Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Jaen

Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Jaén tiene una 'niña-madre' menor de 15 años cada tres meses de media
Imagen de archivo una sala del Maternal. /IDEAL
En Jaén las niñas que se convierten en madres antes de haber cumplido los 15 años no se hacen famosas. Casos como el de la pareja estadounidense -de 15 años ella y de 13 él- que van de televisión en televisión mostrando a su 'churumbel', no son muy difíciles de ver en los municipios jienenses. Según los últimos datos actualizados por el Instituto Andaluz de Estadística, entre junio de 2007 y junio de 2008, en la provincia se registraron cuatro caso de niñas madre que no habían cumplido aún la edad de la niña bonita. Nació un niño por cada trimestre.
La media es constante y no suele variar de año a año. Supone que en la provincia, que representa un 8,1% de la población andaluza, se registren más del 10% de casos de niñas madre. De hecho, en Jaén es más habitual encontrar partos de menores de 15 años que de mayores de 45, las llamadas madres abuela (en el mismo periodo nacieron tres niños de progenitoras de esta edad).
Mucho más numerosos son los alumbramientos cuyas madres oscilan entre los 15 y 19 años. Las cifras más recientes del Instituto Andaluz de Estadística dejan la friolera cifra de 265 partos de este tipo. Todo en una década en la que la tendencia es no concebir hasta bien pasados los 30.
Peligroso
Los profesionales médicos alertan de que, si difícil y peligroso es concebir cuando el organismo alcanza cierta edad, igual de difícil y de peligroso es hacerlo demasiado pronto. El jefe de la Unidad de Partos del Complejo de Jaén, Juan Serrano, ya apuntó a este periódico cuando se registró el primer caso de niña madre del año pasado que la edad en la que el organismo femenino está mejor preparado para concebir otra vida es la barrera de los 21 a los 30 años. Los problemas se dan sobre todo en la etapa de entre 10 y 14 años, ya que «dentro de un cuerpo en evolución se desarrolla otro cuerpo también en evolución». Por este motivo son frecuentes trastornos físicos como astenia y hipertensión gestacional, y psíquicos como rechazo de la situación, una circunstancia que puede acarrear otras contingencias, ya que las primeras pruebas de control se retrasan en exceso.
Si no es políticamente correcto, ni saludable física ni mentalmente, ¿por qué siguen sucediendo estos casos de niña madre en la época del preservativo, la píldora del día después y el anillo vaginal? Encuestas como la última realizada por los laboratorios de Bayer Schering Pharma pueden dar alguna clave. Según el estudio, el 40,2% de los jóvenes de entre 15 y 19 años no utiliza anticonceptivos en sus relaciones sexuales. El Instituto Andaluz de la Juventud va más allá: Cuando se producen rotura de preservativo, que podrían llevar a embarazos no deseados, los jóvenes entre 18 y 25 años optan por la píldora del día siguiente (28,2%) o por no hacer nada (25,4%).
Para el equipo de Investigación del Complejo Hospitalario de Jaén y la Universidad puede haber otros factores más allá del desconocimiento de métodos anticonceptivos o práctica de relaciones sexuales de riesgo a la hora de explicar esta proliferación de partos de madres demasiado jóvenes. Los profesionales trabajan con madres adolescentes desde hace más de dos años. De las primeras conclusiones de la investigación se extrae que el 45% de las jóvenes madres no se queda embarazada por un descuido o desconocimiento. Lo hace voluntariamente. Los motivos que les llevan a concebir a una edad tan temprana suelen coincidir. Una gran parte lo hace por 'atrapar' a un amor platónico que normalmente suele ser su pareja en ese momento.
Por rebeldía
La rebeldía contra los padres suele ser otra de las causas. Las jóvenes que se quedan encinta a propósito están plenamente convencidas de que tener un hijo es sinónimo de casarse y vivir de forma independiente. En más del 90% de los casos, la pareja de estas chicas suele ser un varón mayor que ellas, que trabaja y cuenta con solvencia económica. En cuanto al perfil de las madres niña y madres adolescentes, se trata de jóvenes que abandonan pronto sus estudios y que proceden de un nivel socioeconómico bajo. Pocas son de etnia gitana.
Los investigadores, que han entrevistado personalmente a más de 60 niñas madre, también organizan sesiones de discusión con adolescentes en los Institutos de Secundaria. Se conforman grupos de chicas de entre 15 y 17 años, que deben contar con la autorización de sus padres, y se les pregunta su opinión sobre la maternidad temprana. Muchas de ellas manifiestan su interés de concebir antes de haber cumplido los 18.
Videos de Jaén
más videos [+]
Jaén
Vocento
SarenetRSS