Ideal

anécdota

La mala noche de Douglas

Douglas (d) intenta detener a Correa.
Douglas (d) intenta detener a Correa. / EFE
  • Una mala postura durante el regreso nocturno del Sporting se une a la lista de percances del jugador brasileño

A Douglas le bendijo y le maldijo su fichaje por el Barcelona. El club catalán buscaba recursos de banquillo para el períódo de castigo de la FIFA sin poder fichar cuando se hizo con el traspaso del brasileño. Para desgracia del lateral, sus participaciones en competiciones fueron escasas y decepcionantes y la falta de minutos se unió una lista de lesiones que ha salido ahora de nuevo a la luz tras un percance en el autobús del Sporting de Gijón, club en el que se encuentra cedido.

«Hoy no entrenó porque por una mala postura que adquiró viajando esta noche desde Vigo hasta aquí tenía dolores en un glúteo... más bien en una cadera. No por otra cosa, el chaval está en perfecto estado», desveló Gerardo Ruiz, el preparador físico del club gijonés, en Onda Cero Asturias. Ante los comentarios jocosos del resto de tertulianos al conocer el incidente, el recuperador salió en defensa del brasileño. «Aunque parezca como de coña las personas se tienen que adaptar y si no estás acostumbrado... Creo que mañana estará para entrenar porque es un poco de masaje porque no es una lesión», confió Ruiz sobre la posibilidad de que dispute contra el Barcelona en la próxima jornada de Primera División. «No hay una lesión, hay una mala postura, como cualquier persona normal», explicó el especialista.

Durante las últimas fechas el brasileño se había quedado fuera de algunas convocatorias, había sufrido una sobrecarga que le causó una baja y vio algunos partidos desde la grada. Pero fue titular contra el Atlético de Madrid y contra el Celta en la Liga. Ruiz descartó una mala predisposición del futbolista. «Aquí llegó sin problemas físicos, con una falta de partidos normal. Y solo se entrena de una manera: jugando partidos», avanzó. «Está físicamente bien y jugó el otro día un partido los 90 minutos. Evidentemente, lo acusó un poco porque cuando uno no está de jugar y juega contra un equipo del potencial del Altético de Madrid... ¡ojo y cuidado! La recuperación a los tres días se puede hacer, pero en el caso de que estés acostumbrado y él no estaba acostumbado», señaló el preparador físico asturiano.