Ideal

reglamento

La Federación Española de Triatlón reclama la descalificación de los Brownlee

Alistair (izq) ayuda a su hermano Jonathan Brownlee a finalizar la prueba.
Alistair (izq) ayuda a su hermano Jonathan Brownlee a finalizar la prueba. / AFP
  • La ayuda de Alistair a Jonathan con motivo del desvanecimiento de este perjudicó a Fernando Alarza, quien habría sido segundo en la general

La Federación Española de Triatlón (FETRI) hizo pública su reclamación de que los hermanos (Alistair y Jonathan) Brownlee fueran descalificados tras el indidente ocurrido durante la celebración de la final de la Series Mundiales. Jonathan sufrió un desvanecimiento y Alistair, al ver la incapacidad para terminar la prueba de su hermano, le ayudó a finalizar la misma. Algo que, según la institución española, está prohibido. La llegada del pequeño de los británicos a meta impidió la consecución del subcampeonato del español Fernando Alarza.

La ayuda de Alistair a su hermano ha dado la vuelta al mundo. Sin embargo, es una acción ilegal, según afirma la federación española. La normativa afirma que se debe «competir sin recibir otra asistencia que no sea la de personal del evento u oficiales».

La delegación española dirigida por José Hidalgo Martín ya hizo una primera reclamación ante el Comité de Apelación en la sede la última prueba con la base del artículo 2.2 del reglamento de la Unión Internacional de Triatlón (ITU) donde se establece que «los atletas que compitan en la misma prueba pueden asistirse unos a otros con elementos accesorios». «En el artículo 2.2 (abajo) se recoge que se puede recibir ayuda de oficiales o de otros atletas aunque sin definirse totalmente para qué y los jueces se han agarrado a un anexo del reglamento de sanciones (punto 7 K) para no descalificarlos. No estamos de acuerdo, porque bastaba con aplicar el sentido común», añadió Hidalgo.

El principal damnificado de la decisión arbitral fue el español Fernando Alarza, quien sería subcampeón si se descalificase a los hermanos Brownlee. No obstante, el madrileño no ha protestado: «El reglamento indica que había opciones de que fuera descalificado, porque, primero, lo ayudó un voluntario; y después, su hermano». «De todas maneras, no me planteo nada más que he acabado tercero el Mundial, que es lo que quería asegurar; y estoy muy contento por este motivo. Acabar de esta manera la temporada ha sido estupendo», afirmó. Además, el español recordó que no es la primera vez que esto les sucede, ya que en Australia se vivió una situación muy similar: «(Los hermanos Brownlee) son los mejores en llevar el cuerpo al límite. Y, al final, entró en meta como entró. Creo que esa imagen entrará en la historia de nuestro deporte».

«Hubiese hecho lo mismo»

Por otra parte, el incidente posibilitó la victoria del campeonato del mundo del español Mario Mola. «Crucé dos palabras con Jonathan cuando se lo llevaban para atenderlo. Él me dio la enhorabuena y yo le dije que se recuperara y lo mismo he hecho hoy a través de las redes sociales. Al final, los dos hemos competido mucho juntos, coincidimos en edad porque venimos de categorías inferiores y creo que la competitividad, la rivalidad, nos hace mejores a ambos, así que le deseo que en 2017 vuelva con el cuerpo al cien por cien de nuevo», afirmó el mallorquín.

Mola insistió en calificar de «desgracia» el desvanecimiento de su principal adversario. «Nadie merece acabar así una prueba y él es muy buen competidor y merecedor de cruzar la meta en mejores condiciones, pero las carreras no se han de dar por pedidas ni ganadas hasta que cruzas la meta, y en este caso, la fortuna ha estado de mi lado», añadió.

En cuanto a la reclamación impuesta por la FETRI, el español reconoce que está de acuerdo con la decisión que tomaron los jueces aunque esta perjudique a otros competidores como Fernando Alarza o Richard Murray. Además añadió que, en esas circunstancias, él «hubiese hecho lo mismo».