El Gobierno británico aprueba la expansión de Heathrow

Aviones en el aeropuerto de Heathro./Reuters
Aviones en el aeropuerto de Heathro. / Reuters

Ferrovial, principal accionista, debe esperar a la decisión del Parlamento para cerrar la larga saga

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

El Gobierno británico ha decidido dar su visto bueno a la construcción de una tercera pista en el aeropuerto de Heathrow, en el oeste de la capital británica, en una reunión dedicada especialmente a la autorización de una obra que ha dividido a ministros y diputados, que cuenta con el apoyo del sector empresarial y con una fuerte oposición en los vecindarios circundantes.

Para Ferrovial, que adquirió siete aeropuertos británicos en 2006 al absorber a la entonces propietaria, CAA, es una buena noticia, que queda pendiente de la aprobación del Parlamento, donde hay divisiones en los grupos parlamentarios pero una probable mayoría en favor de la ampliación. La empresa española, que vendió tres de los aeropuertos adquiridos en aquella operación, tiene el 25% del capital de Heathrow.

Aunque los detalles de la discusión en el Gabinete no son aún conocidos, la noticia de la aprobación señala que la voluntad de la primera ministra, Theresa May, y de la mayoría de los ministros se ha impuesto sobre los disidentes. Entre ellos el ministro de Exteriores y exalcalde de Londres, Boris Johnson, que se ha opuesto siempre a la expansión. Es diputado por una zona afectada.

La construcción de una tercera pista permitirá ampliar su negocio a los propietarios de uno de los aeropuertos del mundo con más tráfico y que sufre cuellos de botella en su actividad. En 2017 fue utilizado por 78 millones de pasajeros, por 81 aerolíneas con 204 destinos, en 85 países. Hubo 474.033 aterrizajes y despegues. Tras la compra por Ferrovial, se inauguró una quinta terminal y se transformaron otras tres.

La expansión permitirá aumentar el número de vuelos en más de 200.000 y el de pasajeros hasta 130 millones. El coste superará los 20.000 millones de euros, a los que hay que añadir los de la mejora de infraestructuras de transportes para el acceso. IAG, la empresa propietaria de Iberia y de British Airways, que tiene en Heathrow su sede, se ha opuesto a la obra, porque teme que su elevado coste conduzca a aumentos en las cargas a las aerolíneas.

Votantes airados

Voces en favor de ampliar el aeropuerto de Gatwick o de construir uno nuevo en la desembocadura del Támesis, como proponía el entonces alcalde Johnson, han perdido la batalla contra el 'lobby' de Heathrow y las principales organizaciones empresariales, para quienes la ampliación es imprescindible para mantener la competitividad con otros aeropuertos europeos y conveniente por su impacto económico beneficioso, cuando la obra concluya. En 2026, según ha afirmado en el Parlamento el ministro de Transportes, Chris Grayling.

Pero la saga para tomar la decisión- que ya fue apoyada por el Gobierno laborista y aplazada por la coalición de conservadores y liberal-demócratas- se ha extendido durante dos décadas por las consecuencias políticas de la oposición en los vecindarios del oeste de Londres, que afecta a todos los partidos. Algunas localidades próximas tendrán que ser demolidas y la contaminación y el ruido son resentidos en las áreas urbanas bajo las rutas de vuelo.

Fotos

Vídeos