Ideal

Fútbol sala

Billete para volver a soñar

Billete para volver a soñar
  • El Jaén Paraíso Interior saca boleto para la Copa de España en la que hizo Historia hace dos años y que se disputará en marzo en Ciudad Real

  • El conjunto jienense remontó, en un último minuto épico, un partido en el que fue en todo momento a remolque del Magna Gurpea

El Jaén Paraíso Interior FS volverá a Ciudad Real. Cuando todo parecía abocado a que habría que jugarse el boleto para la competición copera en la última jornada de la primera vuelta, en casa del FC Barcelona, la fe y la casta de los lagartos amarillos resurgió en una recta final de encuentro épica para dejar los tres puntos en el casillero jienense y la clasificación para la Copa de España en su bolsillo. Este deporte tiene unos elementos que son difíciles de explicar y de hallar en otras competiciones.

Fue un último minuto para la historia que saborearán en sus paladares los aficionados jienenses. Una de esas historias que hay que vivir en primera persona y que forman parte del repertorio de 'batallitas' que se contarán con los años a los nietos. El Jaén Paraíso Interior se está acostumbrando a convertir en normal y cotidiano lo extraordinario. Con el tiempo se valorará en su justa medida.

El Magna Gurpea se había defendido con sobriedad durante todo el encuentro, pero la garra de los lagartos no se negocia. Tendrán que esperar, cuando lo tenían en su mano, a la última jornada en la que se jugará la última plaza con boleto para Ciudad Real en casa de El Pozo y con el Ribera Navarra. Uno de los dos será el octavo.

En cuanto al partido, hubo declaración de intenciones desde el pitido inicial del Magna Gurpea, obligando a Dídac Plana a sacar dos manos salvadoras, ante los lanzamientos de Eseverri y Jesulito, para evitar el primer tanto. Precisamente Eseverri, el capitán visitante, era el jugador a seguir en los blancos, con 11 tantos esta temporada al Jaén FS le ha marcado cuatro como jugador del Magna.

Respondió el Paraíso Interior FS con un centro chut de Mauricio que no encontró en línea de gol Chino, con Asier ya batido. La salvó Yoshikawa.

El primero en golpear fue el Magna Gurpea. Yoshikawa la puso en el área en un saque de banda y allí, con un disparo mordido, Rafa Usín la alojó en la red jienense. Tocaba remar en contra a lo seis minutos. Y lo intentó en una acción individual Chino cuyo lanzamiento lejano desviaba Asier. El bloque dirigido por Imanol Arregui se estaba mostrando como un conjunto sólido y rocoso que apenas daba opciones a los amarillos en ataque. No encontraba la fórmula el equipo local para hacer daño al Magna Gurpea.

Costó mucho igualar el choque. Víctor Montes avisó en una acción individual que mandó a saque de esquina Asier. Y tras su saque, fue Campoy el que firmó el empate a uno aprovechando la asistencia de Mauricio. Partido nuevo, en el minuto 14, pese a que Jesulito no vio un balón que le rebotó cuando estaba completamente sólo en el área y con la portería vacía.

A falta de seis minutos para el final el Magna Gurpea entró en el bonus fatídico de las cinco faltas. El Jaén FS apretó los dientes. Chino la luchó desde el fondo y logró asistir al jienense Víctor Montes cuyo disparo se perdió alto. Pero el que volvió a ponerse por delante fue el Magna. Araça robó el esférico ante Solano y el jugador brasileño logró alojarla junto a la base del poste izquierdo de la portería de Dídac. De nuevo a remar en contra con sólo dos minutos para enfilar el túnel de vestuarios.

Los últimos segundos fueron un claro ejemplo de la pasión con la que se vive este deporte. Los colegiados señalaron la sexta falta al Magna, a falta de 17 segundos para el descanso, en una acción en la que en la continuación el esférico acabó en la red de la portería visitante por mediación de Mauricio. La afición clamó contra los colegiados. Pero Mauricinho no perdonó el doble penalti y firmó el empate a dos.

Partido nuevo

El segundo round arrancó con destellos de fútbol sala del bueno. Los de Dani Rodríguez controlaban la posesión del esférico, pero fue el Magna el que disfrutó de la ocasión más clara en una acción que no acabó en gol por la Divina Providencia y por el palo derecho de la portería de Dídac. Perdonó Dani Saldise. El que no lo hizo fue Roberto Martil que aprovechó un rechace, tras un lanzamiento al palo de Yoshikawa, para firmar el dos a tres. Un vez más, y ya iban tres, había que remar con el marcador adverso. Respondió Dani Martín con un disparo lejano que se le escapó a Asier de las manos y que con suspense no entró por poco.

Tras el saque de esquina, Campoy asistió a Montes que no conectó con un balón franco. El Jaén FS estaba demostrando uno de sus pesares de esta campaña. Necesita generar muchas más ocasiones que su rival para acabar marcando. Un lastre que le está pesando, y mucho, esta temporada. En el minuto 30 fue un zurdazo de Chino el que volvió a mostrar los reflejos felinos de Asier.

Llegó el tránsito del minuto 9 al 10 del segundo tiempo y la afición volvió a corear el grito de guerra que pretende ser un clásico esta temporada. «¡Jaén merece un Palacio, Jaén merece un Palacio!». Con voz muy fuerte, para que llegue a oídos de quien tenga que escucharlo. Los minutos pasaban y el Jaén FS no encontraba la fórmula para hacer daño a su rival. Rodríguez pidió un tiempo muerto a falta de siete y medio para el final.

El Jaén Paraíso Interior FS seguía apretando pero no era suficiente para lograr la igualada. A menos de cinco para el final, los lagartos se pusieron de cinco. Todo o nada.

Minuto mágico

No logró culminar ningún ataque el bloque local en los dos primeros minutos de superioridad. La vida seguía igual. Solano la tuvo, pero le tapó todos los huecos Asier. Y en la continuación de la acción fue Chino el que estuvo cerca. Y una asistencia de Campoy no conectó con Dani Martín, en el segundo palo, por unos centímetros.

A falta de un minuto y diez segundos dos faltas seguidas del Magna le metieron en el bonus de las cinco. Se abría otra vía de agua en la férrea muralla visitante. Precisamente en el lanzamiento de esa última falta, Solano, todo fe, la clavó por el palo corto de lanzamiento directo. Un ejemplo de jugador, que aunque todo le vaya cuesta arriba, no cesa en su empeño.

Ahora era el Magna el que salía de cinco. Y el Jaén FS el que se defendía con uñas y dientes. En los últimos segundos el meta Dídac se hizo con el esférico y cuando enfilaba la portería rival fue objeto de una falta. Idéntico final que en el primer periodo: Mauricinho enfilaba el lanzamiento de doble penalti. Y con una tranquilidad que sólo poseen los grandes de este deporte firmaba el tanto del triunfo jienense. El Magna lo intentó en los últimos segundos pero la suerte estaba ya decidida.

La fiesta en el vestuario fue digna del mérito de un equipo que sigue escribiendo páginas de oro del deporte jienense.