Ideal

Atlético mancha real

El Arcángel resucitó a los verdes

fotogalería

/ Agencia LOF

  • El Atlético Mancha Real ganó después de cinco jornadas consecutivas sin conseguir puntuar y sale del descenso

El Atlético Mancha Real dejó en Córdoba su mala racha de resultados en un encuentro en el que al fin el resultado acompañó a la propuesta de Arsenal. No sólo no se notaron la numerosas bajas de los verdes sino que estos disfrutaron de lo lindo de un campo (el del Arcángel) que les vino de perlas, por su amplitud, para el juego de toque y vertiginoso que esta vez si consiguieron emplear.

El cuadro mancharrealeño empezó el partido muy bien plantado sobre el amplio terreno de juego de El Arcángel, maniatando a la perfección a un filial que prácticamente sólo llegó en el primer cuarto de hora en una acción de Quiles desde la frontal que se marchó arriba. El onubense se hizo hueco para disparar, pero su intencionado tiro no encontró la portería.

La primera llegada de los jienenses fue en cambio más efectiva, perfecta para sus intereses. Manolillo hizo buena una pérdida en el centro del campo de Jordi Ortega y encontró a la perfección con su pase a Airam Benito, que de zurda tocó lo suficiente para batir a Marc Vito. Qué importante está resultando el canario en los partidos que más lo necesita, tanto que lleva dos jornadas consecutivas anotando y es ya el mejor goleador del equipo junto a Elady Zorrilla.

El tanto dejó aún más frío de lo que estaba al filial cordobesista, al que le costó prácticamente diez minutos volver a generar peligro sobre la meta de Emilio. Fue en un remate de José Antonio González que se marchó por poco, tras un testarazo algo forzado. Luego el que pudo empatar fue Soler, pero no alcanzó un envío de falta lateral al segundo palo. A los verdes les tocaría trabajar también atrás y, al contrario que semanas anteriores, esta vez mostró una imagen sólida en defensa.

El Mancha Real intentó estirarse y probó de nuevo a Marc Vito en un tiro desde la frontal obra de Pedro Corral, aunque lo cierto es que en el último tramo de la primera mitad tuvo que centrarse en defender y sufrió para sujetar a un filial al que le faltó precisión en sus envíos laterales. Pero el cuadro cordobesista pudo empatar en una jugada que ganó Moha Traoré por alto dentro del área y que Quiles no pudo enganchar adecuadamente.

Se perdonó la sentencia

En la segunda parte, en la que Carrión, entrenador del B, buscó más llegada por la banda derecha con Leto, el cuadro verde (aunque ayer vistió por completo de negro) mostró una imagen mucho más sólida, hasta el punto de perdonar poco menos que una goleada. Empezó por una buena ocasión del autor del gol, Airam Benito, que probó a Marc Vito. El meta local sacó una buena mano abajo para evitar el segundo.

A la contra el equipo de Juan Arsenal hizo mucho daño, aunque le faltó algo de tranquilidad para resolver mejor las jugadas. El ejemplo lo puso Manolillo que, en una buena acción por la derecha, no precisó su envío para encontrar a Ángel en una acción mortal de necesidad. Quien sí lo hizo muy bien fue Elady que, minutos después, se marcó un eslalon con disparo final desde la banda izquierda que fue a estrellarse contra el palo. Se le resiste últimamente la diana al '10' de los mancharrealeños.

El entrenador del filial, Luis Carrión, hizo cambios ofensivos, retirando a dos de sus defensas para acumular jugadores de ataque como David Moreno o Vera, pero esto se tradujo en un apelotonamiento de hombres y no en ocasiones, más allá de algún centro al área bien resuelto por la zaga o remates forzados del propio Vera o de Quiles. Muy poco para hacerse acreedor a puntuar y menos ante un equipo con tanta necesidad y oficio como los que mostró el Atlético Mancha Real.

Mientras los blanquiverdes lo intentaban con más corazón que atino, el cuadro de Juan Arsenal siguió perdonando ocasiones, como una pelota que ganó Ángel, a la espalda de la defensa, que le permitió medirse cara a cara contra Marc Vito, que realizó una gran intervención con los pies. En la continuación de la jugada, Elady reclamó un empujón de Soler que le impidió aprovechar el rechace, aunque si algo no está acompañando a los verdes esta campaña es el estamento arbitral.

El filial intentó empatar a la heroica en los diez últimos minutos, pero el Mancha Real jugó bien con el cronómetro, sin renunciar a aprovechar los muchos espacios que dejaba su rival, y supo gestionar el tiempo que quedaba para hacerse con su tan ansiada victoria. Nuevamente Manolillo perdonó ya cerca del descuento en una jugada de dos contra uno contra Leto. En el añadido el Córdoba B tuvo una opción en un remate de Vera, pero que acabó de forma tan desafortunada como el resto de la mañana.

No habría sido tampoco de justicia que el Atlético Mancha Real se llevase un nuevo varapalo moral y menos en un partido en el que mostró una imagen muy superior a la del filial. Los tres no solo saben a gloria en el Juventud, sino que sacan al equipo del descenso.