Ideal

Ciclismo | Dauphiné

El británico Kennaugh gana en Alpe d'Huez

Kennaugh, durante la etapa.

Kennaugh, durante la etapa. / AFP

  • El australiano Richie Porte se afianza como líder del Dauphiné en la víspera de la última etapa

El británico Peter Kennaugh, compañero de Chris Froome (Sky), se impuso en la 7ª etapa del Criterium del Dauphiné, este sábado en Alpe d'Huez, tras la que el australiano Richie Porte (BMC) se afianzó como líder.

En la víspera de la última etapa, Porte distanció a todos sus rivales por la victoria final, salvo al francés Romain Bardet, que recuperó una cuarentena de segundos al australiano.

"Atacar era la mejor manera de defenderme al final", señaló Porte, que felicitó a su equipo por le trabajo realizado pero advirtió: "No hay nada acabado. Mañana será una etapa muy corta, pero mi equipo está increíblemente fuerte y espero ganar por ellos".

Froome, vigente ganador de la prueba, perdió comba con Porte a falta de dos kilómetros para la meta y cedió finalmente 23 segundos con respecto al australiano, que ahora aventaja en la clasificación general en 1:02 al británico y en 1:15 al danés Jakob Fuglsang (Astana).

Del resto de aspirantes al triunfo final, el español Alberto Contador perdió cinco segundos con Porte, el italiano Fabio Aru 17 y el colombiano Esteban Chavez 46 segundos.

En la lucha por la etapa, Kennaugh, a punto de festejar su 28º aniversario, atacó a falta de tres kilómetros para el final a su compañero de fuga, Ben Swift, que llego segundo a la meta.

"El plan era endurecer la carrera, para meter presión al BMC (equipo de Porte)", explicó Kennaugh.

"Pero después hablé con mi director deportivo y me pidió que lo intentase si me veía fuerte. Y fue el caso", añadió el corredor, que espera que esta victoria le permita integrarse en el equipo que correrá el próximo Tour de Francia.

De momento, ya puede presumir de una victoria en la ligendaria cima de Alpe d'Huez, "el sueño de todo corredor profesional".

Los corredores subieron este sábado el mítico Alpe d'Huez por una vertiente inédita, la de Sarenne.

Entre los favoritos, el mejor fue Bardet, que atacó a tres kilómetros de la cima y entró quinto en la meta.

El domingo concluirá el Dauphiné con una etapa de 115 km y ascenso final al Plateau de Solaison, al que se llegará después de subir otros tres puertos: Saisies, Aravis y Colombière.