Ideal

Diego el Cigala: «Nunca he dejado de ser flamenco»

vídeo

El cantante Diego "El Cigala".

/ Óscar del Pozo

  • El artista fusiona la salsa y el flamenco en su nuevo disco 'Indestructible', con el que busca agitar un estilo que vivió su esplendor en los 70 y 80

Asegura Diego el Cigala que se encuentra en un momento de «tranquilidad dolorosa». «Son las ironías de la vida», cuenta el artista madrileño (1968), que publica 'Indestructible', su nueva apuesta por la unión de músicas. Esta vez le toca al flamenco con la salsa, y parecía que El Cigala estaba condenado a ello, por su vinculación con el ya fallecido Bebo Valdés, por su nueva vida en la República Dominicana, donde se ha instalado, y por la influencia de su mujer, Amparo Fernández, que falleció durante la grabación de un disco para el que fue una pieza clave. «Estoy más centrado, más sosegado, vivo para mi música, para mis hijos, para Dios. Y ya», sentencia.

     

Después de fusionar el latin-jazz, el bolero y el tango con el flamenco, ¿era el turno de la salsa?

Me sentía muy cómodo con ella, me sentía rumbero sin dejar de ser flamenco. Esa salsa de los setenta, de los ochenta, me atrapaba, esos sonidos que ya no hay, todos estos genios, la Fania, Óscar D'León, Héctor Lavoe, Rolando Laserie, Johnny Pacheco... Han sido un golpe de inspiración, una explosión. Lo más difícil de este disco ha sido la búsqueda de un repertorio que me fuera perfecto, encontrar once temas como el que va a hacerse un traje a medida a un sastre. Pero siempre había que respetar la salsa, esos sonidos, esas melodías, esos tiempos. Lo único que cambia es la voz, cómo está cantado.

Ahora todo el mundo lo reconoce, pero cuando comenzó a unir músicas tuvo que superar los prejuicios de los puristas. ¿Cómo lo vivió?

Me preocupaba y no me preocupaba. La opinión de los puristas nunca me ha disgustado demasiado. Había gente que decía que 'Lágrimas negras' era una españolada más y luego resultó que los mismos flamencólogos tuvieron que decir que eso no se ha hecho nunca. Y con esto de la salsa pasará lo mismo. Algunos me preguntan que para cuándo un disco de flamenco, y yo les contesto que mi último disco de flamenco fue 'Vuelve el flamenco'. Yo nunca he dejado de ser flamenco porque todo lo que canto lo canalizo como flamenco que soy.

¿Ha sido siempre aficionado a la salsa?

Siempre me ha gustado, pero es verdad que Bebo (Valdés) me introdujo en el mundo de la verdad. Empecé a conocer a Héctor Lavoe, a Rolando... Y me sentía como pez en el agua, como si llevara toda la vida cantando esto con ellos. Cuando eso sucede es un milagro de la música.

¿Estaba la salsa de capa caída?

Sí, pero la salsa nunca muere. Es verdad que hubo un parón y yo creo que ese disco va a agitar otra vez la salsa.

¿Qué le aportó la República Dominicana?

Yo ya amaba la salsa y también amo al pueblo dominicano, lo afable que es la gente, cómo te ayudan. Me siento muy a gusto en esa tierra, disfruto mucho del pueblo, de su gente, de ese clima... Mis hijos se crían allí de maravilla, he hecho grandes amigos. En Dominicana he conseguido la tranquilidad, y también ha sido un lugar de inspiración.

'Indestructible' es el nombre del disco y de una canción. ¿Qué hay de El Cigala en 'Indestructible'?

Todo (se emociona). Yo me he identificado mucho con esa letra y doy gracias a Dios por esa canción. Cuando la escuché, me puse a llorar. Me di cuenta de que era como mi vida. Amparo, mi mujer, fue la artífice de este disco, fue básica en la búsqueda del repertorio, y me siento feliz de llevar a cabo este disco como le hubiera gustado a ella. Siempre estaba en mi memoria. Ha habido momentos en el estudio de mucho dolor y muchos recuerdos, y su alma ha estado muy presente en el estudio.

También le dedica una canción a Bebo Valdés, que falleció en 2013.

También le dedica una canción a Bebo Valdés, que falleció en 2013.

Han pasado trece años de 'Lágrimas negras'. ¿Cómo se ve en perspectiva?

Fue un palazo increíble. Llegué el lunes de Nueva York y tuvimos que terminar con 'Lágrimas...', 'Veinte años', 'Corazón loco'... Ese disco se ha convertido en un clásico. Lo mejor es que triunfó gracias al boca a boca.

¿Tiene algún proyecto?

Voy a lo que venga. Yo no busco, encuentro. Cuando buscas, no llega. Es como el flamenco. ¿Qué es el duende? Es un estado de ánimo. Voy dejando que lleguen cosas, tanto buenas como malas, para poder expresar.

Usted está de gira por Estados Unidos y Latinoamérica y en diciembre llega a España (Madrid, Barcelona, La Coruña, Málaga y Sevilla, entre otras ciudades).

Mucha responsabilidad. Estamos con toda la banda, y la gente se la va a gozar. Va a ser muy fuerte.