Lombardía tiene ganas de ver a la ultraderecha al mando en Italia

Vistas aéreas de la ciudad de Mantua, ubicada en la región de Lombardía. /Archivo
Vistas aéreas de la ciudad de Mantua, ubicada en la región de Lombardía. / Archivo

Los simpatizantes niegan ser racistas y responden que Italia hace más de lo que le corresponde en materia de acogida y no puede recibir toda la miseria del mundo

COLPISA / AFP

"Queremos más seguridad, más autonomía y menos competencia de los trabajadores extranjeros", claman en Varese, en la rica región de Lombardía, los votantes de la Liga, el partido de extrema derecha que quieren al frente del país. Como en las legislativas italianas ningún partido obtuvo mayoría, los simpatizantes de la Liga no pierden la esperanza de que su jefe de filas Matteo Salvini dirija el país.

La coalición de derecha llega en cabeza con el 37% de los votos, pero dentro de ella el partido euroescéptico y antiinmigración tuvo más que el de Silvio Berlusconi (la Liga 17% y Forza Italia 14%) y espera dirigir el próximo gobierno. "Con la Liga en el poder, no me veré nunca más confrontado a personas que vienen del extranjero dispuestas a ganar menos que yo por el mismo trabajo", explica a la AFP Davide Quadri, un estudiante de derecho de 25 años. "Hay que pararlo, hacer que los jóvenes puedan estudiar, trabajar, tener un futuro aquí", añade el joven en el local de la Liga, donde participa en una fiesta en honor a los nuevos parlamentarios del partido. "La política de la izquierda dejó de lado a los jóvenes en los últimos años, eso explica la huida de cerebros que sufre Italia", puntualiza Matteo Bianchi, de 38 años y recién elegido diputado.

Los carteles con el guerrero con espada y escudo, símbolo de la Liga, recuerdan la evolución de este movimiento nacido en los años 1980, que pasó del secesionismo antimeridional al federalismo antieuropeo. Los eslóganes denuncian el centralismo de Roma, la colusión entre "mafia y política" y dicen "No al voto de los inmigrantes".

En la provincia de Varese, con un índice de desempleo de 8,2% (3,5 menos que el promedio nacional), la Liga obtuvo un resultado histórico. Algunos candidatos lograron casi uno de cada dos votos. "Este resultado está relacionado con la fuerte inmigración de los últimos años y la sensación de inseguridad que esto despierta en la gente", estima Chiara Gorone, asesora jurídica de 34 años. "Incluso en los municipios pequeños nos enfrentamos a ocupaciones ilegales de edificios por migrantes y lo cierto es que nos gustaría recuperar un poco de serenidad", declara.

Pero los simpatizantes de la Liga niegan ser racistas y cuando se les recuerda que Attilio Fontana, exalcalde de Varese y nuevo gobernador de Lombardía, defendió "la raza blanca" durante la campaña, responden que Italia hace más de lo que le corresponde en materia de acogida y no puede recibir toda la miseria del mundo. Eso sin olvidar que el primer senador negro de la historia de la República italiana fue elegido el 4 de marzo en las filas de la Liga.

Algunos activistas creen que estos comicios acelerarán el proceso hacia una mayor autonomía regional, reclamada por referéndum en octubre en Lombardía y en Venecia. Una aplastante mayoría de los votantes de estas dos regiones, que contribuyen en un 30% al PIB italiano, dijeron sí en esa consulta popular.

En Lombardía, la Liga también se impuso como el partido de las pequeñas y medianas empresas, seducidas por la promesa de un aligeramiento y una simplicación fiscal. "Hace 30 años, los empresarios italianos eran la envidia del mundo por su inventiva, luego comenzó el declive y hoy los mejores se ven tentados de irse del país", lamenta Eugenio Malnati, de 67 años, que administra una pequeña empresa de construcción. "Los impuestos, la burocracia, todo eso nos asfixia y a menudo basta con un simple formulario para bloquearlo todo", añade.

Más vale no hablar a los lombardos del subsidio universal prometido por el Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema), el otro gran vencedor de los comicios. En el norte del país lo consideran un aliciente al inactividad.

Fotos

Vídeos