Ideal

La teoría de un asesino en serie levanta el temor en Manchester

Uno de los canales de Manchester
Uno de los canales de Manchester / RC
  • La Policía investiga una serie de supuestos suicidios en los canales de la ciudad después de que un profesor universitario arroje dudas sobre estas muertes

  • Entre las conjeturas que se han desatado hay una de las más extendidas es que el criminal arrojaría a los borrachos al agua después de robarles

Manchester, la ciudad del norte de Inglaterra, ha descubierto en los últimos tiempos en sus canales muchos muertos y aunque las autoridades no ven nada sospechoso, la advertencia de un especialista ha despertado el temor a que exista un asesino en serie.

La Policía ha rechazado la teoría del profesor Craig Jackson, director del departamento de psicología de la Universidad Birmingham City, pero ésta ha creado inquietud y llevado a las autoridades locales a anunciar que examinarán la seguridad en los canales que recorren la ciudad.

Nueve cadáveres aparecieron flotando en los canales de Manchester en 2014 y 8 en 2013, casi todos hombres, según un recuento basado en las noticias del diario local Manchester Evening News, cifras altas para una sola zona. "Miro lo que ocurre con amplitud de miras. No puedo descartar un asesino en serie", dijo Jackson al diario The Times.

La mayoría de las muertes fueron catalogadas de suicidio o accidente, dijo Jackson. Pero "yo estudio suicidios y puedo decir categóricamente que la gente rara vez elige canales". "Eso nos lleva a pensar que la población de Manchester es especialmente torpe o poco cuidadosa, y no creo que eso sea verdad".

Múltiples conjeturas

La sugerencia de Jackson ha dado pie a conjeturas y la más extendida apunta a la existencia de un asesino en serie que empuja a sus víctimas borrachas al agua después de robarles. Una parte de los canales atraviesa una de las principales zonas de bares de la ciudad.

Las cifras de Manchester son altas comparadas con las 32 muertes accidentales o naturales y 7 suicidios en canales y acueductos de todo el Reino Unido en 2013, según cifras oficiales. Pero la policía insistió en que no hay evidencias de que sean muertes violentas y que las especulaciones "no tienen sentido, son completamente falsas", dijo un portavoz.