Ideal

Fútbol sala

Fiesta de bienvenida para el debut en casa

Fiesta de bienvenida para el debut en casa
  • El Jaén Paraíso Interior FS sufrió para firmar su primera victoria de la temporada ante el Peñíscola

La fiebre 'amarilla' del sábado noche vivió una jornada festiva en el pabellón de La Salobreja. El Jaén Paraíso Interior firmó, sudando más que a media tarde en La Vestida, su primera victoria de la temporada en el debut liguero en casa. Y lo hizo ante un Peñíscola que tuvo opciones hasta el pitido final. La LNFS, por lo visto ayer, y por los resultados que se están cosechando se presenta tan apasionante como igualada. Si aún no se han abonado, no lo duden.

El primero en golpear fue el conjunto dirigido por Albert Canillas. Juan Emilio firmó el cero a uno en una eléctrica acción del jienense Míchel que cedió a Juan Emilio para que superara a Dídac. Pero muy poco tardó en responder el Jaén FS. Campoy, que se está destapando como un artillero certero desde posiciones alejadas, limpió de telarañas la escuadra de la portería visitante.

El encuentro estaba para aquellos jugadores a los que les encanta gustarse. Fabián lo intentó desde su propio campo y obligó a Iker, muy adelantado, a despejar con la testa. El intercambio de golpes era una constante. El siguiente en probar fortuna fue el brasileño Mauricinho. Su disparo no encontró portería por muy poco.

Camino del ecuador del primer round, Iker sacó una mano salvadora para desviar un lanzamiento con mucha intención de Boyis.

El duelo estaba muy igualado, había perdido vistosidad, pero seguía manteniendo un marchamo de intensidad y emoción.

En el minuto 13 la tragedia se vistió de amarillo. El saque de Yeray lo desvió Dani Martín despistando al meta del Jaén FS. 1-2, tocaba volver a remar con el marcador en contra.

Dídac Plana mostró sus reflejos felinos al desviar con el pie un disparo de Yeray. Y Dani Martín, a pase de Javi Alonso, tuvo la igualada, en una acción trenzada por todo el conjunto amarillo que no encontró su destino: la portería visitante.

Las ocasiones se seguían sucediendo en la meta defendida por Iker. Primero Javi Alonso y Dani Martín no aciertan a la hora de alojar el esférico en la red y, a renglón seguido, un disparo raso de Fabián acaba en el poste. Los minutos pasaban y el Jaén Paraíso Interior no encontraba el premio del gol.

Mauricio, a las nubes, y Felipinho, encontrando la oposición de Iker, tampoco tenían la puntería afinada. El Peñíscola estaba sufriendo para mantener a raya las embestidas de los lagartos.

A falta de un minuto para llegar al descanso el Jaén FS entró en el bonus fatídico de las cinco faltas. Tocaba extremar las precauciones en defensa.

En los últimos segundos el bloque dirigido por Dani Rodríguez logró meter a su rival también en las cinco faltas y se volcó sobre la portería contraria. Mauricio lo intentó con un disparo que rechazó el palo izquierdo de la portería del Peñíscola y cuando quedaban pocas milésimas, Campoy recogió el rechazo para darle a los locales el premio buscado y merecido. Doblete del catalán y partido nuevo.

Segundo tiempo

Nada más arrancar la segunda mitad, Boyis mete un balón en el área que pudo tocar un defensor visitante con la mano. Así al menos lo vieron buena parte de los seguidores locales, y un desesperado Dani Rodríguez que saltaba en la banda pleno de indignación.

El Jaén FS había salido muy serio y vertical. Dominando el escenario. Pero no había espacio para la confianza. Las embestidas amarillas encontraban eléctricas respuestas a la contra en el Peñíscola.

Dídac Plana es un cancerbero con una enorme capacidad y visión de juego con los pies, y también para lanzar los contragolpes con las manos. Así asistió a Chino, al que dejó completamente solo ante Iker para que los jienenses se pusieran, por vez primera, por delante en el encuentro, cuando restaban 13 para el pitido final.

Y un minuto más tarde el delirio. La Diosa Fortuna devolvió el favor que tenía pendiente. Tras un saque de esquina, Mauricinho, con la ayuda inestimable de un defensor, sorprende a Iker. Cuatro a dos y tiempo muerto de Albert Canillas para buscar soluciones.

Con el marcador a favor, el Jaén FS intensificó su presión sobre la salida de balón para abortar los intentos de reacción visitantes.

Y la alegría de San Lucas llegó a las gradas con el quinto, obra del brasileño Felipinho al culminar una bella pared. La samba brasileña no podía faltar en San Lucas. Pero en esta competición, la más exigente del mundo, no se pueden bajar los brazos y con la defensa un tanto pasiva, Míchel, en la siguiente acción, acortó distancias dando algo de aire a los suyos.

A falta de seis y medio el Peñíscola puso toda la carne en el asador: riesgo máximo con la opción del portero-jugador. Minutos de acoso y agobio para los jienenses. Yeray se topó con el travesaño. Dídac salvó un lanzamiento de Juanqui que buscaba la escuadra. Terry puso el partido en un suspiro en el último minuto. Pero no consiguió aguar la fiesta amarilla. San Lucas al final echó una mano.