Ideal

Bob Dylan gana un Nobel que estaba en el viento

vídeo

Bob Dylan, premio Nobel de Literatura 2016. / Foto: Archivo | Vídeo: RC

  • El gran poeta del rock toma el relevo de la bielorrusa Svetlana Alexiévich "por crear un nuevo medio de expresión poética"

Bob Dylan ha atrapado el Nobel de Literatura 2016 que estaba en el viento. La Academia Sueca sorprendió con la designación del poeta del rock, candidato recurrente y el primer músico que gana un Nobel de Literatura. Se le concede "por crear un nuevo medio de expresión poética dentro de la gran tradición de la canción americana". Así rezaba el acta que ha leído Sara Daniues, secretaria permanente de la Academia Sueca y la primera mujer encargada de anunciar el nombre del ganador. Robert Zimmerman, el gran poeta de Minesotta, ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Letras hace casi una década, sucede en el reconocimiento a la bielorusa Svetlana Alexiévich, ganadora del galardón el año pasado.

Más información

  • Bob Dylan, una vida en imágenes

  • VídeoLas letras que le han dado el Nobel

  • Las 10 curiosidades de Bob Dylan que deberías conocer

  • Encuesta: ¿Se merece Dylan el Nobel de Literatura?

  • AnálisisExtraña decisión, pardiez (Por Eloy de la Pisa)

  • Twitter, sorprendida por el Nobel

Mito vivo en la historia de la música popular y del rock, activo durante más de medio siglo, faro de una generación que soñó cambiar el mundo, las canciones de Dylan son poema de un excelente calidad, una obra de alto contenido político que complementa con la música y que ha ejercido una poderosa influencia en muchos intérpretes y compositores desde los años sesenta del siglo pasado. No en vano su 'nombre de guerra', Dylan, es un homenaje a Dylan Thomas, un poeta tan alcohólico como genial.

Dylan conjuga la canción y la poesía en una obra que "ha creado y escuela determina la educación sentimental de millones de personas", según decía el acta del premio Príncipe de Asturias. "Es fiel reflejo del espíritu de una época que busca respuestas en el viento para los deseos que habitan en el corazón de los seres humanos", agregaba evocando su canción más famosa. 'Blowin in the wind' un himno universal.

Robert Allen Zimmerman nació en 1941 en Duluth, Minnesota, en el seno de una familia judía. A los ocho años sabía tocar el piano. A los diez, la guitarra. Pionero en la introducción de la literatura en la música popular, fusionó por primera vez los ritmos de origen europeo y afroamericanos, mezcla de influencia decisiva para las generaciones posteriores. Mal estudiante, dio sus primeros pasos en los ambientes folk de la universidad de Minnesota. Obtuvo su primer contrato en un local de striptease.

Ya en Nueva York, adonde se trasladó en 1961 para dedicarse plenamente a la música, grabó su primer disco, 'Bob Dylan'. Vendió dos millones de copias. El segundo, de 1963, incluía 'Blowin in the wind', canción bandera para los defensores de los derechos civiles en Estados Unidos.

Tras sufrir un grave accidente de moto en 1966 reapareció dos años más tarde con 'John Wesley Harding'. En 1973 compuso la banda sonora de la película de Sam Peckimpah, 'Pat Garret & Billy the Kid', en la que además interpretó un pequeño papel. En 1975 rodó su única película como director, 'Renaldo and Clara', si bien siguió participando en varias bandas sonoras y fue guionista de 'Masked and Anonymous', dirigida en 2003 por Charles Larry. No todo fueron éxitos en su carrera. En 1970 firmó 'Self portrait', álbum compuesto durante la convalecencia del accidente y que supuso un rotundo fracaso. Uno de sus grandes amores fue la cantautora Joan Baez.

Su actuación ante el Papa

En la década de los 80, y después de una crisis religiosa que le alejó del judaísmo y le acercó al catolicismo, grabó varios discos centrados en sus nuevas inquietudes. Actuó ante el papa Juan Pablo II, en 1997, en Bolonia.

Firme defensor de causas sociales, colaboró en conciertos como el que George Harrison promovió para los damnificados de Bangladesh, 'Farm Aid' o 'Festival Pro-Etiopía Live Aid'. Habitual visitante de España en sus giras, aún se recuerda el 'Concierto por la paz', que ofreció en 2006 en la playa de La Concha de San Sebastián ante cien mil personas.

En la cuneta del Nobel volvieron a quedarse este año el poeta franco-sirio Adonis, el japonés Haruki Murakami, el escritor británico de origen indio Salman Rushdie, el keniano Kenyan Ngugi wa Thiongo, los estadounidenses Phillip Roth, Don DeLillo y Joyce Carol Oates, el albanés Ismail Kadaré, el isarelí Amos Oz, el franco-checo Mlan Kndera y los españoles Javier Marías y José Manuel Caballero Bonald.