Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |

Jaen

Estás en: Ideal > Local > Jaen
JAÉN
Reciclar o morir, la naturaleza en la picota
La inmensa mayoría de la basura que no se separa en casa, ya no puede ser recuperada en el vertedero, con lo que acaba convirtiéndose en deshecho que daña el medio ambiente
26.11.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Reciclar o morir, la naturaleza en la picota
Imagen de la era de fermentación, donde permanece la basura que se aprovecha.
SI es de los que nunca se paran a pensar qué es lo que echa a su basura, ha llegado el momento de hacerlo. Y es que dependiendo de que en su casa existan varias bolsas para la basura, en las que se separe el vidrio, del papel y del cartón y de toda la materia orgánica, o que sólo exista una bolsa a la que vayan a parar todos los deshechos, se inicia uno u otro proceso, en el que están implicadas muchas personas y numerosas instalaciones que tienen como propósito principal respetar el medio ambiente. Eso quiere decir que desde casa y con un pequeño esfuerzo se puede contribuir y mucho a cuidar la naturaleza.

Esta última es una frase repetida hasta la saciedad, pero no por eso deja de ser menos cierta. Para demostrarlo hacemos un recorrido por todo el proceso que sigue la basura desde que sale de casa hasta que acaba convertida en otros productos. Para empezar la bolsa de basura orgánica, la del contenedor de toda la vida, es la única que se recoge en toda la ciudad a diario. En el caso de Jaén capital, una vez que los camiones han cargado, toman dirección al vertedero municipal, situado en la carretera de Fuerte del Rey. Allí descargan las bolsas, que pasan por las manos de dos operarios encargados de llevarlas hasta un tromel, un depósito de gran tamaño con cuchillas, que se encargan de rajar las bolsas y sacar todo el contenido de dentro.

Ese contenido pasa por unos electroimanes, que se encargan de quitar del proceso todo lo metálico. Pero si las bolsas llevan latas o cualquier otro elemento metálico, que debería haberse separado en origen, en casa, del resto de la basura, es muy difícil que se pueda recuperar una vez que están ya en la máquina. Antonio Tudela, coordinador de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Jaén, explica que sólo una «mínima parte» se recupera y es trasladada a otra planta de reciclado de envases. Si no, simplemente acabará como basura de deshecho, que es aquella que no se puede recuperar de ninguna forma y que siempre supone un daño al medio ambiente.

El caso es que una vez hecho este proceso, la materia orgánica restante va a parar a una era donde ha de fermentar durante unas 8 ó 10 semanas, para después volver a pasar por un segundo tromel, que selecciona aún con más precisión lo orgánico de los deshechos, y de ahí se crea finalmente un compost que sirve como regenerador del suelo y que se aplica, en un 60 por ciento de los casos, en los jardines de la ciudad, y el resto, en la agricultura.

Todo esto ocurre en el caso de los residuos orgánicos, de los que cada ciudadano genera aproximadamente un kilo al día. «A esta planta llegan sólo con la recogida de la noche 130 toneladas de basura al día», dice el gerente de FCC, José María Gómez Robles, quien deja claro la diferencia que existe entre separar en casa la basura y no hacerlo. «Ojalá todo el mundo seleccionase en origen, se contaminaría mucho menos, toda la basura que llegase aquí se aprovecharía y daría lugar a un compost de total calidad».

Otros contenedores

Así, si en su casa son de los que reparten la basura en varias bolsas y tiran cada una de ellas en su contenedor específico: verde, azul o amarillo, el proceso es totalmente diferente. Para empezar, los contenedores amarillos, los de los envases, los recoge también FCC. En Jaén existen 150 contenedores de estas características y cada día se recogen entre 70 u 80, con lo que «cada dos días están todos recogidos». El contenido se lleva a la planta de reciclaje de Ibros o a otra planta en la provincia de Granada. Aquí todo lo que llega es recuperable.

En el caso de los vidrios, el encargado de recogerlo todo es una empresa sin ánimo de lucro, Ecovidrio. Y en el de los cartones, es Aprompsi, que traslada lo recogido hasta la planta de Smurfit, en Mengíbar. En ambos casos todo se aprovecha y es reciclado.

Aun así, a pesar de todo este sistema, hay muchos ciudadanos que se quejan de la falta de contenedores de reciclaje o de la saturación de los mismos. Para esto, el concejal de Medio Ambiente, José Luis Cano, tiene una respuesta clara. «Nuestra intención es seguir poniendo contenedores por toda la ciudad y poner en marcha campañas como la que vamos a iniciar en un mes, donde iremos a recoger los cartones a los propios comercios del centro y de la Avenida de Andalucía, para evitar así las saturación de los contenedores y que sean sólo para uso doméstico».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Jaén
más videos [+]
Jaén
Vocento
SarenetRSS