Ideal

At. Mancha Real

Sin gol no hay fiesta verde

fotogalería

/ Darío Serrano

  • El Atlético Mancha Real volvió a caer en liga y esta vez lo hizo ante un Recreativo de Huelva que tuvo el acierto que faltó a los manchegos

No siempre iba a cumplirse la norma de 'entrenador nuevo victoria asegurada'. El Atlético Mancha Real cayó en el estreno de Rodolfo Bodipo como entrenador de la plantilla manchega. Aunque el entrenador fuese nuevo, lo visto sobre el césped se pareció, no en la forma sino en lo cosechado a lo que llevamos acostumbrados durante toda la temporada. Se vio un cuadro mancharrealeño que dominó el juego en casi todas sus facetas, que marcó el ritmo del mismo y que fue capaz de generar numerosas ocasiones de gol.

Pero en esto del fútbol no solo vale con crear oportunidades para anotar sino que además hay que aprovecharlas, y esta última fue la asignatura que suspendió el cuadro de Sierra Mágina y en la que sacó matrícula de honor su adversario. La rentabilidad que sacaron los onubenses a sus ocasiones de peligro fue prácticamente del cien por cien mientras que los manchegos se fueron a casa sin saber qué más podían haber hecho para llevarse un partido que por propuesta y mando en el mismo debería haber sido suyo.

No escatimó en intensidad el conjunto mancharrealeño en los primeros minutos y el ambiente sumó para ello ya que un simple vistazo a las pobladas gradas del Juventud animaba a cualquiera a jugar un buen partido de fútbol. No parecieron los verdes tan empeñados en elaborar como acostumbraban y por medio del juego directo tuvieron sus primeras opciones. Un balón en largo de Airam lo convirtió Ángel, a base de garra, en una pelota en tierra de nadie. Intentó disparar a la media vuelta el delantero linarense, encontrándose con las piernas de un zaguero. Manolillo aprovechó el rechace pero el control se le fue largo y no pudo llegar a definir.

Aluvión de ocasiones

Se animaron los verdes viendo que el partido dormía en su regazo y Airam, que ocupó una posición más adelantada y libre de lo anteriormente visto, tuvo la suya por la izquierda. Lástima que su pierna zurda no sea la buena, porque la posición era idónea. Aun así el disparo que ejecutó con la zocata se marchó por muy poco. Tuvo otra instantes después esta si con la derecha, pero no consiguió poner el balón en dirección a la portería.

Por la banda derecha encontraron filón los verdes y entre Cifu y Manolillo se encargaron de explotarlo. Este último tuvo una buena opción casi en línea de fondo en la que acabó centrando. Una lástima que nadie esperase ese esférico en el segundo palo. Se animó también Jonathan Rivera quien, desde unos 25 metros puso a prueba a Gálvez con un potente disparo que acabó por encima del larguero tras tocarlo el cancerbero.

El Recre limitó su presencia ofensiva a meros balones colgados y, si el árbitro hubiese sido más ecuánime, debería haber sido precisamente el cuadro albiazul el preocupado por el juego aéreo de su rival. No tuvo el mismo rasero un colegiado que fue la nota discordante en lo que estaba siendo un precioso concierto verde.

Si perdonas lo pagas

Es una pena para el Atlético Mancha Real que en esto del fútbol la clasificación no se mida en sensaciones sino en goles y puntos porque el de ayer fue otro de esos partidos en los que uno perdona y lo acaba pagando. Terminó la primera mitad con el empate a cero inicial y, tras el receso ecuatorial, se confirmó la norma.

Prácticamente en la primera que tuvieron los de Pavón en el partido llegó el tanto. Contragolpe lanzado a la perfección por Núñez quien se marchó con una velocidad endiablada para acabar asistiendo al segundo palo. Allí apareció completamente solo Iván Aguilar para anotar con un envío raso y cruzado.

Muy parecida fue la jugada del segundo mazazo que recibieron los verdes en apenas unos minutos. Javi Cantero hizo uno de los eslálones de la temporada, marchándose de hasta tres jugadores por la izquierda. Asistió desde allí al corazón del área y en el mismo apareció, como si de un delantero se tratase, Rafa de Vicente para empujarla a gol.

Pudo volver la diferencia a ser la mínima en la jugada posterior, pero Airam no es el de aquel momento de la temporada en el que la Segunda B parecía quedársele corta. La tuvo para empujar a bocajarro gracia a una buena jugada de Manolillo por la derecha pero Gálvez le adivinó las intenciones. Hubo córner y, en el mismo, Ángel remató a quemarropa en lo que habría sido el primer tanto de no ser porque un defensor lo sacó sobre la línea con la testa.

Nefasta la fortuna que tuvieron los verdes en la fase decisiva del partido y es que, justo después, un nuevo saque de esquina plantó a Josema solo en la línea, pero de nuevo el balón acabó en las manos de arquero local. Parecía imposible que el Mancha Real fuese por debajo en el marcador visto lo visto sobre el césped pero cuando un equipo entra en una dinámica negativa cuesta mucho sacarlo de ahí.

Roja directa

Parecía resignarse el Mancha Real cuando Rubén Mesa, lejos de la jugada, agredió a Drommel y acabó siendo expulsado por roja directa. Con diez, los onubenses se dedicaron comprensiblemente a jugar con el resultado, pero lo cierto es que la expulsión animó a los de Bodipo. Airam lo intentó con un potente disparo de zurda que consiguió aplacar Gálvez y Ángel se lograba hacer hueco por la derecha una y otra vez, claro que sin conseguir que sus centros encontrasen rematador.

Se volcó el Atlético Mancha Real pero entonces apareció el cancerbero onubense para cortar cualquier intento de reacción. Bien podría haber recortado distancias Ángel con un disparo al rechace de un córner, pero exhibió reflejos felinos el arquero para desviar el esférico.

Como último recurso, a falta de diez para el final, Josema se ubicó en la zona de delantero centro y de hecho lo hizo bastante bien. Ganaron en juego aéreo y fue capaz de dar un par de buenas asistencias. Consiguió anotar el Mancha Real, Ramón en un saque de falta que acabó rematando con la testa, pero el asistente anuló el gol por supuesto fuera de juego. Fue muy discutida esta decisión por el público y también por el banquillo local, pero una vez vistas las imágenes en televisión se hacer ciertas las palabras de Bodipo en la posterior rueda de prensa: «Nos han quitado un gol legal en el minuto 80».

Siguieron los acercamientos

Desde la posición desde la que había anotado su compañero, disfrutó Pedrito de un mano a mano, aunque no supo definir ante la salida de Gálvez. No era normal que tanta insistencia ofensiva no tuviese premio y Cifu logró anotar gracias a un buen centro de Gassama que lo dejó solo en el segundo palo. Demasiado tarde esa reacción ya que llegó en el descuento y apenas tuvieron ocasión los verdes de colgar un par de balones imprecisos al área onubense. Pudo Cifu cerrar un empate que habría sido por igual justo e inesperado en la última acción del partido en la que dispuso de un remate de cabeza. No fue cómoda la posición desde la que lo efectuó y con ese balón se acabaron marchando los tres puntos en el autobús del Recreativo de Huelva.

En descenso

Si la racha del Atlético Mancha Real era mala después de la jornada de ayer la situación se ha agravado. Ya son diez las jornadas que acumulan los mancharrealeños sin obtener una victoria y ahora sí se encuentran en puestos de descenso. El empate que consiguió el Extremadura en el estadio del Lorca ha relegado a los verdes a la cuarta posición por la cola y, aunque las sensaciones destiladas durante el partido invitan a pensar que los de Sierra Mágina no han dicho ni mucho menos su última palabra con respecto a la salvación, lo cierto es que cada punto que se escapa dificulta aun más la empresa que tienen entre ceja y ceja Bodipo y los suyos.

El entrenador al menos se llevó orgullo de sus futbolistas y la certeza de que al menos por actitud su plantilla no va a dejar caer los brazos. Será vital para ello mejorar el aspecto psicológico y sobre todo poner la guinda a ese buen fútbol que están practicando: los goles.