Ideal

Atletismo

Coleman 'vuela' en la NCAA y amenaza la fiesta de Bolt

Coleman, en una carrera.

Coleman, en una carrera. / AFP

  • El estadounidense de 21 años para el crono de los 100 metros en 9.82, se corona como líder mundial del año y mejor universitario de la historia

El atletismo mundial está de enhorabuena. Con la retirada de Usain Bolt a la vuelta de la esquina, se esperaba un vacío de poder en la prueba reina sobre el tartán. Nada más lejos de la realidad. En los últimos meses un grupo de velocistas jóvenes ha reivindicado el futuro del sprint y entre ellos se encuentra Christian Coleman, el más firme candidato a heredar el trono del rayo jamaicano.

Este estadounidense que apenas levanta 175 centímetros del suelo puede presumir, recién cumplidos 21 años, de ser uno de los diez hombres más rápidos de la historia. Ya había avisado en marzo con un tiempo de 6.45 segundos en los 60 metros lisos bajo techo, la sexta mejor marca de siempre en la distancia y seis centésimas del récord de Maurice Green. Pero confirmó las sospechas en la madrugada de este jueves en Eugene (Oregón), al aire libre y en el hectómetro. Coleman corrió los 100 metros en 9.82 segundos (viento 1,3 m/s) con una superioridad aplastante y dejándose llevar en el tramo final. Una marca que le deja en la novena posición de todos los tiempos, aún lejos de los 9.58 que ostenta Bolt.

Con este registro, el velocista de la Universidad de Tennessee se convierte en más rápido de la historia de la NCAA, y en líder de la temporada a nivel global. Una campaña que verá su cénit el próximo mes de agosto, cuando se dispute el Mundial de atletismo en Londres (del 5 al 13). La cita británica pondrá, salvo sorpresa, punto y final a la carrera de Usain Bolt sobre el tartán... Aunque Coleman ya sueña con aguarle la fiesta al jamaicano.

La hornada que ya llega

Si en la última década Jamaica se ha consolidado como la cuna de la velocidad de la mano de los Usain Bolt, Asafa Powell, Yohan Blake o Nesta Carter, Estados Unidos llama a la puerta pidiendo un relevo que se producirá más pronto que tarde. Christian Coleman no está solo: Cameron Burrell, Christopher Belcher, Ronnie Baker (líder de la Diamond League esta temporada) y Trayvon Bromell auguran que el futuro en el hectómetro ondeará barras y estrellas.

Al margen de los yanquis y del canadiense Andre De Grasse, que fue plata en el 200 y bronce en el 100 en los últimos Juegos Olímpicos, Africa también se ha destapado en la modalidad que le faltaba por explotar. El jovencísimo zambiano Sydney Siame y el sudafricano Akani Simbine ya amenazan el récord de un continente que no presumía de velocistas desde el mítico Frankie Fredericks en la década de los noventa.