Ideal

091 resucita en Jaén

  • La banda granadina, que tocó aquí por última vez en el Lagarto del 92, triunfa en el plato fuerte de feria

  • Cinco hombres de negro sobre el escenario, con un repertorio de rock and roll que como el buen vino ha ganado con el paso de los años

Cinco hombres de negro pisan el escenario y se desata el clamor. Arranca la guitarra, redobla la batería, arrulla la armónica y atruenan los sones de ‘Palo Cortao’. Los ‘Cero’ ya han vuelto a Jaén. Veinticuatro años después de una mágica noche en el Lagarto Rock, la mítica banda granadina escenificó en Jaén su ‘Maniobra de resurrección’, la exitosa gira con la que han vuelto a la carretera y con la que anoche llegaron al pabellón semicubierto de la Institución Ferial de Jaén.

«Allí van los muchachos aburridos, las fieras con bozal, los que están en el camino, los que nada tienen que ocultar», entonó José Antonio García, vocalista con ‘Zapatos de piel de caimán’. El público coreaba las letras como himnos, feliz por el reencuentro.

«091 siempre regresa al lugar del crimen», comentaba jocoso José Antonio García en la presentación de la gira con la que volvían tras sus conciertos de despedida que el 17 y 18 de mayo de 1996. Así que la de Jaén era una cita ineludible. Regresaron con la formación inicial, compuesta por José Antonio García (vocalista), José Ignacio Lapido (guitarrista y compositor), Tacho González (batería), Jacinto Ríos (bajista) y Víctor Lapido (guitarrista). Una banda que fue incluida por la revista Rolling Stone como una de las mejores de la historia del rock español y que veinte años después de disolverse se han lanzado de nuevo a la carretera. Una eternidad ha pasado desde su regreso en Logroño en el mes de enero pasado. Y al fin de nuevo con el público de Jaén.

«Básicamente somos cinco tíos encima de un escenario tocando rock and roll. Igual que en el 96. Con un montaje escénico más grande que entonces pero con las mismas canciones y la misma actitud (...) Jaén siempre fue nuestra segunda casa. En los 80 y 90 tocamos infinidad de veces tanto en la capital como en pueblos de la provincia y recibimos un trato inmejorable», decían en una entrevista concedida a IDEAL días antes del concierto. Y anoche agradecieron todo ese apoyo de antaño con un dos horas de rock and roll. Nada más, y nada menos.

‘El lado oscuro de las cosas’, ‘Dios sigue estando de nuestro lado’, ‘La Torre de la Vela’, ‘La canción del espantapájaros’, ‘Qué fue del siglo XX’... Casi treinta temas en el repertorio. Sus clásicos. Canciones que como buenos vinos han aguantado los veinte años de ausencia.

De remate, un himno inspirado en una tarde de cañas y jamón con el maestro Enrique Morente. «La vida, qué mala es», dijo el flamenco. Y los rockeros –Lapido qué malo es– le tomaron la palabra con una canción que tres décadas después aún hace enloquecer al público.