Ideal

FÚTBOL SALA

La maldición de Tudela

Rubí fue uno de los hombres más peligrosos de un Aspil Vidal que tiró de efectividad para acabar llevándose el encuentro.
Rubí fue uno de los hombres más peligrosos de un Aspil Vidal que tiró de efectividad para acabar llevándose el encuentro. / JAÉN FS
  • El Jaén Paraíso Interior FS cayó ante el Aspil Vidal Ribera Navarra en una pista en la que todavía no ha conseguido vencer en la élite

Si de dominio entendiese el fútbol sala, el Jaén Paraíso Interior FS habría ganado su partido de ayer ante el Aspil Vidal Ribera Navarra, pero como lo que vale al final de los 40 minutos son los goles, y no cómo estos han llegado, fueron los navarros los que se apropiaron de los tres puntos. Lo hicieron a base de efectividad y aprovechar las ocasiones que tuvieron en el único descanso (fatal para ellos) que dieron los amarillos en cuanto a intensidad y control del juego.

El inicio del choque estuvo marcado por la altitud de las presiones a las que ambas escuadras sometieron a su oponente. Las imprecisiones fueron la tónica seguida en las primeras posesiones de un partido que no tardó en coger un tono amarillento cada vez más claro. Los de Dani Rodríguez empezaron a encontrar continuidad y a ganar profundidad, aunque no les hizo falta de mucha para adelantarse en el marcador. Ya lo había intentado con anterioridad el cuadro jienense pero tuvieron que llegar Mauricinho y la fortuna para que acabase llegando el primer tanto del encuentro.

El pivot brasileño del Jaén Paraíso Interior FS se hizo con el balón y encontró un hueco en el centro a través del cual disparar. Lo hizo con potencial y el esférico acabó entrando en la portería, previo toque en un futbolista navarro que cambió la trayectoria del mismo haciendo que la intervención de Molina fuese inviable.

El tanto pareció ser el preludio de un aluvión jienense definitivo y de hecho los olivareros siguieron perseverando con una serie de disparos desde la media distancia que el cancerbero local logró alejas de sus dominios.

Fue clemente el cuadro jienense y la clemencia no es un valor positivo cuando se trata de la mejor liga de fútbol sala del mundo. Dídac tuvo que aparecer con una doble parada estelar para evitar que llegase el empate. Tremenda fue la segunda de ellas estirándose al suelo cuando ya el gol parecía poco menos que cosa hecha.

Fueron pasando los minutos y Jaén no era capaz de transformar en tantos tan palpable dominio en el tempo del juego. No pudieron evitar los de Dani Rodríguez que, aunque a luces de toda España (el partido se retransmitió en Teledeporte) el marcador fuese escaso, este se quedase con la mínima ventaja cuando el encuentro llegó a su ecuador.

No sentó bien el paso por vestuarios a los muchachos de Jaén que vivieron una crisis al comienzo de la segunda mitad que les acabó costando muy cara. Campoy pudo evitarla con una mano a mano que habría variado mucho lo que estaría por venir, pero el balón acabó en el pecho de Molina y el destino que estaba previsto no sufrió modificación alguna. Ocho minutos estuvo ausente el Jaén Paraíso Interior FS del partido pero uno de ellos bastó para que Aspil diese la vuelta al marcador.

Rápido doblete

Luisma fue el protagonista de la hecatombe jienense con dos goles en apenas 60 segundos que hicieron que el encuentro diese un giro de 180 grados. El primero de ellos vino fruto de una pérdida imperdonable de Chino. Ya había cometido una igual en la primera parte el albaceteño y, aunque en la primera de ellas sus compañeros solventaron la papeleta, en esta ocasión el balón acabó llegando a Luisma quien batió a Dídac con un tiro raso.

También por bajo acabó entrando el balón en el tanto que culminó la remontada, pero esta vez la jugada estuvo marcada por la fortuna que hizo que un rechace del portero catalán, a un tiro que llegó desde la izquierda, acabase llevando el cuero a las botas del que ya entonces se había convertido en el ídolo de un pabellón entregado. El público, que estuvo en todo momento metido en el choque, presionando a los colegiados y animando a los suyos, terminó por explotar con este segundo gol. Pudo llegar el tercero, pero el arquero de Jaén sacó una mano providencial que dejó con vida a su equipo.

Reaccionó al fin, en el ecuador de la segunda mitad, el cuadro amarillo. Con tiempo por delante y con un Felipinho más activo y participativo de lo habitual, pareció que no tardaría en llegar el empate, pero al Jaén Paraíso Interior FS le faltó lo que le sobró al Aspil Vidal: efectividad.

Felipinho y Dani Martín fabricaron una jugada que bien podría haber supuesto el empate si el primero de ellos hubiese definido en vez de asistir, y encima mal, al salmantino. También Boyis tuvo la suya en un balón rechazado a la frontal del área desde donde, con la zurda, la envió muy por encima del larguero de la portería defendida por Molina.

Comenzaron a entrar las prisas sin que el Jaén Paraíso Interior FS fuese capaz de encontrar la claridad necesaria para generar un verdadero peligro sobre la portería navarra. Lo intentaron entonces utilizando al pivot, ya fuese Solano y Mauricinho. La fórmula comenzó a funcionar de lo lindo y el peligro comenzó a ir asociado a las acciones amarillas, aunque no lo hizo con el énfasis necesario para que la puntería lograse aparecer.

Se fueron esfumando uno tras otro los minutos en el electróni mientras que los jaeneros tiraban de casta y pundonor para tratar de conseguir un gol que al menos los llevase a volver tierras jienenses con un punto, pero no era su día. No lo fue de Chino que estuvo más espeso y menos acertado de lo que acostumbra a enseñar.

Solano tampoco recordará el choque de ayer como uno de los mejores de su carrera y es que no estuvo acertado en el desborde y tampoco en el disparo. Sí que consiguió forzar una falta clarísimas al mismo borde del área cuando ya quedaban pocos minutos de juego, pero no acertó posteriomente con el disparo ni tampoco lo hizo Mauricio al rematar el rechace del mismo.

Casi cuatro minutos puso sobre la pista Dani Rodríguez el portero-jugador. Ya dio muestras de los trabajada que tiene dicha estrategia en el partido de Copa contra el Jumilla, en el que los suyos fueron capaces de generar ocasiones sin propiciar disparos a portería desguarnecida de su rival.

Lo consiguieron también en Tudela aunque el resultado fue bien distinto. La circulación de balón fue tan rápida como a buen seguro pretendían los jienenses pero, aun así llegaron las ocasiones. Silbaba a más no poder el pabellón navarro mientras que Chino reventó un balón que se habría colado acariciando el poste de no ser porque David interpuso su cuerpo en la trayectoria.

El propio jugador albaceteño del Jaén Paraíso Interior FS tuvo que correr campo atrás unos minutos después para salvar sobre la línea la que habría sido la sentencia pero volvieron a la carga los amarillos.

Lo hicieron por mediación de balones que acabaron hasta en dos ocasiones en la esquina derecha de su ataque. Primera fue Campoy el que no consiguió impactar con precisión en el balón y posteriormente fue Solano el que mandó el balón arriba y con él una de las últimas esperanzas que el empate acabase por llegar.

Estas terminaron por disiparse cuando, a falta de menos de diez segundos para el final, llegó la sexta falta en contra de los jienenses. Javier Mínguez, que había sido uno de los hombres más destacados de los naranjas durante todo el encuentro, fue el que se encaminó a los diez metros y desde allí terminó por cerrar un encuentro que frena una buena dinámica del Jaén Paraíso Interior FS.

Tras la derrota, el cuadro jienenses puede ver como parte positiva que todavía sigue copando una de las ocho posiciones que dan derecho a estar en la próxima edición de la Copa de España. Con sus catorce puntos, los de Dani Rodríguez cabalgan sexto en la tabla a tan solo cuatro del segundo clasificado que el Movistar Inter.

El hecho de no haber ganado ayer provoca que los jaeneros tengan en el próximo duelo ante el Zaragoza, en La Salobreja, un encuentro de vital importancia ya que justo después se les vendrá encima a los amarillos un auténtico Tourmlet. Lo comenzará en la pista de ElPozo Murcia para después recibir al Levante en casa. Tres días después volverán a medirse a los granotas en una auténtica final por pasar a las semifinales de la Copa del Rey.

Y todo esto apenas dos días antes de viajar a Palma de Mallorca para enfrentarse al flamante líder de la Primera División y para posteriomente recibir al Movistar Inter de Ricardinho. Como ven, a los aficionados jienenses al fútbol sala les esperan unos meses de verdaderas curvas deportivas.