Ideal

«No va a ser posible acabar completamente con el Estado Islámico»

Loretta Napoleoni.
Loretta Napoleoni. / Efe
  • La economista y escritora Loretta Napoleoni explica en su nuevo libro, 'Traficantes de personas', la financiación del grupo yihadista aprovechando el drama de la inmigración

La economista y periodista italiana Loretta Napoleoni ha dedicado su obra a explorar el lado oscuro de la globalización. Un lado oscuro que, certifica, es "muy grande". "Lo vemos todos los días, con los trabajos precarios, con la gente que no paga...". Y por supuesto, con el dinero que se mueve con el drama de la inmigración, un asunto sobre el que Napoleoni abunda en su nuevo libro, 'Traficantes de personas' (Paidós).

El Estado Islámico se ha convertido en el eje de todas las actividades económicas irregulares en el Oriente Medio y en el principal antagonista de la Unión Europea y Estados Unidos. Pero Napoleoni no tiene esperanzas en un fin próximo para el grupo terrorista. "No va a ser posible acabar completamente con el Estado Islámico porque es un sistema ideológico que seguirán adoptando muchas personas. Puede cambiar de nombre, transformarse... Y aunque su principal objetivo no es atentar en Europa, sí que parece evidente que en su situación actual de debilidad en el frente de guerra de Siria e Irak pueden intentar atacar Europa a través de sus simpatizantes", cuenta la autora.

Con esta perspectiva, una paz amplia en Oriente Medio aparece como un horizonte muy lejano. "La única solución es un cambio radical de la política de los países occidentales, que tienen que darse cuenta de que es mejor invertir en la economía de la zona que bombardearla", explica la escritora desde su despacho en Londres.

La economía del Estado Islámico es uno de los asuntos sobre los que Napoleoni, autora de un libro de referencia, 'Economía canalla', ha investigado en profundidad. Tres son las principales fuentes de ingresos para los terroristas: el tráfico de petróleo, los secuestros y sobre todo, el drama de la inmigración. "Con los secuestros los países occidentales deben hacer una reflexión. ¿Pagar? Eso crea un circulo vicioso que en realidad, pone en peligro a más personas porque el Estado Islámico tiene más medios para seguir secuestrando. El rescate financia a estas organizaciones y darle cinco millones de euros al Estado Islámico es una cosa muy seria", advierte Napoleoni, que se lanza a ofrecer una hoja de ruta sobre cómo actuar ante los secuestros después de hablar con muchos implicados, entre ellos, mediadores: "No deben negociar los estados, que son demasiado generosos, sino las familias, y los Gobiernos deben concienciar a sus opiniones públicas de a dónde va el dinero de los rescates. Por supuesto, la vuelta a casa de una persona secuestrada es una buena noticia, pero darle cinco millones al Estado Islámico es una cosa muy seria, y eso debe saberlo la gente". En este punto, Napoleoni avisa contra el 'síndrome de Hemingway', el afán aventurero de periodistas y trabajadores de ONG que acuden a estos países sin saber cómo está realmente la situación y son carne de secuestros.

Sin embargo, la parte del león de los ingresos de los yihadistas es el tráfico de personas. Cada migrante de Siria, Irak o de países de África dominados por los islamistas paga por lo menos 5.000 euros a la organización terrorista. "Tienen establecido un sistema complejo de impuestos. En realidad, se financian como un estado", reitera.