Bruselas se pone de perfil y elude criticar a Italia por rechazar al 'Aquarius'

Los inmigrantes del 'Aquarius'./EFE
Los inmigrantes del 'Aquarius'. / EFE

La Comisión propone triplicar, hasta los 34.900 millones, los recursos para el control de fronteras y la inmigración

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

La pregunta fue muy clara: ¿Lo que ha hecho Italia es ilegal o no? La respuesta, por contra, fue un 'salir del paso' de manual. «No se trata de hablar si es ilegal o no, sino de ser honesto o no. Yo no voy a ir por ahí, no estoy aquí para culpar a nadie. Estamos hablando de un caso concreto y un buque concreto, el 'Aquarius'», ha recalcado el comisario de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, quien «ha felicitado a Italia por sus hercúleos esfuerzos todos estos años». «Hoy ha rescatado un barco que se dirige a Catania. Italia sigue cumpliendo». ha zanjado.

No obstante, ha vuelto a recordar a los Estados miembros que «no se trata de un problema italiano, maltés o español, sino de un problema europeo que concierne a toda Europa en su conjunto», por lo que pidió «responsabilidad» para que en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno que se celebra en Bruselas a finales de mes se puedan acercar posturas en torno a una cuestión que ha mostrado la peor cara de algunos países. La división entre el Norte y el Sur es total, según fuentes comunitarias.

El Colegio de Comisarios, al ser semana de pleno en el Parlamento Europeo, se ha reunido hoy en Estrasburgo y ha abordado el espinoso asunto de la gestión de la migración y las fronteras exteriores. En concreto, los planes diseñados por Bruselas para el nuevo presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027. En total, han propuesto destinar 34.900 millones, el triple más que en la actualidad.

De ellos, 10.400 millones serán para el renovado Fondo de Asilo y Migración (el 51% más), que trabajará en tres ámbitos fundamentales, según ha explicado el comisario: Un sistema europeo de asilo más eficaz; un mayor apoyo a la migración legal y a la integración; y lograr que los retornos más rápidos y frecuentes

Respecto al apoyo a los Estados miembro, se reservan 6.300 millones para una financiación a largo plazo que tendrá revisiones intermedias para analizar la situación de cada momento en relación a la presión migratoria. De esta forma, cada país recibirá un importe fijo de 5 millones y el resto de la financiación se distribuirá sobre la base de una evaluación de la presión existente, teniendo en cuenta las proporciones correspondientes a los ámbitos del asilo (30%), la migración legal y la integración (30%), y la lucha contra la migración irregular y el retorno (40%).

Por otra parte, se destinarán 4.200 millones «para brindar un apoyo selectivo a los proyectos con un verdadero valor añadido europeo, como el reasentamiento», o a medidas destinadas a responder «a necesidades urgentes y a canalizar la financiación de emergencia hacia los Estados miembros cuando y donde la necesiten».

Seguridad de las fronteras

El elemento clave de esta propuesta, sin embargo, no es la migración, sino el control de las fronteras exteriores de la UE, para lo que se destinarán más de 20.000 millones. «Los europeos demandan cada vez más seguridad y necesitamos unas fronteras exteriores más fuertes. Es fundamental para la gestión global de la inmigración y para seguir disfrutando de nuestro espacio de libre circulación, Schengen», recalcó el comisario.

Se creará un nuevo fondo independiente para la gestión integrada de las fronteras y se reforzará la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas con un nuevo cuerpo permanente de unos 10 000 guardias de fronteras. El nuevo fondo para la gestión de las fronteras ayudará asimismo a los Estados miembros a llevar a cabo sus controles aduaneros mediante la financiación de los equipos de control aduanero.

Fotos

Vídeos