Ideal

Análisis

Aleix Vidal, o ante el Deportivo o nunca

vídeo

Vidal, durante su presentación. / AFP

  • Sin el lesionado Sergi Roberto, si Luis Enrique no alinea al exsevillista quedará claro que ya no cuenta con él para nada

18 millones de euros, más cuatro en variables, costó Aleix Vidal en el verano de 2015. Era una cantidad bastante elevada para un jugador que llegaba como alternativa a Dani Alves en el lateral derecho porque Unai Emery le había utilizado en esa demarcación en el Sevilla. En realidad, no fueron ni diez partidos los que disputó como ‘2’ en el equipo andaluz, con otro sistema, pero el Barça tenía prisa para fichar antes de que se le cerrara el mercado por la sanción de la FIFA.

Luis Enrique dio el visto bueno pensando que seis meses sin jugar, hasta que se cumplió el castigo en enero de 2016, serían suficientes para que se adaptara, como Arda Turan. Pero cuando llegó el momento apenas intervino en el segundo tramo de la temporada 2015-16. Se entendió como un lógico proceso de un recién llegado y, tras la marcha de Alves, todo el mundo pensó que Aleix tenía la titularidad a tiro. Sin embargo, cuando apenas se llevan dos meses de la temporada 2016-17, el lateral derecho fijo es Sergi Roberto, un centrocampista reconvertido, Vidal no cuenta para nada y su futuro parece lejos del club incluso en el mercado invernal.

Este sábado, ante el Deportivo en el Camp Nou (16.15 horas), se despejarán los pocos interrogantes que quedan. Sergi Roberto está lesionado, leve, pero lo suficiente para ser reservado con vistas al Manchester City. Si no juega Aleix Vidal difícilmente volverá a hacerlo en el Barça. Y Nili Perdomo, lateral grancanario que llegó este curso al Barça B, lleva toda la semana entrenando con el primer equipo. ¿Qué ha pasado para llegar a esta situación? A principio de Liga, Luis Enrique y Aleix Vidal mantuvieron una charla en un entrenamiento que se interpretó como un acercamiento. Y el catalán, que de niño llegó a jugar de delantero en el fútbol base azulgrana, fue titular ante el Alavés. No lo hizo mal, aparentemente, pero tampoco brilló. Pero algo no le debio gustar al cuerpo técnico porque tras aquella derrota 1-2 el lateral desapareció hasta de las convocatorias. A falta de explicación oficial, se dice que su actitud en los entrenamientos no convence. Lo que está claro es que no conecta con Luis Enrique y que este sábado afronta una final individual. O juega ante el Deportivo o no jugará nunca.