Los dos hombres fuertes de Libia acuerdan en París un alto el fuego

Al-Sarraj (i), Macron (c) y Haftar, en Francia.
Al-Sarraj (i), Macron (c) y Haftar, en Francia. / PHILIPPE WOJAZER (AFP)

Ambos líderes se reunieron por primera vez el 2 de mayo

EFEParís (Francia)

El jefe del Gobierno de unidad nacional de Libia, sostenido por la ONU, Fayez al Serraj, y el mariscal Jalifa Hafter, que controla el este del territorio nacional, acordaron hoy cerca de París un alto el fuego en el país, en guerra desde hace seis años.

El encuentro, auspiciado por el presidente francés, Emmanuel Macron, y bajo la supervisión del nuevo representante especial del secretario general de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, culminó con una declaración conjunta de diez puntos en la que ambos acordaron la convocatoria de elecciones "lo antes posible".

Celebrado en la localidad de Celle Saint Cloud, en las afueras de París, la reunión supone un paso hacia la estabilización de Libia, un Estado fallido víctima del caos y la guerra civil desde que en 2011 rebeldes apoyados por la OTAN lograron derrocar la dictadura de Muamar al Gadafi, quien llevaba en el poder desde 1969.

Al Serraj, que cuenta con el reconocimiento internacional, y Hafter, que domina cerca del 60% del territorio e importantes recursos petrolíferos, se comprometieron a establecer una hoja de ruta para restablecer el orden en Libia. La solución de la crisis del país "solo puede ser política", convinieron en un texto que reconoce la validez del Acuerdo de Sjirat (Marruecos), en el que se apostó por la formación sin consenso del Gobierno de unidad nacional.

Tras la reunión, Al Serraj y Hafter comparecieron ante la prensa a ambos lados de Macron, aunque éste fue el único que tomó la palabra para anunciar que el "proceso electoral tendrá lugar en primavera". Al Serraj anunció hace dos semanas la intención de su ejecutivo de convocar elecciones anticipadas en marzo de 2018, una intención que se topó con la oposición del jefe del Parlamento de Tobruk (este), la zona controlada por Hafter. "Lo que está en juego en este proceso es inmenso, para el pueblo libio y para toda la región, y es esencial para toda Europa, porque tiene consecuencias directas para nuestros países sobre los flujos migratorios", dijo Macron, quien también agradeció la "valentía" de Hafter y Serraj.

Ambos líderes, que se disputan el control del país apoyados por distintas milicias, se reunieron por primera vez el 2 de mayo en Abu Dhabi, en un encuentro que finalizó sin un acuerdo entre ambas partes.

Fotos

Vídeos