Ideal

Blair dice que la amnistía a los fugitivos del IRA evitó el colapso del proceso de paz en Irlanda del Norte

El ex primer ministro británico Tony Blair.
El ex primer ministro británico Tony Blair. / Efe
  • El líder laborista defiende su decisión de perdonar a exmiembros del Ejército Republicano

El ex primer ministro británico Tony Blair ha afirmdo que su Gobierno concedió amnistías a miembros fugados del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) para evitar el probable "colapso" del proceso de paz en Irlanda del Norte.

El jefe del Ejecutivo laborista entre 1997 y 2007 efectuó esas declaraciones en una intervención ante un comité parlamentario de Westminster que investiga el establecimiento en 1999 de un programa encaminado a perdonar los delitos de fugitivos del IRA.

A petición del Sinn Féin, antiguo brazo político del IRA, el Gobierno de Blair envió desde 2000 unas 200 cartas a fugados republicanos en las que les aseguraban que podían regresar a Irlanda del Norte porque ya no eran buscados por las fuerzas del orden, una medida que ha enfurecido a las víctimas, pues la consideran una amnistía encubierta. Una de esas cartas sirvió para que un tribunal suspendiera en febrero de 2014 el juicio contra el irlandés John Downey, de 62 años, acusado del asesinato de cuatro soldados británicos en un atentado perpetrado por el IRA en 1982.

"La cuestión de los fugados fue absolutamente crítica para el proceso de paz. Si hubiese rechazado abordarlo de manera alguna, nunca se puede estar seguro sobre estas cosas, pero creo que es probable que el proceso habría colapsado", ha dicho Blair.

El exprimer ministro ha recordado que el Sinn Féin habría abandonado el diálogo establecido con todas las partes sin esa concesión, pero recalcó que no se trató "de una amnistía" y que el acuerdo con los políticos republicanos "no fue alcanzado en secreto".

Avance del proceso de paz

Según el exdirigente laborista, las citadas cartas permitieron el avance del proceso de paz, como demuestra el hecho de que el IRA completó en 2005 su desarme y el Sinn Féin aceptó dos años después la autoridad de la Justicia y Policía norirlandesas, lo que permitió el establecimiento de un Gobierno en Belfast de poder compartido entre protestantes y católicos.

La existencia de indultos y las amnistías a fugados del IRA han avivado el debate sobre el camino que debe seguir el proceso de paz en Irlanda del Norte para hacer frente al legado del pasado conflicto, que causó más de 3.500 muertos.

La lista de republicanos buscados por las fuerzas del orden fue elaborada por el Sinn Féin tras conversaciones con Londres y formaba parte de sus condiciones para seguir adelante con los contenidos del Acuerdo del Viernes Santo (1998).

El Sinn Féin ha sostenido que todos sus socios en el Ejecutivo autónomo de Belfast estaban al tanto de esta cuestión, que consideraban clave para la marcha del proceso de paz y para abordar la situación de los excombatientes republicanos.

No obstante, nada más conocerse la suspensión del juicio a Downey y la existencia de otras cartas, el ministro principal norirlandés, el unionista Peter Robinson, amenazó con dimitir del cargo si Londres no lanzaba una investigación al respecto y negó que tuviera conocimiento sobre este asunto. "No era una amnistía, no era un secreto, pero, sea como fuere, abordaba una parte de un problema que había que solucionar", ha reiterado Blair ante el comité de investigación establecido por el primer ministro, el conservador David Cameron, cuyo Gobierno también ha reconocido que envió cartas a fugados del IRA.