Ideal

Consejos para la vuelta al cole

  • La vuelta al cole no tiene porqué ser traumática si educadores y padres trabajan en equipo

Lunes 12 de septiembre, ansiedad, nervios, estrés y todo un catálogo de síntomas que anuncian lo inevitable, la vuelta al cole. Para que la vuelta al cole sea lo menos traumática posible, algunos centros promueven una vuelta al cole proresiva, un periodo de adaptación. El ejemplo lo tenemos en la Escuela de Educación Infantil Las Fuentezuelas, padres y educadores trabajando de forma conjunta por y para la educación de los pequeños. Eso sí, siempre que puedan conciliar la vida laboral con la familiar, algo que desgraciadamente no es fácil. Hay que tener en cuenta que se trata de una escuela infantil, así que este periodo de adaptación está pensado para niños de 0 a 6 años, y en la mayoría de los casos, sólo en su primer año en el centro.

¿Qué significa el periodo de apdaptación?

Estamos hablando de la sutuación crucial más importante en la vida del niño: el paso de la vida íntima familiar a la vida compartida con extraños, en una institución. En buena medida, su futuro escolar dependerá de esta experiencia. No todos los niños tienen la misma capacidad de adaptación a esta nueva situación. Algunos no tendrán problemas; otros tardarán sólo unos días en hacerse con el ambiente y familiarizarse con las nuevas personas con las que empieza a convivir. Otros tardarán una o dos semanas y otros quizás uno o dos meses.

¿Qué es lo que suele ocurrir normalmente?

Todo dependerá del grado de apoyo y de la actitud de los padres y educadores ante la nueva situación. Lo normal es que la mayoría de niños manifiesten isgnos de tensión y desagrado en los primeros días de asistencia. Signos que pueden manifestarse en: dificultad para conciliar el sueño, problemas alimenticios (negarse a comer y/o vómitos), berrinches y lloros a la entrada del centro. Son signos que desaparecen pronto, si los padres no adoptan una actitud ansiosa y perfeccionista.

¿Cómo responde el niño ante las dudas del adulto?

Si el niño percibe que la madre sufre y se culpabiliza, éste agudizará el conflicto para que la madre ceda y lo retire del centro. Esto no sólo no soluciona nada, sino que sentará un precedente, generando un aprendizaje de ansiedad y chantaje al que el niño recurrirá cada vez que se presenten situaciones parecidas.

¿Cuál será la actitud general de los padres?

Deberá ser de tranquilidad y serenidad, entendiendo como normales estas respuestas de protesta de los niños. No obstante, deberán hacer todo lo posible para que los conclictos se minimicen y el trauma sea lo más corto y pasajero posible.

¿Cómo deben trabajar padres y educadores durante el periodo de adaptación?

Nada más entrar el niño se ocupará en alguna actividad lúdica.

Los niños podrán permanecer en el centro el tiempo que padres y educadores entiendan oportuno, teniendo en cuenta que este tiempo debe ir de menor a mayor.

Los padres podrán permanecer en el centro, participando con niños y educador el tiempo que estos consideren necesario, teniendo en cuenta que será positiva la separación progresiva y el impulso de la participación del niño en otras actividades compartidas con niños y educadores.

Durante este periodo los horarios de entrada y salida serán flexibles, y el educador los ajustará en función de las necesidades del grupo.

Pasado este periodo de adaptación los padres y educadores respetarán estrictamente los horarios de funcionamiento de los centros.

Temas