Ideal

RÍO2016

Juegos Olímpicos

CORRUPCIÓN

Brasil autoriza la salida del dirigente olímpico acusado de venta ilegal de entradas

El irlandés Patrick Hickey, detenido en Río.
El irlandés Patrick Hickey, detenido en Río. / AFP
  • La justicia devuelve el pasaporte al irlandés Hickey a cambio de una fianza de 435.000 euros para que pueda someterse a un «tratamiento de salud»

Un tribunal brasileño autorizó la madrugada de este jueves la salida del país del presidente del Comité Olímpico Irlandés (OCI), Patrick Hickey, detenido por la presunta venta ilegal de entradas en los Juegos Olímpicos de Río, bajo una fianza de 1,5 millones de reales (unos 435.000 euros). La jueza Juliana Leal de Melo, del Juzgado del Torcedor (aficionado) y de Grandes Eventos, condicionó la devolución del pasaporte de Hickey, de 71 años, al pago de esa fianza para que pueda realizarse «un tratamiento de salud», según informó en un comunicado el Poder Judicial del Estado de Río. «Certificado el pago de la fianza fijada y con el compromiso de cooperación con la justicia del imputado, autorizo la liberación de su pasaporte para que deje el país para tratar su salud», determinó la jueza.

El también dirigente del Comité Olímpico Europeo y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) fue detenido el 17 de agosto en un lujoso hotel de Río de Janeiro, acusado de participar en una red de reventa ilegal de entradas que habría tenido ingresos de al menos 10 millones de reales (unos tres millones de euros). Hickey, que se declaró «completamente inocente» de esos cargos, dimitió temporalmente de sus funciones a raíz del arresto. Poco después de ser detenido, el irlandés tuvo que ser hospitalizado brevemente por una indisposición. Ante sus problemas de corazón, el pasado 29 agosto, un juez revocó su prisión preventiva en una cárcel de alta seguridad de Río, aunque le prohibió la salida del país.

A mediados de septiembre, Hickey emitió un comunicado en el que negó todas las acusaciones en su contra y prometió defender su nombre y reputación. Mientras, el Gobierno irlandés lanzó una investigación independiente sobre la reventa ilegal de entradas, extendiendo las pesquisas a los Juegos de Londres y Sochi.

Dirigentes olímpicos con Hickey

El martes, en la reunión de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ANOC) de Doha varios dirigentes pidieron públicamente que Brasil autorizase el regreso a Irlanda de Hickey.

«Patrick Hickey fue acusado de crímenes que no creemos que él haya cometido (...) Esperamos que sea autorizado para volver a casa para poder probar su inocencia», dijo Janez Kocijancic, presidente del Comité Olímpico Europeo. «No pedimos misericordia, sino una medida humanitaria», manifestó el dirigente.

La familia del dirigente olímpico ya había instado al ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Charles Flanagan, y a su homólogo de Deportes, Shane Ross, a «intervenir de inmediato» en el caso. Hasta ahora no se conoció la fecha en la que Hickey saldría de Brasil.

El escándalo que involucró al alto dirigente olímpico comenzó el 5 de agosto, en la apertura de Río 2016, con el arresto del irlandés Kevin James Mallon y de otros diez brasileños que vendían entradas compradas con tarjetas de crédito pirateadas. En ese momento, la Policía dio a conocer que, por ejemplo, por localidades para la ceremonia de inauguración que costaban 1.400 dólares (unos 1.400 euros), la red los revendía por 8.000.