Ideal

fútbol provincial

El de Mancha Real es más atlético

Manolillo disputa un balón en el partido contra el Atlético Sanluqueño.
Manolillo disputa un balón en el partido contra el Atlético Sanluqueño. / Diana Rubio
  • Los de Arsenal ganan con rotundidad el duelo ante su tocayo gaditano, que no fue un contendiente difícil

  • Los verdes se imponen en un encuentro que supieron dominar en todo momento para así sumar la segunda victoria en su etapa en Segunda B

No existe mejor manera de reencontrarse con la victoria que la que tuvo ayer el Atlético Mancha Real. Sonó la melodía de la Champions League y debió esta evocar antiguos sueños de infancia de los jugadores de Arsenal, ya que el nivel que estos exhibieron durante todo el encuentro fue excelente. No es que fuese un partido de grandes brillos personales ni tampoco será recordado como el encuentro en el que los verdes encontraron su mejor fútbol, pero sí que supieron manejar el tempo del choque y fueron efectivos en cada una de sus fases, empezando por la primera.

Elady comenzó muy activo y cuando esto pasa generalmente el Atlético Mancha Real funciona bien. Los primeros minutos fueron de un ritmo vertiginoso porque así lo quisieron los verdes y, gracias al buen hilvanar de estos, comenzaron a llegar las ocasiones. De hecho Manolillo dispuso de una buenísima, antes de llegar al minuto diez de encuentro, pero el tiro cruzado que envió el extremo fue despejado in extremis por un zaguero gaditano. Con el físico todavía intacto, la defensa visitante aguantó bien las primeras embestidas mancharrealeñas y, con el paso de los minutos, las imprecisiones hicieron que se oscureciese el fútbol. También ayudó a ello la diferencia de criterio arbitral. Salió tarjetero y dispar Martínez Montalbán y aunque muchos lo tacharon de imparcial (con abucheo incluido a ir al descanso) la sensación que dejó su actuación fue mala, a secas.

Pareció que quería el Sanluqueño pero cada vez que asomó la cabeza se encargó el Mancha Real de cortársela a base de contragolpes que bien podrían haber roto temprano el marcador. La mala gestión de los mismos en la línea de tres cuartos frustraron mas de una intentona, en las que siempre andaban involucrados Manolillo, Corral, Elady y Airam. Estos dos últimos dieron el aviso final a los de Juanito en una de esas contras que no acabó en gol de milagro. La empezó Corral aguantando el balón y asistiendo a Elady en banda. Se marchó el serrano con la velocidad que acostumbra y la puso al corazón del área. Al mismo al que se lanzó Airam en plancha para tocar el balón con la puntera y enviarlo al poste derecho de la portería visitante.

Palo y gol

Digo que este fue el aviso final porque los mancharrealeños ya no perdonaron ni una más. A la siguiente que tuvo Elady hizo una pared, se plantó en la frontal del área y lanzó un misil raso que volvió a saludar a la madera pero esta vez acabó entrando en la portería.

Si ya había sido escaso el ánimo de los gaditanos, tras el tanto se esfumó. El control pasó a ser completamente verde y, aunque intentaron los amarillos sorprender en juego directo y jugadas a balón parado, también salió a relucir la solidez de la defensa manchega.

El primer tiempo murió con más protagonismo para el árbitro del que este hubiese deseado, con un Jonathan Rivera omnipresente y con un Mancha Real que prometía más rock and roll en el segundo acto. Y no defraudó.

Ya en la primera acción tras la reanudación dispuso Elady de un mano a mano inmejorable en el que acabó estrellando el balón en el muñeco. Volvió a fallar poco después el extremo de los verdes en otra ocasión clarísima de gol, pero ya no habría error que empañase una actuación individual sobresaliente. La enésima.

Nadie lo esperaba pero apareció el Sanluqueño tras sacudirse de encima la presión de los de Arsenal después de receso ecuatorial. Podría haber cambiado el partido si Paolo hubiese anotado la clarísima ocasión de la que dispuso y que convirtió en un ensayo digno de un buen partido de rugby. También podría haber sido distinto el devenir del choque si Emilio no hubiese salvado un mano a mano que habría supuesto el empate, pero no se iba a quedar atrás con respecto a sus compañeros el cancerbero, que estuvo otra vez impecable, acallando así las críticas que recibió por su mediocre actuación en el derbi.

Vio el Mancha Real que las tornas del partido podían cambiar y le puso remedio rápido. Balón en largo que Elady se encargó de transformar en una buena jugada por banda derecha y un posterior pase que dejó solo a Corral. Este no perdonó y mandó el balón al fondo de la red haciendo que la media hora que restaba de encuentro se convirtiese en una auténtica fiesta de los verdes.

La afición, que respondió una vez más con una buena entrada y con un apoyo constante a los suyos, se lo pasó de lo lindo en un jolgorio regado con goles.

La sentencia

El tercero apareció en una jugada a balón parado. Airam la pegó como suelen querer los entrenadores de las categorías inferiores: fuerte y en dirección a portería, segundo palo preferiblemente. No la tocó nadie, pero el impulso que le dio el centrocampista al balón valió para que este acabase entrando en una meta con la que comenzaba a tener confianza. No participó en los tantos León, pero no por ello pasó desapercibida la exhibición de fútbol que dio. Destiló el lateral contundencia, anticipación y buen criterio para agrado de su entrenador y de un público que supo reconocer el esfuerzo por poco vistoso que este a veces resulte. También fue un buen día para Peces que volvió a jugar después de haber estado varias semanas apartado del grupo por dolencias físicas, al igual que Iker Zárate que se perdió el derbi ante el Real Jaén pero ya tuvo algunos minutos finales ayer.

El delantero vasco demostró el potencial que atesora en la primera jugada de la que dispuso sobre el césped. Recibió un balón en la derecha y la empaló exigiendo la mejor versión del guardameta gaditano. No fue suyo el tanto que puso punto y final al partido, y casi con total seguridad se puede decir que el autor del mismo tampoco habría querido serlo. El encuentro que hizo Jonathan Rivera fue de excepción y la guinda se la puso con un auténtico golazo de falta directa que habría sido perfecto de no ser porque con el golpeo las fibras musculares de su piernas acabaron diciendo basta.

Lesión

No hay aún prueba médica que lo confirme pero los futbolistas conocen mejor que nadie a la famosa pedrada y los gestos de rabia a Jonathan dejaron claro que el diagnóstico dejará poco lugar a las dudas. Seguro que Arsenal habría preferido ganar por tres a cero.

No pudo seguir sobre el tapete el centrocampista y los verdes acabaron con diez un partido que les sirve para volver a la senda de la victoria, para tomar confianza para seguir luchando en una temporada que será larga y para constatar que se encuentran en el camino correcto hacia la permanencia. De momento ya suman ocho puntos y presentan mimbres que hacen pensar que no será raro ver ganar al Atlético Mancha Real, y menos ante su público, en su primera temporada en Segunda B.