Ideal

La ultraderecha europea se lanza sobre Merkel por el atentado de Berlín

La canciller alemana, Angela Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel. / REUTERS
  • La culpan por su política de puertas abiertas en favor de los refugiados

  • El reciente ataque contra un mercado navideño dejó 12 muertos

Los movimientos de extrema derecha europeos culparon este miércoles a la canciller alemana, Angela Merkel, y su política de puertas abiertas en favor de los refugiados por el reciente atentado contra un mercado navideño en Berlín que dejó 12 muertos.

Las críticas a la jefa de Gobierno fueron acompañadas de demandas para poner freno a la inmigración y a los refugiados. Dentro de la misma Alemania, Marcus Pretzell, dirigente del movimiento Alternativa para Alemania (AfD), habló de "los muertos de Merkel".

El político neerlandés Geert Wilders, líder del Partido para la Libertad (PVV), publicó en Twitter una foto de Merkel salpicada de sangre, poco después de que un hombre empotrara un camión contra el mercado navideño. Se creía entonces que el autor era un demandante de asilo paquistaní que acabó siendo liberado. La policía alemana buscaba este jueves a un nuevo sospechoso, un tunecino.

"Nos odian y nos matan. Y nadie nos protege. Nuestros líderes nos traicionan", escribió el político holandés recientemente condenado por discriminación, una sentencia que aumentó la popularidad de su partido, ya favorito a ser el más votado en las próximas elecciones de marzo.

El británico Nigel Farage, gran amigo europeo del nuevo presidente estadounidense Donald Trump, también culpó a Merkel y acabó enzarzado una discusión con el viudo de la diputada laborista Jo Cox, asesinada por un neonazi en junio.

"Noticias terribles de Berlín, pero no son una sorpresa. Hechos como éste serán el legado de Merkel", escribió en Twitter el exlíder del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), antieuropeo y antinmigración.

«¿Culpando a políticos? Te metes en un lío»

Brendan Cox, que calificó el asesinato de su esposa en plena campaña del referéndum sobre la Unión Europea como un "atentado terrorista" con motivaciones políticas, respondió a Farage también en Twitter: "¿Culpando a políticos por los actos de extremistas? Te estás metiendo en un lío, Nigel".

Farage no respondió en la red social pero lo hizo más tarde en una entrevista en la radio en la que criticó a Cox. "Sabe de extremistas más que yo, el señor Cox. Apoya organizaciones como Hope Not Hate (Esperanza, no odio), que se disfrazan de amables y pacíficas, pero persiguen fines violentos y antidemocráticos", añadió.

Hope Not Hate inició una colecta para demandar a Farage a menos que retire lo dicho y se disculpe. La líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, no relacionó a la líder alemana con el atentado, pero sí lo hizo el vicepresidente del partido, Florian Philippot.

"Merkel organizó la desorganización, porque hacer venir 1,5 millones de inmigrantes en más de un año es irresponsable, cuando sabemos que el Estado Islámico infiltra terroristas entre los emigrantes", dijo. "Es un principio de precaución: cuando los terroristas se infiltran en un flujo masivo, tenemos el deber de detener el flujo", añadió.

En Grecia, el movimiento neonazi Amanecer Dorado habló de "criminales islamistas disfrazados de refugiados que asesinan a nuestros ciudadanos", mientras que el portavoz del Partido Popular Danés (DPP), Martin Henriksen, estimó que "hay una correlación directa entre el número de demandantes de asilo en Dinamarca y el riesgo de extremismo y, en consecuencia, terrorismo".