Ideal

El Consejo de Seguridad de la ONU supervisará las evacuaciones de Alepo

Varios niños juegan entre los escombros de un edificio derruido en la zona de Salah al Din, al este de Alepo.
Varios niños juegan entre los escombros de un edificio derruido en la zona de Salah al Din, al este de Alepo. / Efe
  • Unas 5.000 personas a bordo de 75 autobuses fueron trasladadas fuera de Alepo hacia la localidad de Khan al Assal, bajo control rebelde, en el norte del país

  • La salida de habitantes, tras varios parones en los últimos días, se retomó hoy y ha permitido la evacuación de miles

Miles de sirios, visiblemente afectados, pudieron abandonar este lunes el sector rebelde sitiado de Alepo, una evacuación que se vio coronada por una poco común votación unánime en la ONU que aceptó el despliegue de observadores para supervisar la operación en la segunda ciudad de Siria.

Unas 5.000 personas a bordo de 75 autobuses fueron trasladadas fuera de la ex capital económica siria hacia la localidad de Khan al Assal, bajo control rebelde, también en el norte del país, indicó Ingy Sedky, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Al mismo tiempo, unas 500 personas en una decena de autocares pudieron abandonar las ciudades chiitas de Fua y Kafraya, sitiadas por los rebeldes, en la vecina provincia de Idlib (noroeste de Siria), indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Personal de Naciones Unidas debe comenzar de forma urgente a supervisar las evacuaciones de la ciudad siria de Alepo, según acordó el Consejo de Seguridad.

Los quince países del Consejo respaldaron por unanimidad una resolución de compromiso negociada este domingo, después de que Rusia amenazara con vetar la propuesta inicial de Francia.

El plan pasa por utilizar a personal que Naciones Unidas tiene ya sobre el terreno para vigilar las evacuaciones de civiles y combatientes rebeldes y evitar que se cometan abusos.

La salida de habitantes, tras varios parones en los últimos días, se retomó hoy y ha permitido la evacuación de miles de personas de las zonas sitiadas de Alepo, aunque según Naciones Unidas quedan miles más esperando a poder dejar la zona.

La ONU había reclamado sin éxito tener acceso a los evacuados y ha dicho que está lista para iniciar las tareas encomendadas por el Consejo de Seguridad de forma inmediata.

Según Estados Unidos, la organización y sus agencias tienen a más de un centenar de empleados preparados para llevar a cabo las tareas de observación y en ellas ayudarán otras organizaciones con presencia sobre el terreno como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). "Este es, en el contexto más terrible de Alepo, una señal tardía y frágil de esperanza", dijo a los periodistas el embajador francés, François Delattre.

«Evitar nuevas atrocidades masivas»

Para Francia, la gran impulsora de la resolución, el texto establece "un base que debe permitir evitar nuevas atrocidades masivas". "El objetivo es evitar una nueva Srebrenica, evitar nuevas atrocidades masivas por parte de las fuerzas sobre el terreno y las milicias en particular", apuntó Delattre.

Desde que el régimen sirio reconquistó la mayor parte de Alepo, su país y otras potencias occidentales han denunciado repetidamente abusos contra la población evacuada de zonas rebeldes, incluida la desaparición y el reclutamiento forzoso de hombres.

La resolución aprobada hoy, la 2328, destaca la importancia de "asegurar el paso voluntario, seguro y digno de todos los civiles desde los distritos orientales de Alepo u otras zonas al destino que elijan, bajo la supervisión y la coordinación de las Naciones Unidas y otras instituciones pertinentes".

Con ese fin, encarga al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que adopte "medidas urgentes" para poner en marcha la supervisión de las evacuaciones, "en consulta con las partes interesadas".

Esa consulta con las partes resultaba fundamental para Rusia, que defendía que cualquier iniciativa en este ámbito necesita ser coordinada con el régimen sirio o no servirá de nada.

El embajador ruso, Vitaly Churkin, había calificado este domingo la propuesta francesa de "irrealizable y peligrosa". Finalmente, tras más de tres horas de negociaciones entre los embajadores, Rusia se dio por satisfecha con las modificaciones introducidas en el texto y hoy lo respaldó junto al resto de países.

La representante estadounidense, Samantha Power, reconoció que el compromiso final es algo que hace un par de días muchos creían que Rusia no aceptaría y calificó la resolución como "un paso importante".

Sin embargo, dejó claro que todo depende de que las partes sobre el terreno, fundamentalmente el régimen de Damasco, permitan que se aplique al completo. "Hasta que no se implemente, es solo un trozo de papel", dijo Power, que adelantó que su país respaldará que se convoque una sesión especial sobre Siria de la Asamblea General de la ONU en caso de que no se vea una aplicación adecuada de esta resolución.

El Gobierno sirio dijo hoy que no tiene problemas con el objetivo del texto de proteger a los civiles, pero aseguró que las potencias occidentales lo han impulsado con otras intenciones.

El embajador sirio ante la ONU, Bashar Yafari, aseguró en ese sentido que la resolución es otra herramienta de "propaganda" y acusó a países como Francia y el Reino Unido de querer "proteger a los terroristas" y no a los sirios.

Según Yafari, su insistencia en aprobar el documento responde a la presencia en Alepo oriental de varios "oficiales extranjeros" de inteligencia que estarían "tratando de escapar con los terroristas" y a los que estos países quieren "salvar".

El embajador sirio leyó una lista con los supuestos nombres de esas personas y sus nacionalidades, según la cual habría un turco, un estadounidense, un israelí, un catarí, un jordano, un marroquí y varios saudíes. "Por eso hemos visto este movimiento frenético en el Consejo de Seguridad", dijo el embajador, que aseguró que su Gobierno capturará a esos oficiales extranjeros. Según Yafari, "los últimos terroristas" están evacuando ya Alepo oriental y al final del día la ciudad estará "limpia".