Ideal

MANCHA REAL

Sin novedad en el Juventud, señor

Los verdes cerraron la tercera victoria consecutiva con una nueva grandísima actuación de los hombres clave del equipo.
Los verdes cerraron la tercera victoria consecutiva con una nueva grandísima actuación de los hombres clave del equipo. / MATÍAS COBO
  • Los verdes se impusieron a El Ejido 2012 en un partido en el que Airam volvió a anotar un doblete

Así habría titulado su obra Erich María Remarque si hubiese hecho una película sobre el partido de ayer del Atlético Mancha Real. El sonido de las campanas del pueblo, que coincidió con el pitido inicial, podría haber hecho pensar que se avecinaban problemas para los verdes en una mañana que salió algo fría y nublada, pero nada más lejos de la realidad.

La pasada semana los aficionados mancharrealeños se dejaron a su equipo ene estado de gracia y el parte de guerra tras el encuentro de ayer ante el Ejido 2012 indica que así siguen. Desde primera hora los de Arsenal cogieron el pulso al encuentro y lo dominaron en todos sus registros. Los cambios tácticos fueron constantes en los verdes hasta que el técnico albaceteño dio con la tecla correcta.

Lo que sí dejó claro Arsenal es que su equipo sabe también ser efectivo, algo que hace mucho mejor cuando juega con un pivote por delante de la defensa, que en el primer tiempo fue Linares y en el segundo Jonathan Rivera. El plan de los ejidenses pasaba por balones a los extremos y búsqueda de velocidad por detrás de la defensa local, pero la zaga mancharrealeña estuvo a la altura de las circunstancias y las ocasiones de claro peligro fueron meramente anecdóticas.

Es cierto que la primera de las oportunidades de gol fue para los de Alberto González. La protagonizó el capitán Javilillo, quien dispuso de un mano a mano escorado ante Emilio. Se hizo grande el cancerbero de los manchegos y la acción quedó en susto. También corre de lo lindo cuando se lo propone el cuadro de Sierra Mágina y lo demostró ya cercano el minuto 20, en el primer gol del partido.

Pedro actuaba por entonces como enganche, por detrás de Corral, demostrando un nivel que confirma que lo visto ante el Murcia no fue casualidad. En prácticamente la primera triangulación limpia que hicieron los pupilos de Arsenal en la línea de tres cuarto, Pedrito asistió a Manolillo y este fue derribado por el portero dentro del área. Típica jugada que hace un año habría supuesto penalti y expulsión del arquero pero que con la nueva reglamentación se queda en pena máxima y amarilla. Bendita modificación que impidió que tan buen espectáculo se viese mermado pro una diferencia numérica en los efectivos.

Ya antes había anulado el linier un tanto a Airam por fuera de juego pero nadie podría evitar que Elady firmase el primero desde los once metros. Derrochó calidad el serrano en la ejecución del penalti con una carrera larga, de pasos cortos, de esas en las que el portero acaba en el suelo y el delantero aun no ha disparado. Cuando lo hizo el diez de los verdes, García ya tenía más que asumida su derrota.

Con el uno a cero en el luminoso el partido se estabilizó en tierra de nadie y las acciones belicosas se quedaron en meras escaramuzas sin daños importantes. Apareció en esos momentos Pedro Corral para imponerse a los puntos (ninguno de los dos destacaron) a su hermano Samu, al que tuvo enfrente pues milita en las filas del Ejido. Ambos jugaron con el número nueve a la espalda para terminar de fomentar la indecisión de unos padres que asistieron al duelo fraternal desde la grada.

Empate almeriense

La primera mitad expiraba entre el control de los manchegos y la impotencia de los almerienses cuando Alfonso sacó la moto para hacer el empate. De un saque de banda a favor de los manchegos resultó una serie de rebotes en la que se hizo fuerte el once de los celestes. Increíble la potencia y la velocidad de las que hizo gala el visitante para recorrer más de cuarenta metros sin adversario capaz de alcanzarle. Tampoco estuvo mal en la definición, aunque Emilio tocó el balón y por poco no deja en nulo el resultado de tamaño eslalon. El empate subió al marcador y con él se llegó al descanso.

Calentaron de nuevo a la vuelta del mismo los pupilos de Alberto González, pero apenas un minuto tardó el Atlético Mancha Real en volver a enfriarles los ánimos. Para enmarcar la jugada que cuajaron en el minuto 46 los verdes. Pedro Corral aguantó el balón en la banda izquierda, a la altura de la medular.

Tres adversarios lo asediaban cuando tiró de tacón para asistir a Elady, que pasó por detrás como un tren de mercancías llevándose el balón decidido. El capitán de los verdes progresó sin oposición hasta el extremo izquierdo del campo y desde allí asistió a la frontal donde apareció el mago canario para poner el único broche que podía terminar semejante jugada: el gol. Controló orientado hacia su izquierda Airam para justo después con la zurda enviar a la cepa del poste derecho el esférico. Increíble el momento de forma que vive el centrocampista que aun tendría un nuevo momento de gloria en el partido. Antes de que este llegase, hubo tiempo para ver unos apuros del equipo ejidense que el propio Alberto González reconoció en sala de prensa después del choque.

Fran Oller fue la luz en la oscuridad de los suyos destacando por su capacidad para jugar entre línea y también por su llegada. Tuvo dos prácticamente consecutivas del diez de los almerienses: la primera con una buena jugada individual que culminó con un tiro desde la frontal que atajó Emilio sin excesivo problemas y la segunda con un remate con la testa que se marchó desviado por poco. Por menos aun se le escapó el gola a Borja en una volea con la que empaló el balón en el rechace de un saque de banda. El «¡uy!» fue unánime en la grada.

Elady alternó el ataque con Pedro Corral y, aunque no tuvo mucha presencia ofensiva más allá del penalti, si que mostró su lado más solidario y trabajador con varias recuperaciones que merecieron la ovación del respetable. Jonathan Rivera fue otro de los que se ganó el aplauso del público mancharrealeño con su actuación.

Llevaba más de un mes alejado de los terrenos de juego el centrocampista y, aunque se le notó algo falto de ritmo, dejó a las claras lo fundamental que es su papel en el equipo verde. No solo lo es por la importante labor de contención que se echa a las espaldas y que da una mayor libertad a hombres como Airam y Pedrito, sino por la calidad en el pase de primeras que atesora.

Se igualaron algo las fuerzas pero el Atlético Mancha Real no tenía dificultad para encontrar espacios y, con ellos, el cuadro de Arsenal es mortal de necesidad. Lo demostró Elady (tras corte y pase de Jonathan) con una jugada por la derecha que tuvo que despejar García con los pies, pero la sentencia llegó de las botas del hombre con mejor estado de forma de los manchegos.

Pichichi Airam

El canario está demostrando una capacidad goleadora difícil de imaginar a principios de temporada: diez tantos lleva anotados desde la posición de centrocampista. Por el último de ellos bien le puede deber una cena a Manolillo porque este arrancó como un obús por la derecha para desde casi la línea de fondo ponerla al corazón de un área que vive últimamente enamorada de Airam. Este correspondió al envió y mandó el cuero al fondo de la red. Parecía el gol de la tranquilidad pero el esfuerzo de Fran Oller acabó teniendo recompensa en forma de tanto. Parecido al último de los verdes fue el segundo de los celeste. Balón desde la derecha a la zona por delante de Emilio y allí que apareció Oller para rematar a bocajarro y hacer su gol.