Ideal

FÚTBOL SALA

Los 'lagartos' nunca se rinden

Partido muy disputado e igualado el que ayer se vio en el pabellón de La Salobreja.
Partido muy disputado e igualado el que ayer se vio en el pabellón de La Salobreja. / PEDRO J. CHAVES
  • El Jaén FS superó en los penaltis al Magna Navarra y se jugará el domingo el pase a semifinales

El Jaén Paraíso Interior forzó el tercer partido en el 'play off' de cuartos de final ante el Magna Navarra. Y lo hizo tirando de épica, en una noche apasionante, con todos los ingredientes que hacen grande a este bello deporte. Una gesta con una sobredosis de emociones en la que el duelo, y el pase a semifinales, lo tuvieron primero los navarros y lo remontaron los jienenses para dejarlo escapar a falta de cinco segundos. En los penaltis, un pie de Dídac desvió el lanzamiento de Araça y el internacional Solano mandaba a la red el último penalti, el que permite seguir soñando a los lagartos con el hito histórico de disputar por primera vez en su historia unas semifinales por la lucha del título liguero. Mañana domingo (12:30 horas) se decidirá la eliminatoria en una Salobreja ávida de fútbol sala.

En esto del fútbol sala la intención suele tener que ver más con el triunfo que con otras recetas. El Jaén FS quiso ser protagonista desde el saque inicial. Sin despreciar la tenencia de la pelota, provocar y no esperar el error del rival. Eran los ingredientes de Dani Rodríguez para un duelo condenado a decidirse por detalles.

'Esfuerzo, humildad, pasión... Jaén'. Rezaba en una pancarta que desplegaron las peñas del Jaén FS. Un ambiente de lujo. La Salobreja se volvió a quedar pequeña, el vetusto pabellón de la capital jienense estaba casi lleno más de media hora antes de la hora del choque. Esta afición se merece un Palacio.

En las filas locales causó baja Jordi Campoy por un esguince de tobillo. Por los verdes, Araça, que ya se perdió el primer partido acabó entrando en la lista.

Con todo, y para ser fiel a su historia en La Salobreja, los lagartos amarillos empezaron encajando el primer golpe. Roberto Martil rebañó un balón suelto en el área para abrir el marcador. Pero nada más sacar de centro devolvió el zarpazo el Jaén FS. Boyis conectó con Mauricinho, libre de marca en el segundo palo, para igualar la contienda.

El partido tenía un ritmo frenético, con posesiones cortas y transiciones endiabladas. El Magna apostó por intensificar su presión arriba y asfixió, por momentos, la creación de juego local.

En el minuto ocho Javi Alonso tocó el esférico dentro del área con la mano cuando estaba en el suelo y Eseverri transformó el penalti. Tocaba volver a remar en contra.

A este nivel los errores más que penalizar te condenan. Chino, siendo el último, perdió el esférico en la medular y Saldise batió por bajo a Dídac. Pero otra vez tardó pocos segundos Mauricinho en devolver el golpe. Un recorte y el balón alojado en la escuadra. Un tanto de muy bella factura. Había partido.

Dídac sacó una mano salvadora ante Yoshikawa. El partido se estaba convirtiendo en un apasionante intercambio de golpes. Víctor Montes buscó la escuadra que antes había encontrado Mauricinho, para culminar una trenzada acción del ataque local. Y el brasileño ponía a prueba las manos de Asier en dos acciones sin respiro.

Asier volvió a salvar el empate en una jugada de Solano, imperial jugando de espaldas, y en el posterior rechazo que le cayó a Fabián. El Jaén FS estaba haciendo méritos para igualar el encuentro.

El Magna hacía mucho daño en las transiciones. Una contra de Eric Martel, en cuyo inicio los locales reclamaron una mano en el área del Xota, acabó con el cuarto tanto visitante a falta de cuatro minutos para llegar al descanso. El público y los jugadores locales, indignados.

El bloque dirigido por Imanol Arregui estaba aguantando la recta final del primer round bajo la amenaza del bonus de las cinco faltas. Los colegiados no quisieron pitar la sexta y tuvieron varias acciones para haberla señalado. La afición les despidió con una sonora protesta.

En estos primeros minutos los navarros se habían mostrado más efectivos y con mayor pegada ante un Jaén FS que había cubierto ya su cupo de errores permitidos si quería forzar el tercer partido.

El Jaén Paraíso Interior tenía la obligación de aumentar su porcentaje de acierto. Había disfrutado de más y mejores ocasiones durante el primer periodo, pero iba por debajo en el marcador (2-4).

Asier se interpuso en la intención del salmantino Dani Martín de volver a meter a los suyos en el partido. Y repitió su aparición milagrosa poco después ante el mismo protagonista. Se habían esfumado cinco minutos sin lograr acortar distancias. Incluso Chino no acertó a remachar en la red un balón suelto en boca de gol tras disparo de Solano. La suerte también estaba resultando esquiva.

Los locales fallaron ocasiones de todos los colores. Dani Martín, sin oposición, remató mal y desviado. Pero la mala fortuna no podía ser eterna y cuando quedaban diez minutos para el final Mauricio, en una acción de fe y garra, insufló esperanza a los amarillos (3-4).

Araça pudo volver a poner el partido muy cuesta arriba pero su disparo no encontró portería.

La sociedad formada por Solano y Boyis amasó el milagro. El cordobés la pisó y el de Doña Mencía la alojó en la jaula. Siete minutos por delante para un partido nuevo.

Una obra de arte

Y el éxtasis llegó poco después. Si Dani Martín había personificado la falta de pegada, se redimió con un tanto pleno de calidad técnica individual. Un lujo para marcharse de su par y encarar a Asier y una acción de magia para pisar la pelota, darle pausa, y dejar vencido al meta navarro. El público con las manos en la cabeza y el asombro y la felicidad dibujados en sus rostros.

«¡Jaén nunca se rinde!» era ahora el cántico en las gradas. Xota arriesgaba jugando de cinco a falta de dos y medio para el final.

Pero los guionistas querían sufrimiento hasta el final. Rafa Usín aprovechó un rechazo en el área para volver a igualar, a cinco, el duelo.

Y en el último minuto pasó de todo. Eseverri se equivocó, Mauricio despejó desde su campo, y pilló a Asier fuera de la portería. El Jaén FS tenía el triunfo a falta de 40 segundos para el final. Pero Rafa Usín forzó la prórroga cuando sólo restaban cinco segundos de partido.

Prórroga

Dos tiempos de tres minutos cada uno. La primera se perdió sumergida en un carrusel loco de emociones. El Magna acabó jugando con portero jugador los últimos segundos y así inició los últimos tres minutos. Boyis tuvo la mejor ocasión para haber desnivelado el duelo, pero Asier ganó la mano. Eseverri fue expulsado y se perdió el desenlace.

Y el partido se fue a la lotería de los penaltis. Boyis el primero en lanzar y en marcar. Araça se dirigió, en medio de una sonora pitada a por el balón, y Dídac Plana paró el esférico con su pierna izquierda. Le tocaba a Chino y, con suspense, el balón se coló entre las piernas de Asier que adivinó la trayectoria, marcó el segundo. Saldise acalló la caldera jienense. Y Solano tenía la responsabilidad. Su compañero Dídac no quería verlo, pero el cordobés no falló, raso engañando al meta navarro y pegado al palo. Si lo que hace la vida interesante es la posibilidad de realizar un sueño, los lagartos amarillos tienen mañana la posibilidad de cumplir el de toda una provincia. La gloria y la historia están a la vuelta de la esquina.