El Dáesh reivindica el ataque que ha dejado 29 heridos en el metro de Londres

Artefacto explosivo en el vagón del metro. / Foto: Sylvain Pennec via Reuters | Vídeo: RC

Reino Unido eleva al máximo el nivel de alerta terrorista. La Policía británica ha lanzado una amplia operación de búsqueda del responsable o responsables que hicieron explotar una bomba de fabricación casera

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

El grupo yihadista Dáesh ha reivindicado la autoría del atentado perpetrado este viernes en el metro de Londres y que ha dejado al menos 29 heridos, según un comunicado difundido por la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización.

El ataque ha provocado que las autoridades del Reino Unido hayan elevado al máximo el nivel de alerta terrorista y la Policía británica ha lanzado una amplia operación de búsqueda del responsable o responsables que hicieron explotar una bomba de fabricación casera en un vagón . El diario 'The Guardian' señaló que los investigadores de Scotland Yard están examinando imágenes del circuito de televisión cerrado del metro londinense para determinar por dónde entró y salió el autor de este ataque terrorista, ocurrido en la estación Parsons Green, en el tramo externo del suburbano de la línea District.

Los servicios de emergencias han señalado que muchos de los pasajeros sufrieron quemaduras, cortes y contusiones, aunque las heridas no revisten gravedad.

Más información

La Policía Metropolitana desplegó decenas de agentes en la zona, que ha permanecido acordonada y la estación de metro fue clausurada. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron asimismo unidades del servicio de Ambulancias de la capital británica.

May mantiene la alerta terrorista en el nivel «grave» tras el ataque en Londres

La primera ministra británica, Theresa May, informó hoy de que el Reino Unido mantiene la alerta terrorista en el nivel "grave", el cuarto en una escala de cinco, tras el atentado que ha causado 22 heridos en el metro de Londres.

Tras presidir una reunión del comité de emergencia Cobra, May señaló que el nivel de amenaza actual significa que un nuevo ataque terrorista es "altamente probable", pero no elevó la alerta al último escalón, que prevé un atentado de forma "inminente".

May indicó que el dispositivo casero que provocó una deflagración en un vagón de metro en la estación de Parsons Green a primera hora de la mañana "tenía como objetivo causar un gran daño", y pidió a los ciudadanos que se mantengan "alerta" en el transporte público de la capital británica.

"La amenaza terrorista a la que nos enfrentamos es severa, pero trabajando unidos les derrotaremos", dijo May, quien felicitó por su "profesionalidad y valentía" a la policía y los servicios de emergencias.

May recalcó que es necesario "tratar no solo con el desafío del terrorismo, sino con el extremismo y el odio que lo provocan".

Por ese motivo, la primera ministra insistió en la necesidad de tomar medidas para atajar la "propaganda extremista" que circula por internet, además de "asegurarse de que la policía y los servicios de seguridad cuentan con las competencias necesarias" para enfrentarse a los terroristas.

Preguntada por las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en las que sugiere que los autores del atentado de Londres estaban en el radar de la policía británica, May sostuvo que "especular sobre una investigación en marcha no ayuda a nadie". "La policía y los servicios de seguridad están trabajando para comprender al completo las circunstancias de este cobarde ataque e identificar a los responsables", afirmó.

May pidió además a los ciudadanos que tengan imágenes o información del atentado que se pongan en contacto con las autoridades.

Una imagen publicada en las redes sociales muestra un recipiente de plástico blanco en llamas, como los que habitualmente se utilizan en los comercios de venta de pintura, dentro de una bolsa de supermercado y un pequeño fuego. Están en el suelo del vagón del metro y junto a una puerta. Son las indicaciones más nítidas sobre el posible origen de la explosión ocurrida sobre las 08.21 horas (07.21 GMT) en un tren de la línea District Line, cuando se dirigía hacia el centro de Londres en plena hora punta.

Testigos presenciales han declarado a la BBC que había varios pasajeros con quemaduras y han relatado que la huída de la estación, donde el metro estaba deteniéndose en el momento de la explosión, fue desordenada y que algunas personas resultaron heridas por esta causa. En la estación de Parsons Green el metro no es subterráneo sino que transcurre por la superficie en ese tramo de la línea Distric Line, que parte desde el estadio de Wimbledon hacia el centro de la ciudad.

Hasta el lugar se han desplazado los servicios de emergencia, policías armados y miembros del grupo de desactivación de explosivos de Scotland Yard. La Policía de Londres emitió poco después de las diez de la mañana un comunicado en el que señalaba que estaba tratando el incidente como un acto terrorista, y la primera ministra, Theresa May, convocó una reunión del comité de situaciones de emergencia, conocido como 'Cobra'.

La Policía detiene a un hombre armado con un cuchillo cerca de Birmingham

Un hombre armado con un cuchillo ha sido arrestado este viernes por la tarde por agentes de la Policía británica cerca de la localidad de Birmingham, en el centro de Inglaterra, según ha informado el diario 'Birmingham Mail'.

La detención ha tenido lugar en la calle New, cerca de la estación de trenes con el mismo nombre, en torno a las 14.00 horas. En la operación, los agentes podrían haber utilizado pistolas de descarga para inmovilizar la sospechoso.

Esta detención ha tenido lugar horas después del atentado con bomba que ha dejado a varias personas heridas en la estación del metro de Londres de Parsons Green, en el suroeste de la capital británica, aunque no hay constancia de que ambos sucesos estén relacionados.

Un testigo presencial ha señalado que el bote contenía algo parecido a la mayonesa y que parecía un artefacto casero. Otros testigos han relatado que vieron a personas ensangrentadas, aunque nadie parece haber visto en esos primeros minutos de confusión y huída a personas heridas de gravedad. Las escenas de la estampida sí habrían producido aplastamientos y provocado heridos.

El tráfico en la línea District, que une el sudoeste de Londres con el este de la metrópoli y atraviesa el centro histórico y político de la capital- con una de sus paradas junto al Parlamento de Westminster- ha sido suspendido.

Escenas de pánico

Según una periodista del diario Metro que estaba en el lugar en el momento de los hechos, varias personas habrían sufrido "fuertes quemaduras". Los pasajeros han relatado que escucharon gritos y forcejeos entre la gente que trataba de utilizar las escaleras para salir de la estación. "Hubo escenas de pánico mientras la gente se apartaba del tren, escuchando lo que parecía ser una explosión. Hubo mucho pánico", ha relatado Riz Lateef, un pasajero que se encontraba en la estación de Parsons Green.

Otro testigo ha declarado que vio a un hombre con la cara ensangrentada y que había gente llorando. "Había mucha gente cubierta de sangre y cojeando. Vi a un tío con la cara cubierta de sangre. Nunca había visto algo así", ha relatado.

«No especular»

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha pedido "calma" y ha subrayado la importancia de "no especular" sobre la naturaleza de la explosión. En una declaración a los medios, el jefe de la diplomacia británica ha insistido en que la información disponible es "limitada" y ha pedido a la población que continúe con su vida normal.

Fotos

Vídeos