ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 11 / 16 || Mañana 11 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Gimnasios en Granada: las mentiras de los abdominales

granada

Gimnasios en Granada: las mentiras de los abdominales

Una de las obsesiones de los que se apuntan al gimnasio es descubrir su 'tableta'. Lo que suelen desconocer es el tipo de trabajo necesario para conseguirlo

19.02.12 - 00:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La crisis no impide que un tipo de negocio florezca aparentemente. Es el de los gimnasios, unos centros que brotan como setas en Granada de un tiempo a esta parte. A los coquetos y veteranos locales de barrio se les han unido en los últimos años una serie de grandes instalaciones que combinan las clásicas barras y mancuernas, más máquinas innovadoras, zonas acuáticas y superficies al aire libre para practicar deportes como el pádel o incluso el fútbol. A la oferta que tiene la capital se ha unido un nuevo 'templo' del culto al cuerpo en Maracena y está a punto de estrenarse otro más dentro del complejo del centro comercial Serrallo Plaza, en el barrio del Zaidín. Muchas posibilidades para hacer ejercicio pero ante todo una obsesión generalizada: tener un cuerpo esbelto. Hay un objetivo que parece imposible para muchos pero que la mayoría, en una u otra medida, ansía. Lucir unos abdominales de película, la famosa 'tableta'. Para ello, no son pocos los que se afanan en alternar infinidad de movimientos en esa zona media con innumerables repeticiones, con la creencia de que a fuerza de encoger la tripa acabarán saliendo esos bultos tan codiciados. Sin embargo, esta es una de las mayores mentiras que flota por los gimnasios. Pasan los meses y no ocurre nada. Un error mayúsculo, concluyen frustrados. Fruto del desconocimiento, acabarán entendiendo.
La única manera que tiene un ser humano de destapar sus abdominales es eliminando la grasa superficial que los cubre. Eso no se consigue a base de ejercicio específico sobre la zona. Lo único que provoca estos movimientos es el endurecimiento muscular, conseguir formarlos, "pero la barriga no va a desaparecer con los encogimientos", observa Raúl Casado, usuario del gimnasio We con una dilatada experiencia en el ámbito de la preparación física. Por tanto, todas esas personas que se inscriben en un gimnasio con sobrepeso y priorizan sus visitas a los bancos de abdominales están perdiendo bastante el tiempo. Para acabar con el cúmulo a la altura del ombligo se requiere cumplir dos facetas: una dieta adecuada y mucho ejercicio cardiovascular. Para lo primero es necesario privarse de excesos calóricos, siendo especialmente delicados los alimentos con una cantidad alta de azúcares, como los dulces, y los que contienen una tasa elevada de grasas saturadas. Para lo segundo, hay que abundar en prácticas que eleven el pulso y permitan quemar energía, siendo las posibilidades más frecuentes en un gimnasio la cinta para correr, la elíptica o la bicicleta estática. Muchas de las actividades programadas que se ofertan en estos centros deportivos también tienen como finalidad la quema de excesos. No hace falta matarse. Diversos estudios científicos explican que con un ritmo que permita hablar, que no conversar, se alcanza un intervalo adecuado para erradicar lípidos sobrantes.
Tanto para confeccionar una dieta para concretar cuánto se le puede exigir al cuerpo a la hora de agitar el corazón es necesario ponerse en manos de especialistas, profesionales que todos los gimnasios tienen en plantilla y que suelen ser de gran ayuda. "Es peligroso no asesorarse", contempla Casado. Si se cambian ciertos hábitos alimenticios y se empieza a sudar de lo lindo recorriendo imaginariamente ciertas distancias, con solo unos pocos pero estrictos abdominales pueden acabar saliendo a la luz. No hace falta dejarse la vida sobre los aparatos, sino ser constante. Lógicamente, habrá gente que le cueste más que a otra por cuestiones meramente genéticas. Lo bueno del gimnasio es que los proyectos los marca uno mismo, pero también establece sus propios límites. Con paciencia y esfuerzo se consiguen auténticos milagros. Si quieren deslumbrar con un vientre plano, no se tumben y aprieten mil veces. Bombeen su corazón y cuiden lo que comen. El camino se facilita.
En Tuenti
Gimnasios en Granada: las mentiras de los abdominales
La más completa selección de bares, restaurantes,... [+]
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.