Ideal

Macron anuncia un Gobierno compuesto por políticos veteranos y rostros nuevos

Emmanuel Macron.
Emmanuel Macron. / Gonzalo Fuentes (Reuters)
  • Su ejecutivo estará compuesto por siete socialistas, tres centristas y dos conservadores, así como por miembros procedentes de la sociedad civil

El nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha desvelado este miércoles un equipo de Gobierno paritario, compuesto por figuras políticas de izquierda, derecha y centro, así como miembros provenientes de la sociedad civil.

El presidente más joven de la historia de Francia, de 39 años, pretende realizar una revolución política, con un Gobierno variopinto.

Su primer paso lo dio el lunes con el nombramiento como primer ministro de Edouard Philippe, un conservador moderado del partido de derecha Los Republicanos.

Entre los 18 ministros de su Gobierno figuran siete socialistas, tres centristas y dos conservadores. Los demás provienen de la sociedad civil. Asimismo, su gabinete respeta la paridad de género, con once mujeres y once hombres.

El alcalde de Lyon, Gérard Collomb, uno de los primeros apoyos del joven presidente y miembro del Partido Socialista (PSF), fue nombrado ministro del Interior, un puesto clave en un país en estado de emergencia tras una ola de atentados yihadistas que se ha cobrado la vida de 239 personas.

Otro peso pesado del PS, Jean-Yves Le Drian, quien fue ministro de Defensa bajo la presidencia de François Hollande (2012-2017), ocupará la cartera de Relaciones Exteriores.

La eurodiputada centrista Sylvie Goulard fue nombrada ministra de Defensa, mientras que el veterano centrista François Bayrou, que dio su apoyo a Macron durante la campaña electoral, estará a cargo del ministerio de Justicia.

Bruno Le Maire, del partido de derecha Los Republicanos, dirigirá el ministerio de Economía, un puesto clave ya que Francia podría convertirse en 2018 en el único país de la eurozona en registrar un déficit superior al 3% de su PIB.

Macron quiere crear una nueva fuerza centrista, a expensas de los partidos tradicionales de izquierda y derecha, que será puesta a prueba en las elecciones legislativas de junio.

Sin una mayoría parlamentaria, le resultará difícil aplicar sin frenos su ambicioso programa de reforma del mercado laboral y de saneamiento de las cuentas públicas.

Macron, que nunca antes había ocupado un cargo electivo, cumplió además con su promesa de renovación política nombrando a varias personas provenientes de la sociedad civil.

Además del conocido defensor del medioambiente Nicolas Hulot, en el nuevo gobierno figurá además la campeona olímpica de esgrima, Laura Flessel, y la editora Françoise Nyssen.

Emmanuel Macron debía anunciar su Gobierno el martes, pero retrasó el anuncio en 24 horas para verificar que todos los miembros potenciales de su equipo fueran personas irreprochables.

La situación fiscal de cada uno de los miembros de su equipo, así como la existencia de potenciales conflictos de intereses, fueron verificados minuciosamente. Además, todos deberán comprometerse una vez investidos a ejercer sus funciones de manera irreprochable.

Macron quiere evitar a toda costa cometer los mismos errores de su predecesor, el socialista François Hollande, cuyo quinquenio estuvo marcado por el escándalo de evasión fiscal de su ministro de Presupuesto, Jerôme Cahuzac.

El joven jefe de Estado, que inició su mandato de cinco años con una visita el lunes a Berlín donde se entrevistó con la canciller Angela Merkel, este miércoles por la noche se reunirá en París con el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

Tusk fue uno de los primeros responsables europeos en felicitar a Macron por su triunfo sobre la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, el pasado 7 de mayo.

Macron tiene previsto visitar en los próximos días a las tropas francesas en Malí. El 25 de mayo almorzará con el presidente de Estados Unidos Donald Trump en Bruselas, en el marco de la cumbre de la OTAN, antes de asistir a la cumbre de los países del G7 en Sicilia, Italia, el 26 y 27 de mayo.

El mandato de Macron despierta expectativa mundial ante los retos que significa para un hombre con escasa experiencia gubernamental tomar las riendas de un país profundamente dividido, con grandes desafíos por delante, como la lucha contra el desempleo y el terrorismo.