Ideal

fútbol sala

España pierde la estrella tras años de gloria constante

Miguelín se lamenta tras la derrota ante Rusia en el Mundial.
Miguelín se lamenta tras la derrota ante Rusia en el Mundial. / EFE
  • La selección española no quedaba fuera de unas semifinales mundialistas desde la edición inaugural de la competición en 1989

La selección española de fútbol sala cayó eliminada en los cuartos de final del Mundial de Colombia 2016, una competición en la que se había postulado como la favorita tras la derrota de Brasil ante Irán. España perdió así la hegemonía mundialista compartida con el equipo de Serginho Schiochet al poseer entre ambos conjuntos nacionales un total de siete copas mundiales de las ocho disputadas hasta la fecha: cinco para la 'Canarinha' y dos para La Roja.

La derrota de España del sábado 24 de septiembre en el Coliseo el Pueblo de Cali marcó el fin de un dominio compartido con la pentacampeona del mundo, la selección brasileña. La ausencia de estos dos gigantes del fútbol sala en las semifinales del torneo posibilitan el reinado de un nuevo monarca del 'fútsal'. Rusia, Argentina, Portugal e Irán son los aspirantes a un título que se decidirá el día 1 de octubre.

La selección española no quedaba fuera de unas semifinales mundialistas desde Países Bajos 1989, la edición inaugural de la competición. La victoria rusa en los cuartos de final ante España impidió lo que sería la quinta final consecutiva del combinado español, un torneo del que salió campeón en Guatemala 2000 y China-Taipéi 2004 ante Brasil e Italia, respectivamente.

La calidad de los rusos se unió a la falta de fortuna de los bicampeones del mundo, que se vieron superados en todo momento por un equipo comandado por Eder Lima y Robinho. Los brasileños nacionalizados de Sergey Skorovich se están erigiendo como los estandartes principales de una selección que se postula como la gran favorita para llevarse el torneo.

«Poner excusas es de perdedores»

En cuartos, el conjunto nacional dirigido por José Venancio López no pudo contar con figuras clave del plantel como Sergio Lozano - lesionado en octavos de final por un mal apoyo que le ocasionó una rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha - , Aicardo y José Ruiz. Entre los tres sumaban seis de los 18 goles con los que La Roja llegó a su duelo de cuartos. Aunque según Paco Sedano, portero de la selección española, la no presencia de estos deportistas no puede servir como una justificación de la derrota: «El último Europeo lo ganamos con varias bajas. (...) Nos superaron y ya». «Poner excusas es de perdedores», añadió.

El portero del FC Barcelona Lassa confesó que en el vestuario «había tristeza». «Teníamos ilusión de ganar el Mundial y nos toca irnos a casa. No es la muerte de nadie y debemos levantar cabeza», reconoció Sedano. Pero el de Móstoles se mostró optimista y recordó que hay que seguir adelante pese a la derrota: «El equipo tiene futuro. Hay gente joven y, como si eso no bastara, el fútbol sala goza de buena salud en España. Por eso digo que el equipo seguirá peleando por títulos. Estoy seguro de ello».

Por su parte, la Brasil de Falcao se despidió de Colombia 2016 conservando una marca de 28 partidos sin perder en el tiempo reglamentario de juego. Su última derrota en los 40 minutos oficiales se produjo en Guatemala 2000 en la final que tallaría la primera estrella en el pecho español por un 4 a 3. En la última edición, los penaltis clasificaron a Irán en lugar de a los poderosos sudamericanos.