Ideal

Daniel Luque y Fortes salen a hombros en la primera corrida

  • Luque con tres orejas y Fortes con dos, aprovecharon los mejores toros de un desigual encierro de Núñez de Tarifa

En la corrida que abría la feria taurina de San Lucas hubo una floja entrada en los tendidos del coso del Parque de la Alameda. Se veía venir, la premura, la falta de tiempo para confeccionar unos carteles interesantes y de nivel se hizo notar en cuanto a la expectación en torno a ella. Y es verdad que la corrida de ayer tenía importantes alicientes. Había toreros en el ruedo de los que saben torear, de concepto puro, valientes, con trayectorias que avalaban su presencia aquí. Pero no fue suficiente para atraer a la gente. Por eso el coso de la Alameda registro una entrada que debe hacer pensar a los responsables que las cosas se tienen que hacer de otra manera, con más tiempo, sin prisas y buscando los mayores atractivos y facilidades para atraer al aficionado y público en general. Sinceramente pienso que esta feria no es un paso atrás, debe de servir de acicate para años siguientes, en construir con tiempo una feria taurina con pilares fuertes y argumentos sólidos para que no se vuelva a repetir lo de este año. Las prisas para los ladrones y los malos toreros. Y aquí, lo que queremos es justo lo contrario, una feria taurina que sea el orgullo de la provincia y que sea de verdad el cierre oficial de temporada.

Hacía tiempo que por el ruedo de la plaza de toros de Jaén no se lidiaba una corrida de toros con la presentación que tuvo la de ayer. Corrida con trapío, ofensivos por delante, preciosa de hechuras. Encierro sin exageraciones, no entendiendo el recelo de algunos toreros-sobre todo jóvenes- que no quisieron venir. Que tiempos tan raros vive la fiesta. En otros tiempos hubiera habido puñetazos por entrar, ahora lo contrario, los nuevos toreritos se asustan, no quieren acudir cuando ven un toro serio y en puntas. Pronto han empezado con las exigencias cuando aún en algunos casos ni han empezado. Aunque en honor a la verdad hay que decir que otros diestros suspiraban por la llamada del empresario que nunca se produjo.

En cuanto al juego hubo también de todo. Los mejores se lidiaron en quinto y sexto lugar. Como dice el refrán 'no hay quinto malo', y cierto fue porque el animal tuvo una franca y entregada embestida. El sexto tuvo mucha nobleza, pero menos movilidad. El primero tuvo muchas dificultades y el cuarto se desfondó cuando llegó al último tercio. El segundo manso y rajado y el tercero que fue el más bonito de hechuras se puso violento conforme avanzaba la lidia. Conjunto interesante con dos buenos toros.

David Mora pasó casi de puntillas en su actuación de ayer en Jaén. El primero tuvo muchas dificultades, incompatible para el triunfo. A pesar de ello lo toreo con mucho gusto a la verónica en un excelente recibo capotero. En la muleta, el de Núñez de Tarifa tuvo una media embestida y no humilló nunca. Se esforzó Mora sacando solamente una serie poderosa sobre la diestra. El resto no tuvo interés ante lo deslucido del animal. Tuvo unas cariñosas palmas tras finiquitarlo de dos pinchazos.

Todavía con menos opciones fue el colorado que hizo cuarto. Se desplomó sobre la arena en la lidia con el capote. Le brindó ese toro a su apoderado Antonio Tejero, pero no pudo lucir ante las constantes caídas del animal. Saludó el toledano una fuerte ovación en recompensa a una temporada difícil pero exitosa en su reaparición después del percance de Madrid de hace dos temporadas.

A hombros

El primero de Daniel Luque fue un toro que desde que salió de chiqueros buscó las tablas en clara señal de mansedumbre. Se lució con el capote y posteriormente Luque lo buscó en terrenos de chiqueros para extraerle meritorias series sobre el pitón derecho. Antes de la estocada pincho cortando una cariñosa oreja. Las dos se llevó de uno de los dos toros buenos de la corrida. Se movió mucho y bien el toro lo que aprovechó el diestro de Gerena para toreando con largura y mando sobre la diestra, aunque lo mejor llegó en su toreo al natural, largo y profundo, llegando mucho al tendido por la encastada embestida del de Núñez de Tarifa. Se pegó un arrimón ligando los pases en un palmo de terreno, finalizando con las 'luquecinas' como mejor colofón. La estocada arriba dieron pase al triunfo de dos orejas inapelables.

Se presentaba en Jaén el diestro malagueño Fortes, que así es como se anuncia en los carteles. Tuvo un primer enemigo de preciosas hechuras pero que fue desarrollando peligro conforme avanzaba la lidia. Estuvo firme Fortes en labor de quietud, aunque sufriera demasiado enganchones que deslució el trasteo. Mejor sobre la diestra, extrayendo muletazos buenos, pero asumiendo mucho riesgo. Se atracó en la estocada que quedó baja cortando una oreja. Otra y de más peso la que cortó del buen sexto. Apenas si hubo nada lucido en los primeros tercios, por cierto, tarde de mucha mediocridad entre las cuadrillas. En la muleta, el animal tuvo mucha calidad y nobleza y Fortes anduvo templado en su labor muleteril.

El malagueño es muy alto y las tandas surgieron con mucha largura en los muletazos, llevando hasta el final la entregada y noble embestida del toro. Pero a este torero le gusta las cercanías y en ese terreno encontró sus momentos más logrados, redondos y muletazos por ambos pitones con desplantes entre los pitones del toro que rozaban las taleguillas del torero. Lo mató a la primera con una buena estocada cortando una oreja, finalizando su campaña con una meritoria Puerta Grande.