Ideal

Elady se prepara para sacar una falta lateral en el partido de Copa Federación.
Elady se prepara para sacar una falta lateral en el partido de Copa Federación. / DARÍO SERRANO

MANCHA REAL

Borrón de los verdes para la otra Copa

  • El Atlético Mancha Real cayó en un mal partido ante el CD Badajoz en la ida de los dieciseisavos de final

Mal encuentro el que facturó ayer el Atlético Mancha Real en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa de la Real Federación Española de Fútbol. Se le atragantó al cuadro mancharrealeño un CD Badajoz que se hizo grande en el juego físico y las disputas.

La alineación que puso Juan sobre el tapete de un Juventud menos transitado de los habitual, con muchos titulares, dejó intuir que no sería el partido un mero trámite, pero desde luego el resultado de tener a tanto peso pesado sobre el verde no fue el esperado. Acusó en los primeros compases el Mancha Real el frío de la noche en Sierra Mágina y las primeras ocasiones fueron para su adversario. Adri tuvo la primera, desde dentro del área, con un disparo cruzado que acabó deteniendo Barrio en dos tiempos.

Jaume también lo intentó desde el mismo flanco pero también estuvo acertado el cancerbero de los mancharrealeños. No le gustó al técnico albaceteño lo que estaba viendo e instauró un cambio táctico que puso al equipo en 4-4-2 y mejor plantado en un encuentro que comenzó a coger un peligroso tono blanquinegro. Más aun cuando Jaume, en un balón que vino raso desde la banda, hizo el primer tanto del choque.

Hubo que esperar hasta pasado el minuto veinte de juego para que Airam probase por primera al portero Nico. Las fuerzas se fueron igualando con el transcurrir de los minutos pero lo cierto es que los extremeños les fue mucho más fácil crear peligro en el primer tramo del encuentro. Josema pudo haber hecho el empate en una jugada a balón parado pero el balón acabó impactándole en la parte posterior de la cabeza.

Hubo una sucesión de tanganas y el juego se enfangó, aunque esta circunstancia sirvió a los mancharrealeños para al menos mitigar la hemorragia. León, que se encontró con minutos para demostrar que Arsenal de devolverle esa confianza que le ha arrebatado Drommel, pero lo cierto es que puso más ganas que coherencia en su actuación de la primera mitad.

Cambios

Ya entre tiempos pudo verse a Manolillo y Peces haciendo ejercicios de calentamiento como síntoma de que la segunda parte era merecedora de cambios por parte de los verdes. El primero de los jugadores que se ejercitaron en el receso ecuatorial entró en sustitución de Pedrito antes incluso de que sonase el pitido que dio comienzo al segundo acto. Y el efecto de la sustitución se notó en breve.

La primera jugada de la que dispusieron los verdes en la segunda mitad tuvo como protagonistas a Manolillo y a Elady. El primero asistió al segundo y este envió el balón por encima del larguero cuando un resbalón del defensor lo había dejado solo. Se encontraron más a gusto los locales aunque la posesión que ahora sí tenían no se tradujo en peligro suficiente como para igualar la contienda.

Elady malgastó una bala importante transcurridos diez minutos del segundo acto cuando disparó desde la media distancia un balón que podría haber asistido a banda para cuajar una jugada más elaborada. Y mientras tanto el Badajoz se empleó a fondo en ese fútbol que tanto resultado le estaba dando. Duelos físicos, entradas sin miramientos y velocidad para encontrar un tanto que terminase por decantar la eliminatoria.

De menos a más

No le resultó tan efectivo este juego a los extremeños en una segunda mitad en la que el Mancha Real fue de menos a más. La poca emoción que aporta la Copa Federación quedó suplida por los piques individuales entre unos futbolistas que cuando ven el balón rodando no entienden de partidos menos importantes.

Se rondaba el empate pero los blanquinegros aprovecharon la primera que tuvieron para hacer el segundo. Fue de nuevo Jaume quien convirtió en excelente un balón que ya hizo bueno el compañero que se lo sirvió desde la banda. Cervera trató de remediarlo justo después con un disparo fortísimo en el rechace de un córner, pero Nico se mostró muy seguro al despejar el cuero.

Las propuestas de ambos conjuntos estaban claras y, aunque a priori la de los manchegos pudiera parecer más atractiva, lo cierto es que la extremeña fue la que acabó siendo efectiva. El poco premio que los verdes iban encontrando en sus acciones hizo que poco a poco estos cayesen en la frustración y que sus jugadas fuesen cada vez más precipitadas. Más aun cuando Manolillo vio la roja por las protestas a un colegiado al que un partido tan pequeño le vino más que grande.

Con uno menos el equipo local, al Badajoz le faltaron fuerzas y ganas para buscar una sentencia y a los verdes no se les aparecieron esas ideas de las que carecieron durante todo el encuentro. Solo Elady fue capaz de romper la monotonía final del partido.

Elady

Lo hizo primero con una jugada de esas que tiene como especialidad de la casa. Arrancó por la izquierda y tiró de caño para meterse en el área y desde allí disparar fuera por poco. Justo en la siguiente acción volvió a encadenar un recorte tras otros hasta que sucedió lo que él buscaba desde el principio de la acción: Pozo lo cazó por detrás y el colegiado se dirigió al punto de penalti. Desde allí hizo Elady el gol que deja con vida la eliminatoria pero que no enmascara un mal partido de los suyos que tendrán que remontar en el Nuevo Vivero.