Ideal

'El Lebrijano', durante una actuación en Jaén.
'El Lebrijano', durante una actuación en Jaén. / PEPE RAMOS

«Las peñas son la casa del artista»

  • MEMORIA FLAMENCA | JUAN PEÑA FERNÁNDEZ 'EL LEBRIJANO' (IV)

  • Juan Peña Fernández siempre supo interesarse por las culturas musicales que pudieran aportarle inspiración para sus trabajos flamencos

Juan Peña Fernández siempre supo interesarse por las culturas musicales que pudieran aportarle inspiración para sus trabajos flamencos. Después de su estancia en la India, donde viajó a una Convección Mundial de Gitanos, en una parte de la entrevista aludió al tema, y mi interés se centró en el comentario que me realizó sobre el tiempo que dedicaron a escuchar todo el folklore de los hindúes. Por lo tan traído y llevado sobre el origen hindú de la raza gitana, le pregunté si había identificado el flamenco en alguna de aquellas músicas: «En algunas partes. El paralelismo existe con sus apartaos. Decimos que venimos de la India, pues sí, pero las músicas se han transportao desde que los gitanos entra en España. Desde mil cuatrocientos y algo, aquí hemos compartío, y las músicas se han difuminao y juntao. Cuando los gitanos entran en España se encuentran con los árabes, los judíos y los andaluces. Entonces aquí ya te pierdes; cada uno saca su conclusión encontrada con otras o no. Yo pienso que todo ha sido una confluencia de culturas». Inmersos en este aspecto musical, la cuestión de la música andalusí también se coló en nuestro encuentro ¿Confluye el flamenco con la música andalusí? «¡No! No confluye. Es como si en una familia grande tienes unos primos lejanos que no has vista nunca. Pueden confluir melismas, pero no tiene nada de común una cosa con otra».

Locuras

- Antes hemos hablado de Persecución. Y 'Ven y Sígueme' ¿Cómo nace?

- 'Ven y Sígueme' nace de la misma manera. Esta fue una de mis tantas locuras, como dice la gente. Nace de las ganas de hacer obras completas. Tú sabes que en el flamenco solo hay las obras completas que hay, el resto son números. La obra flamenca tiene que estar completa, con música y su literatura, como se ha hecho en la ópera, en el rock, en el jazz. en todas las músicas. De hecho nadie antes ha realizado teatro flamenco y ahora todo el mundo lo hace. Antes, a mí me han acribillao cuando he hecho teatro flamenco. Al final, parece que todo el mundo me está, poco a poco, dando la razón, y no es cuestión de que yo quiera, sino de que todo el mundo me la da."

- ¿Te emocionas más con la ortodoxia o con la heterodoxia?

- La ortodoxia es la ortodoxia, pero la ortodoxia sin la heterodoxia tampoco sería tan. Las casas tienen que estar cimentadas, y si la casa está bien cimentada no pasa nada. ¿Qué es lo que ha hecho Gaudí.? ¡Las mejores casas del mundo! Si Gaudí no llega a ser buen arquitecto se le hubieran caído las casas. Yo pienso que en el arte es igual todo. Si tú estás bien cimentao puedes hacer todo lo que en ese momento te surja o te encuentres, porque no siempre se está buscando. Lo que quiero decir es que la ortodoxia está muy bien, porque si no sabes la ortodoxia cómo te vas a salir, estás pecando, no sirves. El que tiene la ortodoxia no puede desaprovechar la aspiración. Y contestando directamente a tu pregunta, yo me emociono con las dos.

Habiendo interiorizado entre sus creencias más recónditas sobre el flamenco y su evolución, le pregunté sobre aspectos importantes de nuestro arte, pero más generales. Y quise saber sus experiencias en los festivales flamencos: «¡Enormes! Yo comienzo cantando en el Primer Potaje de Utrera que se organiza; luego sigo con el Gazpacho de Morón, los de Mairena, la Caracolá de Lebrija, la Cata de Montilla. La verdad es que yo me he hecho los festivales y, muerto Antonio Mairena, quizá sea el cantaor más viejo de los festivales».

- ¿Tienen futuro?

- Yo espero que sí. Si nos empeñamos todos, pienso que sí, aunque creo que hay que eliminar lo que de maratonianos tienen muchos. Siempre he creído que hay que hacer un cartel pequeño en el que entren tres o cuatro cantaores como máximo y un baile. Empieza un festival de los largos a las once de la noche y termina a las seis de la mañana, y a las seis de la mañana ¿quién canta .? ¿Quién escucha? Es un problema porque ni escucha nadie ni es hora pa cantar. Si tú te metes en el camerino y te sientas, te aburres, te duermes. Si tomas un güisqui, en vez de uno te tomas cuatro. Luego están los cuarenta aficionaos cariñosos que entran a saludarte y pierdes la concentración. Todo esto es una merma que hay que ir puliendo.

- ¿Y las peñas?

- Las peñas son la casa del artista y las que pueden salvaguardar todo este tema; y junto con el esfuerzo que han de realizar las peñas, el artista también ha de realizar el suyo. Pienso que las peñas no pueden ser tomadas con afán de lucro por los artistas, y que las peñas tampoco deben ser abusivas con ellos. Yo estoy ahora haciendo las peñas de Sevilla porque el ciclo lo patrocina la Caja de Ahorros, y la verdad es que no lo hago por dinero, lo hago porque pienso que esta es mi obligación y mi modesta colaboración para con nuestro arte. Pero no se puede exigir por determinados peñistas que un artista esté en lo alto hora y media cantando, porque habrá artistas que si tienen esas posibilidades, pero luego hay artistas que a lo sumo solo cantan cuatro palos y punto; respetemos esos cuatro palos de este señor. ¿por qué? porque está en su casa. Si los peñistas no entienden que el artista está en su casa no hay binomio colaborador y el artista puede entonces exigir una cantidad ante esa incomprensión. El tema está en que el artista se encuentre en su casa y los socios sean lo suficientemente generosos como para entenderlo.

Instrumentos

- ¿Hacia dónde camina el flamenco con los nuevos instrumentos?

- Esto es retomar lo de la ortodoxia y heterodoxia. Si está basao en la ortodoxia bien, si no está basao en la ortodoxia no sirve, se sale de contexto. Se puede hacer una rumbita muy buena y lo que tú quieras, pero si después no saben quienes eran Joaquín el de la Paula o Tomás El Nitri. ¿Cómo van a hacer un cante nuevo?, se les cae la casa. Estamos otra vez en Gaudí.

Después hablamos de Pastora Pavón Cruz 'Niña de los Peines', de Manuel Soto Loreto 'Manuel Torre', de don Antonio Chacón García 'D. Antonio Chacón', de Tomás Pavón Cruz 'Tomás Pavón', de la cantera de artistas flamencos de la época, del apoyo de las instituciones a nuestro arte, de su funcionamiento en la universidad . Mas esto quedará para la semana que viene.