Ideal

FÚTBOL SALA

La pegada doblega al corazón

El jienense, Víctor Montes, se lleva el esférico ante la atenta mirada de Solano y todo el banquillo del Jaén Paraíso Interior FS.
El jienense, Víctor Montes, se lleva el esférico ante la atenta mirada de Solano y todo el banquillo del Jaén Paraíso Interior FS. / PEDRO JESÚS CHAVES
  • El Jaén Paraíso Interior FS cayó en el desempate ante un Xota mucho más contundente

  • Los jienenses lucharon hasta el final por conseguir un histórico pase a semifinales pero un efectivo Magna acabó llevándose la clasificación

El sueño llegó a su fin, para volver con más fuerza. Hay imágenes que sirven para ilustrar, mejor que cualquier sesuda crónica, los sentimientos que congrega un partido de este tipo: tres segundos para el final y la marea amarilla puesta en pie para aplaudir a sus héroes pese al marcador adverso. A Mauricinho llorando se lo tuvieron que llevar para recibir el reconocimiento de los aficionados de Olivo Mecánico y la Peña del 27. Los lagartos dieron la vuelta cual toreros con la afición de pie rendida por su entrega y esfuerzo.

El Xota demostró su capacidad competitiva hasta en los momentos más adversos. Y por eso se llevó en el desempate el boleto para semifinales, donde le aguarda el Movistar Inter.

El Magna Gurpea de Navarra se clasificó por quinta vez para las semifinales por el título de la Primera División de fútbol sala tras ganar este ayer por 3-5 al Jaén Paraíso Interior, en un choque igualado e intenso, que los pamploneses resolvieron en la recta final con goles de Araça y Roberto Martil. Para los jienenses era su segunda oportunidad de hacer historia y refrendar en el play off su reconocimiento, no oficial, de 'primero de los mortales'. Los de Dani Rodríguez saldrán fortalecidos de este varapalo, para seguir construyendo un proyecto sólido que se cimenta temporada tras temporada con buen trabajo.

Los navarros habían ganado en casa en el primer asalto de esta eliminatoria (3-2), aunque los jienenses igualaron la serie el pasado viernes al empatar 6-6 e imponerse en la tanda de penaltis, con lo que este tercer y último choque era decisivo. Se confiaba además en el fortín que representa el vetusto pabellón de La Salobreja. En competición liguera sólo El Pozo (1-2) y Movistar Inter (0-3) habían logrado imponerse. El resto, todo triunfos salvo el empate (1-1) ante Palma.

Ni un minuto tardaron los lagartos amarillos en sacar las garras. Mauricio, imperial, y Chino se asociaron para firmar la primera del duelo. Respondió el Magna con un centro chut de Araça al que no llegó por poco Rafa Usín bien colocado en el segundo palo.

El partido entró en un preciosista intercambio de golpes. Dídac salvó con el hombro el disparo de Martil, tras un fino y preciso recorte. Y otro pase al segundo palo de Roberto Martil, al que no llegó por milímetros Dani Saldise, volvía a poner en jaque a la defensa amarilla. Yoshikawa se topó también con Dídac en su búsqueda de abrir el marcador. En el otro lado, Asier sacaba un pie milagroso impidiendo que Mauricinho alojara el esférico en la red.

Magna Navarra subió su presión y en el Jaén FS se sucedieron los errores atrás. Rafa Usín se topó con el palo tras un saque de falta y en el minuto 8 Eseverri remachó en línea de gol tras un saque de esquina. Como sucedió el viernes, el Magna era el primero en golpear. El banquillo local, y la grada, reclamaron que el tanto se anulara al considerar que se había sobrepasado los cuatro segundos de saque.

El encuentro seguía el guión del segundo partido y Solano tardaba menos de un minuto en devolver la igualada al luminoso. Fue tras una falta directa en la que el cordobés encontró el hueco necesario.

En el ecuador del primer round el Magna entraba en el bonus fatídico de las cinco faltas. La Salobreja rugía y elevaba la temperatura de la eliminatoria.

Las mejores ocasiones eran ahora de los amarillos, pero Asier estuvo colosal. El de Doña Mencía no encontraba la portería por poco.

El Xota creaba muchos problemas en las acciones a balón parado y con su asfixiante presión. Pie abajo de Dídac para evitar el enésimo disparo de falta directa de Araça.

Tuvo el segundo el Jaén Paraíso Interior FS tras una contra que culminó Mauricio, pero el balón ser perdió rozando el palo izquierdo de la portería visitante. Quedaban dos minutos para el descanso.

Los locales no supieron forzar la sexta falta y para colmo de males se marcharon a vestuarios con un marcador adverso. Rafa Usín, libre de marca, puso en ventaja a los pamploneses a falta de 12 segundos para el final del primer tiempo. El pase medido fue del brasileño Araça.

En los últimos segundos el nivel de indignación con los encargados de repartir justicia alcanzó su umbral máximo. Asier derribó dentro del área a Dani Martín pero los colegiados se hicieron los suecos.

Una eliminatoria con el premio de un boleto para semifinales de la mejor liga de fútbol sala del mundo. Tres partidos y todos decididos por detalles. En esta ocasión el control del esférico de los locales no estaban logrando traducirlo en el marcador, ante un Magna Navarra mucho más certero a la hora de definir arriba.

Desenlace

Declaración de intenciones, nada más reanudarse el choque, con un disparo de Boyis al que respondió, muy atento, Asier.

La estrategia volvía a dar sus frutos al Magna Navarra. Tres precisos toques, tras el saque de una falta, y Eric Martel, casi sin ángulo, hacía el uno a tres. Tocaba remar con todo en contra.

Un minuto después Javi Alonso se alió con Chino, solo en el segundo palo, para acortar distancias. Y en el siguiente minuto, el robo fue de Chino, con asistencia de Mauricinho para que Javi Alonso, con mucho suspense por la intervención de Asier, diera paso a un partido nuevo. El duelo tenía aromas de 'deja vu' del disputado el viernes. 2-4 se llegó a poner el Xota entonces, pero en esta ocasión el Jaén FS no culminó la remontada.

Subía la intensidad en La Salobreja y a los árbitros les estaba costando mantener controlado el partido. Curioso arbitraje, sin entrar en juicios de valor, para una pareja que en la práctica totalidad de las acciones dudosas decantaron la balanza del lado verde. Estaría bien ese mismo rasero a la hora de repartir justicia para el Jaén FS cuando la próxima campaña le toque ejercer el rol de visitante.

A los últimos diez minutos de la eliminatoria se llegó con una igualdad máxima sobre la pista. Las ocasiones se sucedían en ambas porterías. Dídac, con su pie izquierdo, taponó una excepcional acción de Eric Martel. Marucinho, a puerta vacía, no acertó y la mandó a las nubes. Ahí pudo estar la clave de la eliminatoria. El duelo era de ida y vuelta, precioso y un deleite para el paladar de los aficionados. Asier salvó el cuarto tanto local ante el salmantino Dani Martín y en la siguiente acción un error de Solano dejó solo a Araça que no falló ante Dídac. Quedaban menos de seis para el desenlace final.

Dani Martín la mandó al palo. Mereció ser el empate. Y Mauricio, poco después, a las nubes.

Restaban tres minutos para el final y Mauricio salía como quinto hombre en lugar de Dídac. Todo o nada. Pero en el primer error en la circulación, Eric Martel, desde su propia área, la mandó con la precisión de un cirujano a la red. Sólo quedaba apelar a una épica que se desvaneció de forma lenta y angustiosa.

Al final, La mayor experiencia y acierto en los momentos puntuales del cuadro navarro fue clave para el éxito del conjunto entrenado por Imanol Arregui, que, de nuevo, fue siempre por delante en el marcador, una tónica en toda la eliminatoria.