Ideal

Sarkozy apunta a Hollande como instigador de la guerra interna en la UMP

François Hollande y Nicolas Sarkozy.
François Hollande y Nicolas Sarkozy. / Lionel Bonaventure (Afp)
  • Sospecha desde hace meses que el presidente galo ha montado en el Elíseo "un gabinete negro" cuyo cometido es tratar de ponerle todas las zancadillas posibles en su vuelta a la primera línea política

Nicolas Sarkozy apunta al poder actual, y más en concreto a su sucesor en la presidencia de Francia, François Hollande, como el origen del nuevo escándalo que amenaza con reavivar la guerra interna en la derecha, enfrentada ya abiertamente con la izquierda.

'Le Parisien' revela hoy, citando a una persona del entorno de Sarkozy que ha pedido el anonimato, que éste sostiene que es Hollande el que directamente filtró a la prensa la conversación mantenida en junio sobre el anterior jefe del Estado entre el secretario general del Elíseo, Jean-Pierre Jouyet, y el ex primer ministro conservador François Fillon.

Según esa misma fuente, Sarkozy sospecha desde hace meses que Hollande ha montado en el Elíseo "un gabinete negro" cuyo cometido es tratar de ponerle todas las zancadillas posibles en su vuelta a la primera línea política.

Sarkozy, en un mitin anoche en Caen dentro de la campaña para lograr la presidencia de su partido, la UMP, no citó explícitamente en sus ataques a Hollande, sino que optó por hablar de forma genérica del "poder" actual, del que dijo que su descrédito "nunca ha sido tan fuerte".

Tampoco abordó el fondo de la cuestión, es decir, si se cometió o no una ilegalidad al ser la UMP la que pagó la multa de 516.615 euros porque los gastos de campaña del candidato Sarkozy en las presidenciales de 2012 superaron los límites permitidos. Ni si Fillon, el que fuera su primer ministro durante su mandato de presidente (2007-2012) y que es ahora un rival por el liderazgo de la derecha, estuvo tratando de presionar al socialista Hollande, en su encuentro con Jouyet de junio, para que influyera sobre la justicia y se actuara contra Sarkozy por esa presunta irregularidad.

Instrumentalización de la justicia

Sarkozy insistió en que no va a polemizar "con ninguno de los miembros de (su) familia política" porque ha optado por "ignorar, en interés de (su) país, esta marea de barro". "Me pregunto -añadió- si el poder no tiene nada mejor que hacer que dar la impresión de querer instrumentalizar la justicia de forma permanente".

Explicó que "las revelaciones del fin de semana" sobre las conversaciones divulgadas por 'Le Monde' entre Fillon y Jouyet le "refuerzan en la convicción de que hay que pasar página en este culebrón desolador en el que se quiere tumbar a un competidor o a un adversario ensuciando su reputación".

El abogado de Fillon, Jean-Pierre Versini, ha anunciado que "en los próximos días" va a formalizar una denuncia por difamación contra los dos periodistas de 'Le Monde', Gérard Davet y Fabrice Lhomme, que contaron su conversación con Jouyet, pero también contra el propio Jouyet.

Versini, en unas declaraciones emitidas hoy por 'France Info', ha señalado que también va a reclamar la divulgación completa de la entrevista que Jouyet dio a Davet y Lhomme para que se sepa "lo que se dijo exactamente" y no sólo los extractos que se han filtrado por ahora. Se trata de tener precisiones sobre "el tono, de qué se hablaba inmediatamente antes y después de los extractos que han sido los únicos extractos divulgados por los dos periodistas".