Ideal

Airam Benito es en estos momentos el hombre más en forma de los verdes y lo demostró con su sensacional actuación de ayer.
Airam Benito es en estos momentos el hombre más en forma de los verdes y lo demostró con su sensacional actuación de ayer.

ATLÉTICO MANCHA REAL

Airam ejerce de rey ante el Murcia

  • Dos goles del canario, el último de ellos de más que bella factura, sirvieron para que los tres puntos se quedasen en tierras manchegas esta jornada. El centrocampista del Atlético Mancha Real lideró a los suyos hacia una victoria importantísima

Es digno de admirar lo que ha conseguido del Atlético Mancha Real en las dos últimas jornadas. Ayer contra el Real Murcia los verdes volvieron a dar una lección de pundonor y entrega al vencer al histórico conjunto murciano con tan sólo doce jugadores de la primera plantilla, aunque claro, todo es más fácil si uno de ellos se echa el carro a la espalda y lo lleva en volandas.

Eso fue exactamente lo que hizo ayer (ya lo ha hecho en alguna jornada más esta temporada) Airam Benito con el cuadro verde. Tremenda la exhibición de fútbol que dio ayer el canario y no ya por los dos goles que anotó sino por ser ese jugador 'box to box' que impide que el equipo se rompa y le da sentido a cada balón que pasa por sus botas. Pero no adelantemos acontecimientos.

Se dio la bienvenida a los aficionados murcianos que se desplazaron hasta Mancha Real por la megafonía y estos contestaron con una sonora ovación antes de que comenzase a rodar el balón y el partido. Cuando este lo hizo pudo verse un juego repleto de imprecisiones, con un centro del campo sobrepoblado y con dos propuestas claras y totalmente encontrada sobre el césped.

No resulta ya raro a los aficionados manchegos que los equipos que visiten el Juventud lo hagan con un plan de juego directo y balones en largo, a la espalda de la defensa. Saben los conjuntos rivales que a los verdes lo que les gusta es jugar en corto y que el equipo de Sierra Mágina no está hecho para ir a las batallas que hay en cada segunda jugada ni tampoco para imponerse en el juego aéreo. Por eso ayer el Real Murcia se plantó en Mancha Real con aires de grandeza pero con un fútbol más práctico que vistoso.

Pero no es el de Arsenal un equipo habituado a amilanarse y los pupilos del técnico albaceteño supieron enfundarse el mono de trabajo y luchar en lo físico por cada balón en disputa. De hecho, conforme fueron pasando los minutos el dominio de los verdes se hizo evidente, aunque este presentó una carestía de profundidad y peligro que también acusó el cuadro murciano.

Fue espeso el primer tramo del encuentro con las defensas imponiéndose claramente a los ataques. Elady estuvo menso participativo de lo habitual por el bando local mientras que en el visitante Isi dejó varios gestos técnicos de una calidad que se ganó el reconocimiento de la grada.

El estilo de juego del Atlético Mancha Real es innegociable y en él persisten sus futbolistas una y otra vez. No habían logrado hilvanar una jugada en condiciones los manchegos hasta el minuto 18 pero una vez lo hicieron el premio fue el mejor posible. Pedrito y Elady tiraron de paredes al borde del área para que este último acabase mandando un pase de la muerte hacia atrás. Con la zurda la pegó abajo Airam para hacer el primero de la soleada mañana que acompañó al partido.

Fue sobresaliente la actuación que cuajó Airam frente al Real Murcia pero cabe destacar que en ella encontró como mejor aliado a un Pedrito que rindió ayer a un nivel que todavía no se le había visto hasta el momento este curso.

Cañonazo para el empate

El tanto del canario dejó sin plan a unos murcianos que solo encontraron en los disparos lejanos algo de solución a su problema en presencia ofensiva. La suerte que tuvieron (y el acierto del ejecutor) fue que en una de esas jugadas en tres cuartos, que la zaga verde no acertó a despejar con contundencia, el balón acabó cayendo a la frontal, botando, y Armando consiguió empalarla con una virulencia espectacular para acabar batiendo a Emilio.

Podría haber sentado como un jarro de agua fría el tanto de la igualada en la plantilla local, pero lo cierto es que no lo acusó moralmente la escuadra verde, que siguió aferrándose a una idea de juego que hace disfrutar de lo lindo a una afición que está entregada a su equipo. Pudo festejar dicha hinchada un nuevo gol antes del descanso pero Borja no acertó con el remate, en una acción a balón parado, cuando ya lo tenía todo a su favor para empujarla en el segundo palo.

Una contra de Wilson Cuero (falló en la definición) cerró un primer acto que fue bonito para el aficionado, a pesar de las pocas ocasiones de gol, pero que no le llegó ni a la altura del betún a la segunda mitad.

Nada más comenzar esta, Arsenal quemó la última bala que le quedaba en el banquillo. Metió al único jugador de la primera plantilla que le quedaba de refresco, Linares, y lo puso como pivote defensivo para fortalecer el centro del campo. Esto liberó a Airam y Pedrito que entonces si encontraron posesión y presencia y surtieron de balones a un ataque que empezó a fructificar.

Control del juego

Pese al que el control del juego fue totalmente local durante el segundo tiempo, la calidad que atesora una plantilla como es la del Real Murcia, uno de los llamados a ser peso pesado en la categoría, hizo que los este dispusiera de varias ocasiones de haberse llevado el gato al agua. Titi, por ejemplo, tuvo una clarísima en el segundo palo pero acabó imprimiéndole más fuerza que colocación al cuero y falló en el disparo.

Esa jugada de los rojillos abrió un toma y daca espaciado en el tiempo que hizo las delicias de los espectadores neutros. Elady y Pedrito volvieron a asociarse con cordura y rapidez para que el extremo acabase quedándose solo frente a Diego Rivas. Consiguió detener el balón el arquero visitante pero fue más demérito de Elady que acierto suyo, ya que si el serrano hubiese pasado el balón hacia su derecha, allí lo habría recibido Pedrito completamente solo de cara a gol.

Donde sí estuvo espectacular el cancerbero de los granas (que ayer vistieron de blanco y azul) fue en el lanzamiento de una falta que ejecutó Manolillo desde el borde del área. La pegó fortísima a la escuadra del palo del portero, pero este voló con seguridad para desviarla a córner. Y de portero a portero porque, en la siguiente acción, se quedó huérfano un balón dentro del área del Atlético Mancha Real en una jugada a balón parado. Iba el esférico en dirección a la línea de fondo cuando la tocó Wilson cambiado su rumbo drásticamente hacia la portería. Menos mal que Emilio también estuvo en plan estelar y consiguió hacer de 'Mazinger Z' para echar el cuero por encima del larguero.

Esta acción del delantero visitante coincidió con los mejores minutos de los hombres de Paco García y ya por entonces pudo constatarse que si se rompía el empate sería en un detalle individual que rompiese la equilibrada balanza. Una balanza que hizo saltar por los aires Airam Benito.

Gol digno de galería

La grada entera se echó las manos a la cabeza cuando, a falta de ocho minutos para el final, el canario anotó uno de los goles de la jornada en Segunda B. Le metieron un balón al espacio, botando, a unos 20 metros de la portería de Diego Rivas. Antes de impactar con el balón, el centrocampista miró al cancerbero y lo vio ligeramente adelantado, y con una precisión y clase digna de otra división, lanzó una volea que hizo explotar de júbilo al Juventud. Terminó por determinar ese tanto que Airam sea ya el máximo goleador entre los suyos y también que su momento de forma es extraordinario y, por si los tres puntos podían peligrar, Elady se encargó de que el partido quedase totalmente cerrado.

Había saltado al césped el canterano Paredes y fue él quien, desde el suelo y después de haber aguantado bien el esférico ante uno de los centrales murcianos, acabó asistiendo al diez de los verdes que avanzó como un tren hacia la meta murciana para acabar perforándola con una definición por bajo y a su izquierda.