Ideal

análisis

El Barça se debilita en el Camp Nou

Neymar, ante el Málaga.
Neymar, ante el Málaga. / Afp
  • Ya ha dejado escapar siete de los 18 puntos disputados en su estadio y se queda a cuatro del líder, Real Madrid, acusando carencias en el fondo de armario

El Barça se ha convertido en un equipo de lo más previsible. No sólo no sorprende cuando Messi es baja, como sucedió este sábado en el Camp Nou, ofreciendo sin el '10' un juego plano y fácil de interpretar. También permite intuir de forma muy aproximada el resultado valorando los precedentes, señal de que Luis Enrique tiene carencias técnicas y tácticas que le hacen tropezar dos y hasta tres veces en la misma piedra. Que al equipo se le da mal Balaídos, pues tras el 4-1 de la pasada temporada un 4-3 en la actual contra el Celta. Que el Málaga es el equipo que menos goles ha encajado ante el Barça de Luis Enrique, pues un 0-0 en el Camp Nou tras el 0-1 de la campaña 2014-15 y el 1-0 milagroso de Vermaelen en la 2015-16. Y el próximo domingo, visita a Anoeta, donde el conjunto culé ha perdido 1-0 en los dos últimos cursos. Un mensaje para los apostadores.

Lo peor tras el parón internacional de las selecciones no fue el empate frente al Málaga que impidió el asalto al liderato, ahora más lejos, a cuatro puntos ya, tras el 0-3 del Real Madrid en el derbi madrileño. Podría tratarse de un accidente. Pero parece mucho más que un mal día teniendo en cuenta que el Barça ha perdido la consistencia en el Camp Nou, un aspecto clave para ganar su tercera Liga consecutiva con Luis Enrique en el banquillo. Con los dos que no ganó ante el equipo de Juande Ramos (0-0) ya se han escapado siete puntos de los 18 disputados en el Estadi azulgrana: los tres del Alavés (1-2) y otros dos ante el Atlético (1-1). Tres victorias en seis partidos (una de ellas por la mínima 1-0 ante el Granada) es un bagaje muy pobre que contrasta con las cinco victorias en seis desplazamientos (15 puntos de 18), algunos tan complicados como San Mamés (0-1), Mestalla (2-3) y Sánchez Pizjuán (1-2). De haber mantenido en casa el nivel exhibido fuera, el Barça ya mandaría con holgura.

«No se pueden perder más puntos en casa», reconoció Gerard Piqué, avanzando ya el sufrimiento que se avecina, «porque ahora tocará recuperarlos en Anoeta ante la Real Sociedad, donde ya sabemos que no se nos da demasiado bien». Y el próximo visitante en terreno azulgrana será el Real Madrid en el Clásico del sábado 3 de diciembre.

En los tres pinchazos en casa, eso sí, coincide un factor: o no jugó Messi o no lo hizo durante los 90 minutos. Contra el Alavés entró en el 60' por las rotaciones tras otro parón por las selecciones. Frente al Atlético se lesionó en el 59'. Y ante el Málaga fue baja por un inoportuno virus intestinal. De todos modos, Piqué habló claro al respecto: «Somos el Barça, las bajas no pueden ser excusa. El presupuesto del Barça comparado con el del Málaga es una barbaridad. No valen las excusas". Además de Messi, tampoco pudo jugar Luis Suárez por sanción en un partido en el que Neymar volvió a carecer de liderazgo para echarse el equipo a la espalda, aunque Kameni lo evitó con paradas de mérito. Iniesta, Umtiti y Mathieu fueron las otras ausencias por lesión.

Luis Enrique, quizás para no presionar más a los que jugaron, especialmente a Paco Alcácer, a quien no le sale nada, calificó al equipo «con un notable alto» por su actitud y por intentarlo una y otra vez, pero lo cierto es que cada vez es más evidente que el esperado salto de calidad con los refuerzos del último años y medio no se ha producido: Aleix Vidal no cuenta para nada, Arda Turan vive en la irregularidad, Denis Suárez está verde, André Gomes no arranca, Digne no mejora a ningún lateral zurdo de la cantera y Paco Alcácer está deprimido. El único que ha convencido es Umtiti, pero acaba de comenzar la recuperación de su segunda lesión.