la cita de Abu Dabi con el título en juego y en una de las peleas más ajustadas de los últimos tiempos

Abu Dabi lleva en el Mundial de Fórmula 1 desde 2009, pero en estos siete años ya ha sido clave para que esté en la mente de los aficionados del 'gran circo'. ¿Quién puede olvidar el final de la campaña 2010, con Vitaly Petrov convirtiéndose en la presa Hoover para frenar el tercer título de Alonso? ¿Y lo ocurrido en 2014, entre Hamilton y Rosberg, con aquel experimento de la doble puntuación que al final no resolvió nada?

La campaña 2016 está a punto de cerrar el telón bajo los focos del siempre espectacular Abu Dabi, más por el envoltorio que por el contenido. El anodino trazado del emirato y las inmensas escapatorias hacen que sea prácticamente imposible repetir duelos como los que se disfrutaron en Interlagos en el primer 'match ball' del que gozó Rosberg.

Muy mal se le tiene que dar al alemán para no lograr el título. Con subir al podio, le sirve. Así de 'simple', en un circuito donde no habrá lluvia, donde no hay muros, donde las escapatorias dan para hacer otro circuito aparte. y donde ya sabe lo que es triunfar. Rosberg ganó en 2015, con solvencia, y sin sufrir, aunque en aquellas ya estaba Hamilton pensando en la fiesta que se iba a dar nada más bajarse del coche. El británico tendrá que dar todo lo que tiene y esperar que la suerte se ponga de su lado. Tiene que subir al podio para tener alguna opción y que su compañero no lo haga.

Estas son las cuentas más simples que se pueden hacer, aunque ninguno de los dos quiso sacar la calculadora en la extraña rueda de prensa personal que les dedicaron. La FIA organizó un aparte para los dos contendientes en la sala de prensa, en la que además de hablar sobre lo que querían hacer este fin de semana (oh, sorpresa: quieren ganar), también se tiraron a la cara uno de los temas recurrentes en la conspiranoia del lado de Hamilton. El inglés aseguró que, dentro de diez años, contará realmente por qué le cambiaron cinco mecánicos que le han colocado en el box de Rosberg.

Maestro de maestros en eso de las batallas mentales, le intenta quitar mérito así a su compañero, que le ha ganado con autoridad este año y que sabe que muy mal lo tiene que hacer para no reeditar el éxito de su padre Keké de 1982. Un Keké cuya ausencia este fin de semana en Abu Dabi fue muy sonada: el mítico 'finlandés volador' no estaba el jueves en el vistoso paddock del Yas Marina, pero seguro que no se pierde la carrera en la que su hijo puede convertirse en el segundo campeón hijo de campeón del mundo, tras lo logrado por los Hill.

Alonso y su futuro ¿lejos de la F1?

Fernando Alonso ya piensa en las vacaciones. y en la retirada. El piloto asturiano afronta la última cita del Mundial 2016 con ganas de que acabe otra campaña algo decepcionante, pero bastante menos que la de 2015. La campaña 2017 será la última del asturiano, y el objetivo dista mucho de los que se ha tenido que conformar esta campaña: proclamarse tricampeón del mundo. Lleva diez años con ese sueño, y no lo va a abandonar por mucho que las circunstancias se le hayan puesto en contra.

Aunque Abu Dabi representa uno de los momentos más dolorosos de su carrera deportiva, aquella absurda pifia de Ferrari que le dejó sin título en 2010, apareció sonriente en un trazado que casi se puede considerar el de su casa, ya que vive relativamente cerca, en Dubai. Y con la misma sonrisa, respondió a una de las noticias del día, que él mismo dio sin querer. En el vídeo de despedida que le grabó a su amigo Mark Webber, confesó que se irá al Mundial de Resistencia donde el australiano se proclamó campeón del mundo en 2015. Pero antes tiene un trabajo.

«Lo primero que quiero hacer, y lo haré, será ganar un tercer campeonato del mundo de Fórmula 1, y luego veremos», se lanzó el asturiano, en una machada que igual no puede cumplir antes de dejar los monoplazas. «Estoy comprometido al 100% con la Fórmula 1 y con mi equipo para el año que viene. El WEC será un reto atractivo, y es algo que me gustaría hacer», aflojó, y admitió que las 24 Horas de Le Mans son muy atractivas», pero «el futuro es el futuro, no sé si dos años, cinco años u 11 años». Dicho de otra manera: en 2018 estará en Fórmula 1. o no.