Ideal

Dídac, el portero del Jaén Paraíso Interior, intenta parar uno de los goles locales
Dídac, el portero del Jaén Paraíso Interior, intenta parar uno de los goles locales / Gran canaria FS

El Jaén Paraíso Interior cae ante la efectividad canaria

  • El conjunto jienense siempre fue a remolque de los locales, en un choque que se volvió loco en su último minuto con goles y expulsados

No pudo llegar la cuarta victoria consecutiva del Jaén Paraíso Interior FS. Los pupiloso dirigidos por Dani Rodríguez cayeron derrotados en el feudo del Gran Canaria FS en un duelo en el que no lograron encontrar su juego y en el que en todo momento fueron a remolque. Los locales supieron sacar el máximo rédito de sus escasas llegadas para firmar casi un pleno de aciertos ofensivos y ponerse, de inicio, con una ventaja que los lagartos no lograron voltear pese a que disfrutaron de un enorme ramillete de ocasiones. Pero ahí se agigantó la figura del meta Gus, vital para que los tres puntos se quedaran en el casillero de los canarios.

Así, el Gran Canaria FS firmó su primera victoria de la temporada. El choque arrancó con un duelo de pizarras sobre la cancha. Pocas ocasiones de gol, con los dos conjuntos muy preocupados de cerrar todos los espacios y pendientes de no cometer errores.

La primera ocasión tardó dos minutos y llevó la firma de Pablo Salado, pero Dídac Plana desvió sin problemas. Respondió Mauricinho con un disparo que se topó con el meta Gus.

En estos tipos de partidos, en los que la rigidez táctica lleva la voz cantante, suele pasar que un error acaba por romper los esquemas. Y estuvo a punto de suceder en una acción en la que Gus golpea en su intento de poner la pelota en juego a Felipinho con la bola en el pecho y la defensa local salva el primero bajo palos. Un anticipo de que no sería la noche, en la faceta realizadora, de los lagartos.

El Jaén Paraíso Interior FS empezó poco a poco a desperezarse. Una contra iniciada por Murga, tras robar el esférico, se convirtió en un dos para uno en el que el gaditano no logró contactar con Solano. En la continuación de la acción, el pívot cordobés mandó el esférico alto. Y camino del ecuador del primer round, Gus salvó el cero a uno tras un disparo de Mauricio.

Pero fue el Gran Canaria el que golpeó primero. Tras un saque de banda y en una acción desafortunada de la defensa lagarta. Pichi anotó el uno a cero, que no hacía justicia a los méritos demostrados por ambos bloques.

Gus estaba dispuesto a amargar la noche a los jienenses. Y se interpuso en el intento de Solano de subir al marcador la igualada.

El Jaén FS se había hecho con el control del encuentro. Mandaba y, aunque le faltaba pegada para traducir en algo positivo su dominio, daba la sensación de que el gol no tardaría en llegar.

Pero el técnico local también se dio cuenta, pidió un tiempo muerto y obtuvo el premio del gol. Pablo Salado anotó el dos a cero, después de que un rebote lo dejara completamente solo ante Dídac y lo superara por bajo. La Diosa Fortuna se ponía también del lado de los de las Islas Afortunadas. Ahora era Dani Rodríguez el que detenía el partido a falta de cuatro minutos para enfilar el túnes de vestuarios.

En la mejor liga de fútbol sala del mundo los errores penalizan, y mucho. Así, tras varias equivocaciones jienenses, una contra local acaba con el tercero obra de Bingyoba, que remató en dos ocasiones hasta perforar la portería visitante.

Y cuando más complicadas estaban las cosas apareció Campoy, en estado de gracia, para asociarse con Mauricio y con un toque con mucha clase, con algo de rosca, definir con un bello efecto para acortar distnacias (3-1) a falta de un minuto para llegar al descanso. Tocaba seguir remando pero con algo más de esperanza.

El encuentro llegó a su ecuador con un eléctrico intercambio de golpes y cuando mejor estaban los jienenses.

Dani Rodríguez contaba para este encuentro con dos bajas importantes. Fabián no viajó a Gran Canaria. El veterano cierre madrileño sufre un esguince de rodilla. Así, entró por segunda semana consecutiva el capitán José López. El que tampoco estuvo junto a sus compañeros en este nuevo compromiso liguero fue Chino. El albaceteño será padre de forma inminente de su primer hijo y, con permiso del club, se quedó en la Península para no perderse tan especial momento. La lista de ausencias la completó Víctor Montes por decisión técnica, pese a los cuatro goles que anotó el jienense ante Jumilla.

Cambio de guión

El inicio del segundo periodo no tuvo nada que ver con su predecesor. Las ocasiones se sucedían, la mayoría en la portería local, pero Gus ofreció una clase magistral de reflejos y colocación para abortar las acometidas de los lagartos. Apareció en dos disparos de Mauricinho, muy activo ayer.

El Gran Canaria estaba muy atrás, renunciaba a la presión arriba con la que había intentado asfixiar al Jaén FS en la primera mitad. Su apuesta era esperar agazapado para asestar golpes mortales a la contra. Y el plan le acabaría por salir bien.

Los minutos pasaban y los jienenses no lograban su objetivo de reducir distancias en el marcador para poner nervioso a un Gran Canaria que se encontraba cómodo en su papel. Dídac evitaba el cuarto tras un contragolpe local.

El premio llegó a falta de doce para el final. Dídac sacó una mano providencial para salvar el cuarto y lanzó a Solano, en una contra en la que el pívot cordobés no perdonó. A un sólo paso de la igualada.

Javi Alonso asistió a Mauricinho, pero Gus volvió a ganar la mano. Y en la siguiente acción fue Javi Alonso el que se quedó a un paso de igualar el partido con una chilena que se hubiera colado entre los tantos de la jornada. No llegaba el tercero. Quedaban seis para el final y los de Rodríguez estaban perdonando en exceso.

Y lo pagaron. Cuando sólo quedaban cuatro minutos Rodríguez pidió un tiempo muerto para ordenar jugar a los suyos con portero-jugador. No lo gestionó bien el Jaén Paraíso Interior y fue el Gran Canaria el que anotó el cuarto, obra de Anás, a placer. La acción fue muy protestada por Mauricio y el banquillo jienense, al considerar que el jugador del Jaén FS había sufrido un agarrón en la acción.

Para colmo de males Solano vio su segunda cartulina amarilla y fue expulsado. El Jaén FS, obligado a jugar en inferioridad numérica el minuto y veinte segundos que quedaba o hasta que marcara un tanto el Gran Canaria. Y sucedió lo segundo. Juanillo aprovechó una pérdida de balón de Mauricio para anotar desde su campo el quinto.

El partido se volvió loco en su último minuto. Ahora era bloque local el que se quedaba en inferioridad numérica y Javi Alonso lo aprovechó para marcar el tercer tanto jienense. Pero en los últimos segundos el meta Gus sacó con la mano y Campoy, que ejerció de portero jugador, se lo introdujo en su propia portería al tocar el esférico con la mano.