Ideal

«Dirigir esta orquesta es algo que no puedo describir con palabras»

«Dirigir esta orquesta es algo que no puedo describir con palabras»

  • Lucía Marín, directora de Orquesta

  • La joven se pondrá mañana al frente de la orquesta de RTVE con un programa con sabor ruso pero que llevará impreso su joven carácter

La joven directora de orquesta linarense Lucía Marín se enfrentará mañana a un nuevo reto: dirigir a la Orquesta de RTVE en el Teatro Monumental de Madrid, siendo la primera andaluza en dirigir a esta orquesta.

-¿Qué supone para ti ponerte al frente por un día de la Orquesta de RTVE?

-Para mí es todo un orgullo, una satisfacción y un privilegio estar en Madrid ensayando con la orquesta de RTVE con un programa con muchísimo sabor ruso. Voy a hacer el 'Moldava' de Smetana, que es una obra muy conocida; el concierto de arpa de Glière con la arpista granadina Sara Esturillo. Y en la segunda parte, hará la 2ª Sinfonía de Borodin. Será un concierto con mucho sabor ruso, con mucha alegría y espíritu joven. Estoy encantada y soy la primera andaluza y linarense en dirigir la orquesta de RTVE, que es la orquesta de todos, y es algo que no puedo describir con palabras.

-¿Se puede reinterpretar las obras de estos célebres compositores y que lleven el sello linarense de alguna manera?

-La primera función que tiene el director es intentar estudiar la partitura de manera que la intención del compositor llegue a los músicos de la orquesta durante los ensayos y luego al público. Pero sí es cierto que el momento anímico que uno tiene, la madurez o la juventud o la alegría incluso va intrínseco. Cuando elegí este programa lo hice porque tengo un espíritu joven que creía que era muy adecuado y que estaba en consonancia con el momento en el que yo me encuentro. No hay una reinterpretación pero sí una recreación y, obviamente, el carácter va a ser el mío.

-¿Cómo es para una mujer joven llegar a este nivel en la dirección de orquesta?

-Llevo muchos años trabajando. Comencé a estudiar en el Conservatorio de Linares cuando tenía 9 años y volver a aquí donde yo aprendí es como abrir el baúl de los recuerdos. Solamente a través de mi amor por la música y por el arte al que me dedico, se puede contar mi historia y mi trayectoria. Los músicos que somos músicos por vocación no nos planteamos otra cosa que no sea trabajar y estudiar. Lo demás viene solo. Llevo muchos años trabajando con los mejores directores de orquesta para tener el nivel que se merece el arte que tenemos entre manos.

-¿Consideras que al verte a ti dirigiendo esta importante orquesta, otros jóvenes directores pueden tener esperanzas de alcanzar este logro en un futuro?

-En mi labor pedagógica trato muchas veces con niños y jóvenes en Conservatorios e, incluso, con directoras de muchos países como Argentina e Israel se han puesto en contacto conmigo por Facebook contándome sus vidas, me han mandado vídeos y yo les he contado mi experiencia, les he ayudado y han estudiado en sitios donde yo he estudiado porque nos tenemos que ayudar. Sí que es cierto que, muchos de mis profesores que han trabajado conmigo lo saben, si yo puedo y pude, lo puede hacer cualquiera. Ahora bien, hay que tener muchísimo coraje y ganas de hacer las cosas bien, ser muy perfeccionista y amar profundamente lo que se hace. En ese momento en el que tú tratas la partitura con cariño, que estás formada desde todos los puntos necesarios para ser un buen director de orquesta y llegas delante de 70 músicos, que son elegidos, y ensayas duro, estoy segura de que el concierto del 18 va a ser una gran fiesta y que terminaremos contentos.

Temas