Ideal

Triunfo de José Carlos Venegas

fotogalería

José Carlos Venegas dio la vuelta al ruedo tras cortar dos orejas al tercero de la tarde. / ENRIQUE

  • Cortó dos orejas en la última corrida de la feria ubetense, en la que resultó cogido Fandiño. Venegas no quiso salir a hombros del coso de San Nicasio por la cogida de su compañero, que fue trasladado al hospital San Juan de la Cruz

Hubo una buena entrada en el coso de San Nicasio, aunque lógicamente no se llegó al lleno del día anterior. Eran esperados con interés los toros de Partido de Resina, los famosos y míticos Pablo Romeros, hierro legendario que ganó fama y prestigio por la crianza de un toro muy particular y especialmente bello. En Úbeda, por ejemplo, tuvo una época en la que era imprescindible la presencia de estos toros para su feria de San Miguel. Despertaban mucho interés creándose un ambiente muy bonito en torno a unos toros distintos e inigualables a cualquier otro. Actualmente estos toros siguen teniendo la misma belleza exterior de antaño, aunque han bajado sus prestaciones en cuanto a su juego. Hace muchos años que esta ganadería no da el juego deseado, le falta continuidad, por lo que su presencia en las ferias no es la misma que en los años de esplendor.

Pésimo fue el juego de los toros por mansos, desrazados y con peligro en su mayoría, incluido el remiendo de José Luis Pereda, aunque este por lo menos se movió. Un auténtico fiasco los toros de la legendaria y mítica ganadería. En estos momentos es poco entendible la presencia de estos toros en las plazas de toros.

Con todo esto la verdad es que poco pudieron hacer los tres actuantes. El primer espada de la tarde fue el diestro toledano Eugenio de Mora que con el primero de la tarde tuvo momentos de lucimiento cuando le dejó la muleta en la cara al toro que se tragó unos cuantos muletazos por ambos pitones, aunque lógicamente con poco lucimiento, el manso siempre huidizo y con la cara por las nubes. Esfuerzo sincero del matador que demasiado tiempo estuvo con la fiera. Pinchó perdiendo un posible trofeo.

Mucho peor fue el cuarto de la tarde, curiosamente de los más bonitos de presencia. Recibió mucho castigo en varas en una pelea de toro bravucón -no confundir con bravo-, continuando con un auténtico suplicio para los banderilleros para cumplir con el tercio. La labor del diestro fue de perseguir al toro por toda la plaza sin conseguir dar ni un solo muletazo. Un espectáculo penoso de ver.

Iván Fandiño fue cogido por el quinto de la tarde al principio de faena, el manso lo empitonó por el muslo izquierdo en el segundo natural, el primero se lo tragó, el segundo no, echándoselo a los lomos propinándole una cornada extensa pero poco profunda, aunque la sensación fue de mucha mayor gravedad. Antes con el manso segundo de la tarde le consiguió robar muletazos, mejor al natural de buen trazo, aunque de uno en uno sin obligar la penosa embestida del animal. También falló con los aceros perdiendo un trofeo ganado a ley.

Triunfador

Menos mal que el tercero de la tarde fue devuelto por manifiesta flojedad y salió uno con el hierro de José Luis Pereda. Cierto que tuvo otras hechuras, más feo, aunque por lo menos dio mejor juego. Aunque los comienzos no fueron fáciles, salió de chiqueros con una aparente dificultad en la vista y sin dejarse torear con el capote. Se movió en la muleta lo que aprovechó el diestro de Beas de Segura para enjaretar una labor buena por el lado derecho donde ligó las series que surgieron templadas y emotivas, con el torero muy dispuesto y entregado. Bajó algo el nivel al natural, donde el animal punteaba demasiado el engaño. De vuelta sobre la diestra, la labor de nuevo cogió vuelo con dos buenas series sobre ese pitón. Ya en el final y en las cercanías del animal se pegó un sincero arrimón con pases cambiados por la espalda y redondos en un buen final de trasteo. Las ceñidas 'manoletinas' con las que terminó y una soberana estocada fue labor más que suficiente para cortar dos merecidas orejas.

Con el último, un marrajo sin posibilidades algunas de lucimiento pasó un calvario para poder matarlo, recibiendo una calurosa ovación.

Lamelas

Por otro lado, el sábado pasado toreó el diestro de Cortijos Nuevos Alberto Lamelas. Fue en la plaza francesa de Mont de Marsán, donde hizo el paseíllo para lidiar los toros de la divisa de Victorino Martín. Tuvo una extraordinaria actuación, cortó una oreja dejando de nuevo una actuación llena de entrega y buen toreo. Actuó junto al diestro sevillano Manuel Jesús 'El Cid' y el madrileño Emilio de Justo.